La die­ta de los co­lo­res

CO­MO EL ARCOIRIS. Así nos pin­ta la die­ta la nu­tri­cio­nis­ta Mon­tse Folch en su nue­vo li­bro. Un sis­te­ma no­ve­do­so con el que nos pro­po­ne dis­fru­tar de la co­mi­da, sin pa­sar ham­bre, y mo­di­fi­car nues­tro me­ta­bo­lis­mo sin ape­nas es­fuer­zo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Alimentación - TEX­TO: ELENA MÉN­DEZ. IN­FO­GRA­FÍA: MARÍA PEDREDA

Ro­jo, ama­ri­llo, ver­de y ma­rrón. Es­tos son los pi­la­res de es­ta die­ta sa­lu­da­ble con la que po­de­mos dar un gi­ro a nuestra bás­cu­la. Una die­ta equi­li­bra­da en la que se co­me de to­do. El me­nú se di­vi­de en esos cua­tro co­lo­res prin­ci­pa­les re­la­cio­na­dos con gru­pos de ali­men­tos bá­si­cos que se pue­den en­con­trar en cual­quier ne­ve­ra: pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono, ve­ge­ta­les y gra­sas. Hay un quin­to co­lor que es el azul y se iden­ti­fi­ca con lí­qui­dos y con­di­men­tos.

No se tra­ta de pa­sar ham­bre sino «de cam­biar el “chip” y adop­tar unos bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios, unas pau­tas y ru­ti­nas de por vi­da», ex­pli­ca la doc­to­ra Folch. Y aun­que en ge­ne­ral, se pue­den in­ge­rir to­dos los ali­men­tos, «si el ob­je­ti­vo es adel­ga­zar, los que de­be­mos des­car­tar o re­du­cir al má­xi­mo, son to­dos aque­llos que pro­por­cio­nan mu­chas ca­lo­rías va­cías y po­cos o nin­gún nu­trien­te esen­cial: la bo­lle­ría, las be­bi­das azu­ca­ra­das, los lác­teos en­te­ros, las man­te­qui­llas o mar­ga­ri­nas, los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos o pre­co­ci­na­dos, azú­car, al­cohol, etc.; de­ben ser de con­su­mo muy muy oca­sio­nal. En tér­mi­nos ge-

ne­ra­les los ali­men­tos a su­pri­mir son: las gra­sas (so­bre to­do, las sa­tu­ra­das), el azú­car (so­bre to­do, el re­fi­na­do) y la sal», ex­pli­ca.

La nu­tri­cio­nis­ta nos ad­vier­te tam­bién de las pe­que­ñas tram­pas que nos ha­cen fra­ca­sar en nues­tro in­ten­to de per­der pe­so. Es­tos son los en­ga­ños más ha­bi­tua­les: La on­za de cho­co­la­te que se trans­for­ma en dos, tres...; el he­la­do de yo­gur u otros pos­tres apa­ren­te­men­te saludables; el fin

ger food, ese ca­na­pé, cro­que­ta, bo­ca­di­to pe­que­ño, que nos con­ven­ce­mos de que no su­pon­drá un cam­bio en el con­jun­to de la die­ta; una co­pa de más; un ca­fé o té de más; las en­sa­la­das con­di­men­ta­das con fru­tos se­cos o sal­sas y las man­te­qui­llas o mar­ga­ri­nas light y otras ali­men­tos con es­ta eti­que­ta que nos ha­cen creer que la trans­gre­sión es me­nor. Son los sie­te pe­li­gros a evi­tar.

¿Y có­mo con­tro­la­mos el gu­sa­ni­llo del ham­bre? Hay que apren­der a co­mer me­nos can­ti­dad pe­ro más ve­ces al día , no hay que sal­tar­se las co­mi­das y en ca­so de má­xi­ma ne­ce- si­dad re­cu­rrir al gru­po ver­de, el de los ve­ge­ta­les. Una bol­sa de to­ma­tes ce­re­za pue­de ser nuestra sal­va­ción. Tam­bién es bue­na idea to­mar in­fu­sio­nes o cal­dos en­tre ho­ras pa­ra cal­mar el ape­ti­to y so­bre to­do ar­mar­nos de pa­cien­cia, has­ta que nos va­ya­mos ha­bi­tuan­do a es­ta nueva for­ma de co­mer.

¿Y cuál es nues­tro pe­so ideal? Co­mo pun­to de par­ti­da la doc­to­ra Folch nos in­vi­ta a ser rea­lis­tas y ha­cer una au­to­eva­lua­ción. Su­pe­ra­do es­te tra­go, nos pro­po­ne en­cua­drar­nos se­gún nues­tro body ty­pe : cuer­po pa­ra, cuer­po es­tro, cuer­po su­pra o cuer­po neu­ro. Con ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y rasgos de per­so­na­li­dad muy di­fe­ren- tes que de­ter­mi­na­rán la for­ma de en­ca­rar la die­ta.

El li­bro in­clu­ye me­nús ela­bo­ra­dos pa­ra to­da una semana, ade­más de una pro­pues­ta es­pe­cí­fi­ca pa­ra los ma­yo­res de cua­ren­ta años y un pro­gra­ma de ejer­ci­cios fí­si­cos.

Tam­bién nos ins­tru­ye so­bre al­gu­nas pro­pie­da­des de los ali­men­tos co­mo que los ce­rea­les in­te­gra­les, las le­gum­bres, las ver­du­ras o la fru­ta (gru­po ama­ri­llo y ver­de) es­ti­mu­lan la de­gra­da­ción del te­ji­do adi­po­so, o que el ex­ce­so de gra­sas, in­clu­so cuan­do ha­bla­mos de gra­sas bue­nas co­mo la de las nue­ces, si se con­su­men de ma­ne­ra ele­va­da tam­bién son ma­las pa­ra el or­ga­nis­mo.

Es­ta die­ta tra­ta de ha­cer de la co­mi­da un ac­to pla­cen­te­ro y no con­ver­tir­lo en al­go pe­no­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.