El es­trés in­flu­ye.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Entrevista -

ce­pas nuevas de bac­te­rias bue­nas que pre­via­men­te se le ha­bían ex­tin­gui­do por usar tan­to ja­bón.

—¿Ac­tual­men­te no hay pro­bió­ti­cos pa­ra la piel?

—En Ale­ma­nia es­tá la em­pre­sa Ibio­tics pe­ro es re­cien­te. Co­mo ex­pli­ca Jael Ad­ler, el es­trés ele­va el ni­vel de cor­ti­sol y pue­de al­te­rar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, lo que pue­de ter­mi­nar afec­tan­do a la piel con pro­ble­mas co­mo la pso­ria­sis, la der­ma­ti­tis o in­clu­so el ac­né.

—El der­ma­tó­lo­go tam­bién se ocu­pa de las mu­co­sas (ge­ni­tal y oral) ¿Po­dría por tan­to re­sol­ver un problema de la mu­co­sa in­tes­ti­nal pa­ra in­fluir en la sa­lud de la piel?

—Yo lo ha­go por­que la mu­co­sa es un to­do. Lo pri­me­ro es ver si el pa­cien­te tie­ne al­gu­na ca­ren­cia nu­tri­cio­nal y lue­go ana­li­zar la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal por­que mu­chos de los que pa­de­cen aler­gias real­men­te tie­nen su ori­gen en en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, o pro­ble­mas in­tes­ti­na­les cau­sa­dos o no por el es­trés. Mu­chos pacientes tie­nen in­tes­tino permea­ble, que es cuan­do la mu­co­sa in­tes­ti­nal se de­bi­li­ta y se agu­je­rea a fal­ta de bac­te­rias ha­cien­do que la unión en­tre es­tas no sea lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te. Igual su­ce­de con el man­to pro­tec­tor de la piel, que pue­de vol­ver­se permea­ble. Si la mu­co­sa in­tes­ti­nal se agu­je­rea, pue­den en­trar sus­tan­cias no­ci­vas o ali­men­tos no di­ge­ri­dos que ha­cen que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co so­bre­reac­cio­ne, lo cual es con­tra­pro­du­cen­te. Por eso a mis pacientes les ha­go un exa­men ge­né­ti­co mo­le­cu­lar del mi­cro­bio­ma, mi­ro cuán­tas bac­te­rias hay bue­nas y ma­las, o si hay le­va­du­ra, etc y a par­tir de ahí se de­ci­de su die­ta o có­mo tra­tar­se con pro­bió­ti­cos.

—¿Es­to les ayu­da a me­jo­rar?

—Me­jo­ran y la in­to­le­ran­cia des­apa­re­ce. Una in­to­le­ran­cia co­mún es a la his­ta­mi­na por­que a me­nu­do la flo­ra in­tes­ti­nal es­tá da­ña­da y cuan­do la re­pa­ras la gen­te pue­de vol­ver a co­mer de to­do.

—La pso­ria­sis es­tá aso­cia­da a una per­mea­bi­li­dad de la der­mis y ade­más a los cam­bios emo­cio­na­les. ¿Por qué la piel es tan sen­si­ble a las emo­cio­nes?

—En la piel te­ne­mos mu­chas fi­bras ner­vio­sas y es­tas emi­ten sus­tan­cias quí­mi­cas de in­fla­ma­ción. Si ya hay una pe­que­ña irri­ta­ción, la pso­ria­sis reac­cio­na y tam­bién se irri­tan los ner­vios. Ade­más, el es­trés ele­va el ni­vel de cor­ti­sol y con esos al­tos ni­ve­les cam­bia el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que reac­cio­na a fac­to­res psí­qui­cos que se lla­man neu­ro­ve­ge­ta­ti­vos. Con la der­ma­ti­tis, la ro­sá­cea y el ac­né su­ce­de lo mis­mo. El problema de la pso­ria­sis es que aun­que se pue­de tra­tar con una crema de cor­ti­so­na, cuan­do de­jas de tra­tar­te, em­peo­ra.

—Ade­más ¿abu­sa­mos del ja­bón?

—Sin du­da, y si no lo ele­gi­mos bien, pue­de cam­biar el ph de nues­tra piel. Pe­ro tam­bién la piel ne­ce­si­ta ser to­ca­da, ne­ce­si­ta abrazos, ca­ri­cias, por­que el tac­to y con­tac­to hu­mano se­gre­ga sus­tan­cias quí­mi­cas bue­nas pa­ra la mis­ma piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.