Or­to­don­cia, mu­cho más que es­té­ti­ca

¿CON QUÉ OP­CIÓN ME QUE­DO? Ca­da vez más per­so­nas de­ci­den po­ner­se or­to­don­cia pa­ra me­jo­rar la es­té­ti­ca de sus dien­tes, aun­que en mu­chos casos, no fal­tan ra­zo­nes de hi­gie­ne pa­ra op­tar por es­te ti­po de tra­ta­mien­tos. Las pro­pues­tas van des­de «brac­kets» con fund

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VALLE

La ren­di­ción a la es­té­ti­ca es­tá a la orden del día en to­dos los as­pec­tos, y no son po­cos los que creen que lle­var or­to­don­cia no es más que una cues­tión que re­cuer­da a Nar­ci­so. Sin em­bar­go, es­tos co­rrec­to­res tie­nen mu­chas más fun­cio­nes. Con ellos, ade­más de con­se­guir una son­ri­sa per­fec­ta, evi­ta­rás problemas de ca­ries, ten­sión mus­cu­lar, me­jo­ra­rás en la hi­gie­ne y re­du­ci­rás los des­gas­tes den­ta­rios le­si­vos. Por ello, ca­da vez son más los den­tis­tas que acon­se­jan a los ni­ños uti­li­zar brac­kets, pe­ro tam­bién se apun­tan a es­ta ten­den­cia los adul­tos. ¿Por qué no?

Fa­mo­sos de la ta­lla de Tom Crui­se, Drew Barry­mo­re o la rei­na Le­ti­zia —sí, los brac­kets lle­gan tam­bién a la reale­za— se han co­rre­gi­do la den­ta­du­ra con es­te sis­te­ma. E in­clu­so al­gu­nos co­mo el di­se­ña­dor Da­vid Del­fín los han lle­va­do me­ra­men­te por gus­to. Tam­bién es­tán aque­llos que ne­ce­si­tan es­te ti­po de sis­te­mas por­que, aun­que los dien­tes es­tán de­re­chos, su man­dí­bu­la su­pe­rior y la in­fe­rior no en­ca­jan co­rrec­ta­men­te. Es­tos problemas de man­dí­bu­la o ali­nea­ción de los dien­tes pue­den ser he­re­da­dos o po­drían ser con­se­cuen­cia de una le­sión, de la pér­di­da de dien­tes o de ha­ber ad­qui­ri­do el há­bi­to de chu­par­se el pul­gar.

Hoy en día la va­rie­dad es in­men­sa a la ho­ra de elegir el ti­po de or­to­don­cia que uno, y su bol­si­llo, se quie­ren per­mi­tir. La or­to­don­cia clá­si­ca, por ejem­plo, uti­li­za brac­kets me­tá­li­cos, pe­ro ca­da vez ga­nan más adep­tos los que se fa­bri­can con otros ma­te­ria­les co­mo la por­ce­la­na, el za­fi­ro y el cir­co­nio. Es-

tos nue­vos for­ma­tos ha­cen que la or­to­don­cia sea me­nos vi­si­ble por ra­zo­nes di­fe­ren­tes: en casos co­mo la por­ce­la­na, por­que su co­lor se adap­ta al del dien­te, y en re­la­ción al cir­co­nio y al za­fi­ro, es­tos son trans­pa­ren­te y tras­lú­ci­do, res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­ca la odon­tó­lo­ga Gabriela Chao, los que no se ven «bus­can es­té­ti­ca, pe­ro sue­len ra­len­ti­zar los tra­ta­mien­tos y frac­tu­rar­se más».

Los más de­man­da­dos

La or­to­don­cia in­vi­si­ble es otra de las pro­pues­tas que, úl­ti­ma­men­te, tie­nen más de­man­da. «Es muy efec­ti­va en pe­que­ños mo­vi­mien­tos», afir­ma es­ta ex­per­ta, que sin em­bar­go, con­si­de­ra que es me­jor de­can­tar­se por otra op­ción «pa­ra tra­ba­jos com­ple­jos». Quien quie­ra elegir es­ta op­ción sí en­con­tra­rá ven­ta­jas, por ejem­plo, a la ho­ra de las co­mi­das, ya que las fé­ru­las de la or­to­don­cia in­vi­si­ble son re­mo­vi­bles, es de­cir, se pue­den qui­tar pa­ra co­mer y no hay que pri­var­se de nin­gún pla­to mien­tras uno pa­sa por es­te tran­ce. La or­to­don­cia lin­gual tam­po­co es una ma­la op­ción pa­ra quien quie­re ocul­tar que lle­va brac­kets. En es­te ca­so la téc­ni­ca con­sis­te en co­lo­car to­das las pie­zas por la ca­ra in­ter­na de los dien­tes. Se­gún los ex­per­tos, es­ta téc­ni­ca con­lle­va una ma­yor hi­gie­ne por­que la len­gua pro­du­ce una au­to­lim­pie­za cons­tan­te.

Pe­ro pa­ra gus­tos los co­lo­res, y pre­ci­sa­men­te de co­lo­res son las fun­das que, so­bre to­do ni­ños y jó­ve­nes, re­cla­man a sus den­tis­tas cuan­do van a em­pe­zar a lle­var or­to­don­cia. Es­tos brac­kets, no su­po­nen, en cuan­to a la co­rrec­ción de los dien­tes, nin­gu­na mer­ma en el tra­ta­mien­to y fun­cio­nan igual que los tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.