Fie­bre por el li­tio, un re­cur­so en al­za

La irrup­ción de los co­ches eléc­tri­cos ha con­ver­ti­do la bús­que­da de li­tio en una ca­rre­ra con­tra­rre­loj. Ya es fun­da­men­tal pa­ra las ba­te­rías de los mó­vi­les, pe­ro sus usos au­men­tan. Por eso es uno de los re­cur­sos na­tu­ra­les más co­ti­za­dos y me­nos ex­plo­ta­dos. Ha

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­VID LÓ­PEZ

ha si­do bau­ti­za­do co­mo el 'oro blan­co'. En­sal­za­do por el ban­co de in­ver­sio­nes Gold­man Sachs co­mo «la nue­va ga­so­li­na». Eti­que­ta­do por la pren­sa eco­nó­mi­ca co­mo «la ma­te­ria pri­ma más ca­lien­te en el ra­dar de los in­ver­so­res». DES­DE EL DEUTS­CHE BANK anun­cian la lle­ga­da de una nue­va 'era': la su­ya. Y se apues­ta ya a que pue­de con­ver­tir­se en la lla­ve, en el ele­men­to cla­ve, de 'la re­vo­lu­ción ver­de' del al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía. Pe­ro na­da de to­do eso po­día si­quie­ra ima­gi­nar­lo el jo­ven quí­mi­co sue­co Johann Arf­ved­son –hi­jo de una prós­pe­ra fa­mi­lia bur­gue­sa de co­mer­cian­tes– cuan­do ha­ce jus­to 200 años, en 1817, na­ve­gó des­de Es­to­col­mo a la ve­ci­na is­li­ta de Utö, fa­mo­sa por sus mi­nas de hie­rro, las más an­ti­guas del país. De allí se lle­vó un pe­da­zo de pe­ta­li­ta, el mi­ne­ral que des­pués ana­li­zó en el la­bo­ra­to­rio que le pres­ta­ba su maes­tro Jöns Ja­cob Ber­ze­lius. Y allí des­cu­brió un nue­vo me­tal li­ge­ro, «un com­po­nen­te al­ca­lino», co­mo lo des­cri­bie­ron en sus dia­rios de tra­ba­jo, al que de­fi­nie­ron co­mo lit­hio, 'pie­dra' en grie­go, y que des­de en­ton­ces pa­só a la his­to­ria en la ta­bla pe­rió­di­ca con­ver­ti­do en lit­hium, un me­tal blan­do, de co­lor pla­ta en su for­ma pu­ra, que con­ver­ti­do en car­bo­na­to de li­tio, en pol­vo blan­co, es un per­fec­to conductor, al­ma­ce­na­dor y trans­mi­sor de ener­gía. El in­gre­dien­te fun­da­men­tal de las ba­te­rías de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos hoy. El res­pon­sa­ble de la lar­ga o es­ca­sa vi­da de nues­tros te­lé­fo­nos mó­vi­les. Si se lo hu­bie­ran di­cho a Arf­ved­son, le hu­bie­se so­na­do a cien­cia fic­ción.

FIE­BRE DESATA­DA

El li­tio es abun­dan­te en la na­tu­ra­le­za. Pe­ro su ex­trac­ción, has­ta aho­ra, no se ha­bía con­ver­ti­do en una ca­rre­ra con­tra­rre­loj. El mun­do no ne­ce­si­ta­ba tan­to li­tio pa­ra sus gadgets. El cul­pa­ble de que se ha­ya dis­pa­ra­do la fie­bre del oro blan­co es el em­pre­sa­rio y vi­sio­na­rio sud­afri­cano Elon Musk. Su com­pa­ñía de co­ches eléc­tri­cos Tes­la ha pro­ba­do que una au­to­mo­ción in­de­pen­dien­te de los com­bus­ti­bles fó­si­les es po­si­ble. Que hay vi­da más allá del pe­tró­leo y que es real ya. Has­ta aho­ra se uti­li­za­ba el li­tio pa­ra nu­me­ro­sos fi­nes: ba­te­rías re­car­ga­bles, es­mal­tes pa­ra ce­rá­mi­cas, pa­ra fa­bri­car alu­mi­nio, pa­ra el vi­drio. In­clu­so las sa­les de li­tio se usan co­mo fár­ma­cos pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des men­ta­les co­mo el tras­torno bi­po­lar. Pe­ro no se ha­bía re­cu­rri­do a él co­mo esa gran fuen­te de ener­gía, a pe­sar de que ya en los años se­ten­ta, tras la pri­me­ra gran cri­sis del pre­cio del pe­tró­leo, la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Ex­xon in­vir­tie­se en la in­ves­ti­ga­ción de ba­te­rías de io­nes de li­tio co­mo al­ter­na­ti­va. Los pre­cios del cru­do se es­ta­bi­li­za­ron y su de­sa­rro­llo se fre­nó. Hoy, el co­che eléc­tri­co es una reali­dad.

La pro­duc­ción mun­dial es de 40.000 to­ne­la­das al año. La de­man­da es ya de 180.000. Y lle­ga­rá pron­to a 500.000

Y no so­lo Tes­la lo im­pul­sa. Chi­na pla­nea con­tar con cin­co mi­llo­nes de es­tos vehícu­los en 2020 y paí­ses co­mo Aus­tria, Ho­lan­da, No­rue­ga o la In­dia pre­vén prohi­bir a me­dio pla­zo las ven­tas de los co­ches tra­di­cio­na­les. A par­tir de ahí, las ba­te­rías de li­tio po­drían ex­ten­der­se tam­bién a otros usos, co­mo las vi­vien­das. Po­seer li­tio se­rá una ne­ce­si­dad. Co­mer­ciar con él es ya un gran ne­go­cio. Pe­ro pri­me­ro es ne­ce­sa­rio ex­traer­lo de la tie­rra. La pro­duc­ción mun­dial de li­tio ape­nas supera hoy las 40.000 to­ne­la­das, a pe­sar de que el sec­tor ya de­man­da más de 180.000 al año y las pre­vi­sio­nes apun­tan a que os­ci­la­rán en­tre las 500.000 y las 800.000 en 2025.

De ahí que en 2015, cuan­do se desató ofi­cial­men­te la ca­rre­ra del li­tio, se du­pli­ca­se. Aus­tra­lia, con 14.300 to­ne­la­das, es el prin­ci­pal pro­duc­tor, se­gui­do por Chi­le, con 12.000, y Ar­gen­ti­na, con 5700. El trián­gu­lo de paí­ses que for­man en La­ti­noa­mé­ri­ca Chi­le, Ar­gen­ti­na y Bo­li­via se co­no­ce ya en el sec­tor co­mo 'la Ara­bia Sau­dí del li­tio', por­que allí se con­cen­tran tres cuar­tas par­tes de sus re­ser­vas mun­dia­les, aun­que su ex­trac­ción, sal­vo en Chi­le, ape­nas ha co­men­za­do. ES­PA­ÑA, EN EL BANQUILLO Tam­bién a Eu­ro­pa ha lle­ga­do es­ta fie­bre. Nues­tro con­ti­nen­te con­su­me una cuar­ta par­te del li­tio mun­dial, pe­ro ape­nas pro­du­ce un dos por cien­to. Hoy exis­ten pros­pec­cio­nes en mar­cha en paí­ses co­mo Por­tu­gal, la Re­pú­bli­ca Che­ca y Ale­ma­nia, don­de se han en­con­tra­do ya gran­des re­ser­vas. Es­pa­ña, de mo­men­to, vi­ve al mar­gen de la ca­rre­ra, en el banquillo. Se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro, de 2014, no hay pro­duc­ción de li­tio ni un in­ven­ta­rio de su po­si­ble exis­ten­cia. So­lo se sa­be que hay am­bli­go­ni­ta y le­pi­do­li­ta, dos mi­ne­ra­les que po­seen li­tio, en las pro­vin­cias de Sa­la­man­ca, Cá­ce­res, Ba­da­joz y Pon­te­ve­dra. CA­RRE­RA NO, MA­RA­TÓN Pe­ro es­ta no es una ca­rre­ra co­mo aque­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca fie­bre del oro ame­ri­ca­na de ba­tea­do­res con el agua has­ta las ro­di­llas bus­can­do pe­pi­tas do­ra­das. Es una ma­ra­tón pa­ra gran­des com­pe­ti­do­res. La pro­duc­ción de li­tio es len­ta, re­quie­re años ex­traer el me­tal de las pie­dras y aún más el pol­vo blan­co de las sa­li­nas, co­mo en el chi­leno de­sier­to de Ata­ca­ma. Y ne­ce­si­ta so­bre to­do in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias. El re­sul­ta­do es que hoy exis­te un oli­go­po­lio del li­tio do­mi­na­do por cin­co gran­des pro­duc­to­res que con­tro­lan ca­si el 90 por cien­to del ne­go­cio: la chi­le­na SQM, las nor­te­ame­ri­ca­nas FMC Corp y Al­be­mar­le, la aus­tra­lia­na Ta­li­son y la Chi­na Tian­qi Lit­hium. Cin­co gi­gan­tes que pue­den con­di­cio­nar un mer­ca­do no exen­to de ries­gos. Por­que, aun­que el li­tio es abun­dan­te, tie­nen ca­pa­ci­dad so­bre los pre­cios. E in­clu­so exis­te la po­si­bi­li­dad de que pu­die­sen mo­rir de éxi­to: de que lle­gue a ha­ber tan­to li­tio que no sea ne­ce­sa­rio por­que la in­ves­ti­ga­ción con­ti­núa avan­zan­do y las ba­te­rías pue­den me­jo­rar e in­clu­so lle­gar a no ne­ce­si­tar­lo. El pro­pio Musk ha re­pe­ti­do ya va­rias ve­ces que no le preo­cu­pa es­te pa­no­ra­ma, que ha­brá y con­se­gui­rá el li­tio que ne­ce­si­ta por­que su pre­sen­cia, di­ce, es mí­ni­ma en sus ba­te­rías. «Es so­lo la sal que se aña­de a una ensalada», lo de­fi­ne él. Mu­cho me­nos gran­di­lo­cuen­te y atrac­ti­vo, cla­ro, que lla­mar­lo 'oro blan­co'. Y so­bre to­do mu­cho más útil si se quie­re ahu­yen­tar a los gran­des in­ver­so­res y es­pe­cu­la­do­res pa­ra que su pre­cio no con­ti­núe du­pli­cán­do­se. Co­mo si aún fue­se so­la­men­te aquel pol­vo blan­co que el jo­ven Johann Arf­ved­son lo­gró ais­lar tras pa­sear por Utö.

Cin­co gran­des pro­duc­to­res con­tro­lan ca­si el 90 por cien­to del ne­go­cio en el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.