Se pue­de co­mer sano, de to­do, y dis­fru­tar­lo>>

HAS­TA ha­ce no mu­cho tiem­po, la ma­yor preo­cu­pa­ción de quie­nes acu­dían a un nu­tri­cio­nis­ta era ob­te­ner el pe­so ade­cua­do, pe­ro en los úl­ti­mos años ca­da vez hay más per­so­nas in­tere­sa­das en lo­grar una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da pa­ra en­con­trar­se bien y evi­tar al­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Nutrición - TEX­TO: M. RO­DRÍ­GUEZ

Ava­la­da por más de 25 años de ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal en el sec­tor de la die­té­ti­ca, Iris Saa­ve­dra, Es­pe­cia­lis­ta Uni­ver­si­ta­ria en Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca Hu­ma­na, atien­de a dia­rio en su con­sul­ta de Tui a per­so­nas preo­cu­pa­das por sus há­bi­tos de ali­men­ta­ción.

—¿Por qué cree que es­tá tan de mo­da el te­ma del cui­da­do de la sa­lud?

—Creo que se­ría mas ade­cua­do pre­gun­tar­nos có­mo ha si­do po­si­ble que du­ran­te tan­to tiem­po ha­ya­mos ig­no­ra­do la re­la­ción en­tre há­bi­tos de vi­da y sa­lud. Ya era ho­ra de que em­pe­zá­ra­mos a re­co­brar el sen­ti­do co­mún. En nues­tro con­tex­to so­cial, la ma­yo­ría de pro­ble­mas de sa­lud de gran pre- va­len­cia es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con los há­bi­tos de ali­men­ta­ción y de mo­do de vi­da.. Así, obe­si­dad, ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes tipo II, al­te­ra­cio­nes di­ges­ti­vas, es­tre­ñi­mien­to, os­teo­po­ro­sis, al­gu­nos ti­pos de ar­tro­sis y ar­tri­tis pue­den, la gran ma­yo­ría de las ve­ces, tra­tar­se , me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, y, so­bre to­do, pre­ve­nir­se co­rri­gien­do los há­bi­tos de ali­men­ta­ción. Tam­bién los com­ple­men­tos ali­men­ta­rios son de gran ayu­da cuan­do se con­si­de­ra ne­ce­sa­rio.

—¿A qué se re­fie­re con com­ple­men­tos ali­men­ta­rios?

—Me re­fie­ro a lo que se co­no­ce co­mo com­ple­men­tos die­té­ti­cos. Hoy en día te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción una am­plia va­rie­dad de re­cur­sos, que pro­vie­nen ori­gi­nal­men­te de tra­di­cio­nes mi­le­na­rias y es­tán ava­la­dos por los re­sul­ta­dos de nu­me­ro­sos es­tu­dios clí­ni­cos. Afor­tu­na­da­men­te, se es­tá avan­zan­do ca­da vez más en in­ves­ti­ga­ción so­bre la efi­ca­cia de sus­tan­cias pro­ve­nien­tes de plan­tas y ali­men­tos pa­ra el res­ta­ble­ci­mien­to de la sa­lud y la pre­ven­ción de cier­tas en­fer­me­da­des.

Tal es el ca­so por ejem­plo de las proan­to­cia­ni­di­nas de los arán­da­nos pa­ra pre­ve­nir in­fec­cio­nes de ori­na o los be­ta­glu­ca­nos de la ave­na pa­ra ayu­dar en dis­fun­cio­nes di­ges­ti­vas. Yo re­co­mien­do mu­cho por su efi­ca­cia los com­ple­men­tos a ba­se de pro­bió­ti­cos y pre­bió­ti­cos, los pro­ve­nien­tes de Ayur­ve­da (sis­te­ma de sa­lud de la In­dia) o la mi­co­te­ra­pia (te­ra­pia con hon­gos).

—Las per­so­nas ten­de­mos a las cos­tum­bres y ade­más con la vi­da de es­trés que lle­va­mos, la co­mi­da a menudo es una vía de re­la­jar ten­sión. ¿No cree que es muy di­fí­cil cam­biar la for­ma de ali­men­tar­nos?

—Por su­pues­to que cues­ta, so­bre to­do si la idea que se tie­ne de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble es co­mer her­vi­do, a la plan­cha y no vol­ver a pro­bar un co­ci­do nun­ca más. No son ne­ce­sa­rios los fun­da­men­ta­lis­mos pa­ra co­mer de for­ma sa­lu­da­ble, po­de­mos co­mer bien, de to­do y dis­fru­tar­lo, so­lo es ne­ce­sa­rio sa­ber co­mo ha­cer­lo, es por es­to que ca­da vez mas per­so­nas re­cu­rren a un pro­fe­sio­nal que les pue­da orien­tar ade­cua­da­men­te.

—Por úl­ti­mo, ¿que tipo de per­so­nas la vi­si­tan mas en bus­ca de orien­ta­ción?

—Ma­yo­ri­ta­ria­men­te mu­je­res en­tre 20 y 50 años preo­cu­pa­das por su sa­lud y por la de los su­yos, que a menudo vie­nen so­li­ci­tan­do unas pau­tas de ali­men­ta­ción pa­ra to­da la fa­mi­lia. Úl­ti­ma­men­te, y ca­da vez más, se so­li­ci­ta orien­ta­ción acer­ca de la ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, tan­to ve­ge­ta­ria­na co­mo ve­ga­na. Es­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, ya que sue­len ser per­so­nas jó­ve­nes las in­tere­sa­das en es­te tipo de for­ma de co­mer y en es­tas eda­des es ne­ce­sa­rio ser muy cui­da­do­sos con el apor­te ade­cua­do de nu­trien­tes. Tam­bién re­ci­bo mu­cha gen­te que ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra aten­der al­te­ra­cio­nes de sa­lud, co­mo dis­fun­cio­nes di­ges­ti­vas, can­di­dia­sis cró­ni­ca, aler­gias ali­men­ta­rias o res­pi­ra­to­rias, pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res... Con ali­men­ta­ción y com­ple­men­tos la ma­yo­ría de las ve­ces la me­jo­ría en la ca­li­dad de vi­da es sig­ni­fi­ca­ti­va.

FO­TO: M. MORALEJO

TIEN­DA Y CON­SUL­TA En la tien­da En­tre Plan­tas, de Tui, es­tá tam­bién el des­pa­cho de la nu­tri­cio­nis­ta Iris Saa­ve­dra, es­pe­cia­lis­ta uni­ver­si­ta­ria en Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.