Vi­vir con un TOC

«Cuan­do tie­nes un TRAS­TORNO OB­SE­SI­VO COM­PUL­SI­VO nun­ca tie­nes mo­men­tos de si­len­cio. Co­no­cí a una chi­ca y en nues­tra pri­me­ra ci­ta pa­sé más tiem­po or­ga­ni­zan­do mi co­mi­da por co­lo­res que co­mien­do o ha­blan­do con ella, pe­ro le en­can­tó. Le en­can­ta­ba que pa­ra desp

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: UXÍA RO­DRÍ­GUEZ

El tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo con­di­cio­na la vi­da de las per­so­nas que lo pa­de­cen, pe­ro se pue­de me­jo­rar con tra­ta­mien­to

El poe­ma de Hil­born di­bu­ja per­fec­ta­men­te el per­fil de es­te tras­torno. «In­clu­so en la ca­ma es­toy pen­san­do: ¿Ce­rré la puer­ta? Sí. ¿Me la­vé las ma­nos? Sí. ¿Ce­rré la puer­ta? Sí. ¿Me la­vé las ma­nos? Sí».

Com­pro­bar que puer­tas y ven­ta­nas es­tán ce­rra­das co­rrec­ta­men­te una y otra vez, co­lo­car ob­je­tos en una po­si­ción es­pe­cí­fi­ca, lim­piar in­sis­ten­te­men­te de­ter­mi­na­das par­tes de la casa, la­var­se las ma­nos sin pa­rar, re­pe­tir men­tal­men­te una se­cuen­cia de nú­me­ros o pa­la­bras... El Tras­torno Ob­se­si­vo Com­pul­si­vo es uno de los tras­tor­nos de an­sie­dad más co­mu­nes en nues­tra so­cie­dad. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud lo in­clu­ye en­tre las 20 pri­me­ras en­fer­me­da­des dis­ca­pa­ci­tan­tes. Es el cuarto tras­torno psi­co­ló­gi­co más fre­cuen­te por en­ci­ma de la es­qui­zo­fre­nia, la anore­xia ner­vio­sa y el tras­torno bi­po­lar. To­da­vía se des­co­no­cen las cau­sas y cu­rar­lo im­pli­ca un com­ple­jo proceso.

«La ob­se­sión es una idea, una emo­ción, un sen­ti­mien­to, un pen­sa­mien­to que se me­te en la ca­be­za de al­guien en con­tra de su vo­lun­tad. Es un pa­rá­si­to, una idea pa­ra­si­ta­ria. Uno sa­be que es ab­sur­do, que no tie­ne sen­ti­do y lu­cha con­tra él. Esa lu­cha re­quie­re a ve­ces la com­pul­sión que es la par­te mo­to­ra: eje­cu­tar al­go que, en teo­ría, ali­via. Por­que la per­so­na tie­ne que bus­car al­go que ali­vie ese pen­sa­mien­to que es des­agra­da­ble pa­ra quien lo su­fre. Aquí lle­gan los ri­tua­les que, al prin­ci­pio, cal­man pe­ro que lue­go se con­vier­ten en com­pul­si­vos. Pasan a ser una ne­ce­si­dad. La com­pul­sión es la con­se­cuen­cia de la ob­se­sión», nos lo ex­pli­ca Ma­nuel Se­rrano Váz­quez, Je­fe del ser­vi­cio de Psi­quia­tría en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de A Co­ru­ña. «Yo en el des­pa­cho ten­go un test sen­ci­llo. Des­co­lo­co los cua­dros pa­ra ver cuán­to tar­da el pa­cien­te en vol­ver­los a co­lo­car y nun­ca sa­len por la puer­ta sin ha­cer­lo».

No es lo mis­mo una ma­nía que un ri­tual. La lí­nea que los se­pa­ra es­tá en la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de ha­cer­lo. Los TOC lle­gan a anu­lar a las per­so­nas. Hay en­fer­me­da­des en las que uno no es cons­cien­te de que es­tá en­fer­mo co­mo, por ejem­plo, la es­qui­zo­fre­nia. El ob­se­si­vo su­fre por­que sa­be que lo que pien­sa no pue­de ser pe­ro aún así no pue­de de­jar de pen­sar­lo.

«La ba­se del tras­torno ob­se­si­vo es la in­se­gu­ri­dad. Co­mo es­toy in­se­gu­ro ten­go que com­pro­bar­lo y ahí lle­ga la ri­tua­li­za­ción. El ri­tual les da se­gu­ri­dad. La an­sie­dad es el nú­cleo cen­tral de to­das es­tas en­fer­me­da­des. La ru­mia­ción cons­tan­te, el es­tar dán­do­le to­do el ra­to vuel­tas a lo mis­mo sin po­der evi­tar­lo. Con ese efec­to pa­ra­si­ta­rio. No quie­ro pen­sar ni sen­tir pe­ro no lo pue­do evi- tar». Se­rrano Váz­quez nos po­ne al­gu­nos ejem­plos: «Esta mis­ma se­ma­na co­no­cí a un pa­cien­te que ca­da vez que ve un co­che con una ma­trí­cu­la que ter­mi­na en cua­tro tie­ne que co­rrer por­que sino pien­sa que se pue­de mo­rir. Tam­bién hay una mu­jer que cuan­do ve anun­cios que no son en cas­te­llano tie­ne que re­ci­tar una se­rie de nú­me­ros pa­ra po­der li­be­rar­se».

El TOC pue­de te­ner dis­tin­tas va­rian­tes se­gún el con­te­ni­do de la ob­se­sión: unas ve­ces es­tá re­la­cio­na­do con el or­den, otras con la hi­po­con­dría, con la ve­ri­fi­ca­ción, con la con­ta­mi­na­ción (uno de los más fre­cuen­tes), con los nú­me­ros, la re­pe­ti­ción...

Un gran su­fri­mien­to

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes a las per­so­nas que su­fren TOC es el su­fri­mien­to.«El que lo tie­ne su­fre mu­chí­si­mo . Las per­so­nas con tras­tor­nos ob­se­si­vos com­pul­si­vos son de los en­fer­mos que yo he co­no­ci­do que más su­fren», nos cuen­ta el psi­quia­tra. ¿Cuál es el ma­yor te­mor de una per­so­na con TOC? «Qui­zás el mie­do a que le vean, por­que ellos son cons­cien­tes de que lo que ha­cen no es normal. Yo siem­pre he di­cho que esta es una de las en­fer­me­da­des más dis­ca­pa­ci­tan­tes por­que te blo­quea to­tal­men­te. Li­mi­ta so­cial­men­te, la­bo­ral­men­te, a la fa­mi­lia... Can­sa al en­torno».

¿Pe­ro por qué apa­re­ce un TOC? «El ele­men­to ge­né­ti­co es muy im­por­tan­te pe­ro el com­po­nen­te edu­ca­cio­nal tam­bién. Vi­vir en am­bien­tes rí­gi­dos con­di­cio­na, la per­so­na per­fec­cio­nis­ta tie­ne más po­si­bi­li­da­des de su­frir­lo al igual que el in­se­gu­ro».

Y a la pregunta de si tie­ne cu­ra el ex­per­to res­pon­de: «Tie­ne ali­vio y me­jo­ría así que, en ese sen­ti­do, sí se cu­ra. Tra­di­cio­nal­men­te se han uti­li­za­do an­ti­de­pre­si­vos pe­ro siem­pre hay que ayu­dar­se con una te­ra­pia cog­ni­ti­vo­con­duc­tual».

El ob­se­si­vo su­fre por­que sa­be que lo que pien­sa no pue­de ser pe­ro aún así no pue­de de­jar de pen­sar­lo»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.