Por qué tie­nes que cui­dar tus dien­tes

LA SALUD DEN­TAL de­pen­de de los bue­nos há­bi­tos, pe­ro ¿ha­ce­mos lo co­rrec­to? Los ex­per­tos ase­gu­ran que co­me­te­mos erro­res bá­si­cos en nuestra hi­gie­ne dia­ria, y uno fun­da­men­tal: no vi­si­tar al den­tis­ta to­do lo que de­be­ría­mos. La cri­sis ha afec­ta­do de lleno a la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: MARTA OTE­RO

La cri­sis ha si­do, li­te­ral­men­te, co­mo una pa­ta­da en la bo­ca pa­ra la salud de la po­bla­ción es­pa­ño­la, y tam­bién de la ga­lle­ga. «La salud bu­co­den­tal de los ga­lle­gos era ex­ce­len­te ha­ce on­ce años, an­tes de la cri­sis, —ex­pli­ca Jo­sé María Suárez Quin­ta­ni­lla, pre­si­den­te del Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos de A Coruña— pe­ro ha em­peo­ra­do a par­tir de es­ta, por­que la gen­te, por des­gra­cia, no ha po­di­do ir a las clí­ni­cas den­ta­les ha­bi­tua­les o de con­fian­za y mu­chos de ellos han te­ni­do que op­tar in­clu­so por ex­traer sus pie­zas». De to­das las áreas sa­ni­ta­rias, ase­gu­ra el ex­per­to, ha si­do la de la odon­to­lo­gía la que se ha re­sen­ti­do más por la ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, «por­que aquí los re­cor­tes los ha te­ni­do que ha­cer la pro­pia fa­mi­lia, que ha te­ni­do que aten­der otras prio­ri­da­des más acu­cian­tes pa­ra ellos». La reali­dad es que la fal­ta de me­dios pú­bli­cos pa­ra aten­der de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías ha agra­va­do la si­tua­ción de las fa­mi­lias, «que han te­ni­do que vol­car su aten­ción en otros as­pec­tos co­mo la ali­men­ta­ción, la ro­pa... que an­tes no en­tra- ban en com­pe­ten­cia con los cui­da­dos bu­co­den­ta­les».

Aún así, los ga­lle­gos es­ta­mos en los pri­me­ros pues­tos de la lis­ta si ha­bla­mos de te­ner los dien­tes sa­nos. «Nuestra co­mu­ni­dad es­tá en­tre las cin­co pri­me­ras de Es­pa­ña que tie­nen me­no­res ín­di­ces de ca­ries y res­tau­ra­cio­nes —re­cuer­da Suárez Quin­ta­ni­lla—. Ade­más, tam­bién te­ne­mos un ex­ce­len­te ín­di­ce en cuan­to a hi­gie­ne bu­cal. La ciu­dad de A Coruña, por ejem­plo, es una de las que más y me­jor se ce­pi­lla los dien­tes en Es­pa­ña. Ade­más, en ge­ne­ral po­de­mos de­cir que los ga­lle­gos dis­fru­ta­mos de una ex­ce­len­te salud en es­te cam­po en cuan­to a los pla­nes pre­ven­ti­vos de la Ad­mi­nis­tra­ción. La prue­ba es que hay mu­chos ni­ños que es­tán na­cien­do sin ca­ries y mo­ri­rán sin ca­ries».

Pe­ro pos­po­ner sin fe­cha la vi­si­ta al odon­tó­lo­go no siem­pre tie­ne cau­sas eco­nó­mi­cas. El mie­do al den­tis­ta es la cau­sa de que, mu­chas ve­ces, des­cui­de­mos nuestra salud bu­cal con con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles. «Es al­go atá­vi­co —ex­pli­ca el ex­per­to— por­que no hay que ol­vi­dar que ha­ce no­ven­ta años nues­tras abue­las, y des­pués nues­tras ma­dres, su­frie­ron la ac­ción de una odon­to­lo­gía en la que no ha­bía bue­nos anes­té­si­cos». La bue­na noticia es que el mie­do se so­lu­cio­na. «De he­cho, en el co­le­gio te­ne­mos una vez al año cur­sos de­di­ca­dos a eli­mi­nar la odon­to­fo­bia. Es ver­dad que en la ac­tua­li­dad hay dos soluciones: po­ner­se en ma­nos de un buen pro­fe­sio­nal que con­tro­le la anes­te­sia lo­cal y ayu­dar­nos con al­gu­na sus­tan­cia que au­men­te nuestra ca­pa­ci­dad de re­la­ja­ción. El mie­do, al fi­nal, es al­go psi­co­ló­gi­co, he­re­da de la fi­gu­ra pa­ter­na o ma­ter­na... y eso que­da gra­ba­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.