Be­lle­za. Qué sig­ni­fi­ca te­ner la piel sen­si­ble y có­mo cui­dar­la.

Ba­jo la apa­rien­cia de al­gu­nos 'cu­tis de por­ce­la­na' se es­con­de, a me­nu­do, una piel que pi­ca, se irrita o reac­cio­na mal a mu­chos cos­mé­ti­cos. Te con­ta­mos qué sig­ni­fi­ca te­ner la piel sen­si­ble y có­mo cui­dar­la.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ste­fa­nie Mi­lla / Fo­to Jem Mit­chell

Si nos po­ne­mos es­tric­tos, mé­di­ca­men­te no exis­te una en­fer­me­dad lla­ma­da 'piel sen­si­ble'. Sin em­bar­go, sí hay pa­to­lo­gías, co­mo la ro­sá­cea o la der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca, que vie­nen uni­das a una cla­ra sen­si­bi­li­dad cu­tá­nea. Ba­jo es­te tér­mino se ca­li­fi­ca a la piel que reac­cio­na de for­ma exa­ge­ra­da a es­tí­mu­los co­mo la apli­ca­ción de de­ter­mi­na­dos cos­mé­ti­cos, per­fu­mes o fac­to­res am­bien­ta­les de cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra. Es de­cir, es una piel que se irrita con fa­ci­li­dad, que no to­le­ra cual­quier cre­ma y que a me­nu­do ar­de, pi­ca o es­cue­ce.

Piel sen­si­ble: se na­ce ¿o se ha­ce?

«Se es­tá ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­to a te­ner es­te ti­po de piel y, lue­go, el es­ti­lo de vi­da y las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas ha­cen que pue­da desa­rro­llar­se an­tes o des­pués o con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad», ex­pli­ca Pi­lar Pérez, di­rec­to­ra de for­ma­ción de Uria­ge. Y

siem­pre exis­ten fac­to­res que re­par­ten mu­chí­si­mas pa­pe­le­tas a la ho­ra de te­ner esa sen­si­bi­li­dad. En­tre ellos se en­cuen­tran las pie­les muy cla­ras con ten­den­cia a ru­bo­ri­zar­se con fa­ci­li­dad, una ca­pa cór­nea muy fi­na y una pre­dis­po­si­ción a des­hi­dra­tar­se con fa­ci­li­dad.

Fue­go en la piel

¿Cuá­les son los sín­to­mas de una piel reac­ti­va? Uno de los más ca­rac­te­rís­ti­cos lo re­ve­la la fra­se que las per­so­nas con apa­ren­te 'cu­tis de por­ce­la­na' re­pi­ten co­mo un man­tra: «Me ar­de la piel». Así es: el cu­tis se ca­lien­ta, pi­ca, es­cue­ce… La ra­zón pa­re­ce es­tri­bar en que las pie­les sen­si­bles tie­nen una ma­yor den­si­dad de ner­vios cu­tá­neos, por lo cual reac­cio­nan más y peor an­te cual­quier es­tí­mu­lo que al­te­re su frá­gil equi­li­brio.

Ejér­ci­to enemi­go

¿Cuá­les son los fac­to­res que agre­den a es­te in­de­fen­so ti­po de piel? Mu­chos y va­ria­dos, por lo que la vi­gi­lan­cia de­be ser cons­tan­te. Los fac­to­res in­ter­nos son los más com­pli­ca­dos de con­tro­lar. Den­tro de ese ca­pí­tu­lo en­tran de­ter­mi­na­dos ali­men­tos, co­mo el al­cohol o el picante, que pa­ra las pie­les reac­ti­vas pue­den ar­der tan­to en la gar­gan­ta co­mo en las me­ji­llas. Tam­bién las emo­cio­nes pue­den pro­vo­car un ex­ce­so de sen­si­bi­li­dad (cu­tá­nea). Des­de la fal­ta de sue­ño y el can­san­cio al es­trés, sin ol­vi­dar la an­gus­tia. To­do aque­llo que nos al­te­ra por den­tro afec­ta a la piel. En oca­sio­nes hay pro­ce­sos der­ma­to­ló­gi­cos que re­quie­ren te­ra­pias an­ti­es­trés o in­clu­so de ayu­da psi­co­ló­gi­ca pa­ra ser eli­mi­na­dos, pues­to que a me­nu­do nues­tra ca­pa ex­ter­na al­te­ra­da es so­lo un re­fle­jo de un in­te­rior igual­men­te pa­tas arri­ba. Los agre­so­res ex­ter­nos son tam­bién va­rio­pin­tos. Des­de los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra brus­cos al sol, el vien­to, el ai­re acon­di­cio­na­do o la con­ta­mi­na­ción, la má­xi­ma es sua­vi­dad y sua­vi­dad. En el ca­pí­tu­lo de los cos­mé­ti­cos, el der­ma­tó­lo­go Luis Con­de Sa­la­zar nos da las cla­ves pa­ra lo­ca­li­zar a los 'ma­los' de la pe­lí­cu­la: «Cual­quie­ra de los com­po­nen­tes de un cos­mé­ti­co pue­de ori­gi­nar in­to­le­ran­cia, pe­ro los más fre­cuen­tes son los con­ser­van­tes y las fra­gan­cias». Ló­gi­ca­men­te, de­ter­mi­na­dos ac­ti­vos co­mo el re­ti­nol, los al­fahi­dro­xiá­ci­dos o la vi­ta­mi­na C áci­da tam­bién pue­den ser ex­ce­si­vos pa­ra es­tas pie­les. En ge­ne­ral, cuan­to más sen­ci­lla la fór­mu­la, me­jor. Y no po­de­mos ol­vi­dar uno de los prin­ci­pa­les agre­so­res: el ja­bón, tan unido al agua, una com­bi­na­ción que pue­de al­te­rar el de­li­ca­do equi­li­brio de es­tas pie­les.

Lí­nea de de­fen­sa

La piel sen­si­ble ha de tra­tar­se co­mo la se­da: con mu­cho mi­mo. Y sin agua o con la me­nor po­si­ble. Pa­ra el des­ma­qui­lla­do, hay que usar pro­duc­tos ul­tra­sua­ves co­mo aguas mi­ce­la­res, le­ches o bál­sa­mos, que per­mi­tan eli­mi­nar el ma­qui­lla­je sin frotar. ¡Na­da de fric­cio­nes agre­si­vas, ni al lim­piar ni al se­car­se! Usar fór­mu­las es­pe­cí­fi­cas pa­ra pie­les sen­si­bles es un must. Afor­tu­na­da­men­te, la der­mo­cos­mé­ti­ca ofre­ce un aba­ni­co de fór­mu­las que no son so­lo sua­ves, sino tam­bién efi­ca­ces pa­ra me­jo­rar los sín­to­mas –la in­clu­sión de ac­ti­vos neu­ro­cal­man­tes re­du­ce la irri­ta­ción y el pi­cor– y com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to. La hi­dra­ta­ción es im­pres­cin­di­ble. Las pie­les sen­si­bles pier­den agua con fa­ci­li­dad, lo que las fra­gi­li­za. Al pro­te­ger­la con una cre­ma ade­cua­da, me­jo­ra la cohe­sión de esa ba­rre­ra epi­dér­mi­ca y la ha­ce más fuer­te al re­du­cir esa ex­tre­ma sus­cep­ti­bi­li­dad. No al sol. Es im­pres­cin­di­ble ir siem­pre bien fo­to­pro­te­gi­da (con fo­to­pro­tec­to­res mi­ne­ra­les me­jor que quí­mi­cos). Una die­ta ri­ca en ome­gas-3, 6 y 9

LA HI­DRA­TA­CIÓN ES FUN­DA­MEN­TAL, PE­RO HAY QUE EVI­TAR DESMAQUILLARSE CON AGUA. ME­JOR UTI­LI­ZAR LE­CHES O BÁL­SA­MOS

pa­re­ce me­jo­rar el es­ta­do de cohe­sión de la ba­rre­ra epi­dér­mi­ca. Mu­chas pie­les sen­si­bles acu­den a la cos­mé­ti­ca na­tu­ral pen­san­do que allí ha­lla­rán un san­tua­rio, pe­ro no siem­pre es así. Se­gún el doc­tor Con­de Sa­la­zar: «To­dos los cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les ne­ce­si­tan con­ser­van­tes, por lo que po­drán ori­gi­nar los mis­mos pro­ble­mas que el res­to de los cos­mé­ti­cos. So­lo de­pen­de­rá del ti­po de con­ser­van­tes y de la con­cen­tra­ción que lle­ven».

Ro­sá­cea: la im­por­tan­cia de la de­tec­ción tem­pra­na

En­tre las pa­to­lo­gías cu­tá­neas que más a me­nu­do pa­san inad­ver­ti­das o que son in­co­rrec­ta­men­te diag­nos­ti­ca­das es­tá la ro­sá­cea. Y es que ese de­li­ca­do ru­bor que ti­ñe de for­ma tan ro­mán­ti­ca y de­li­ca­da las me­ji­llas de al­gu­nas per­so­nas pue­de con­ver­tir­se, si no se tra­ta en con­di­cio­nes, en una piel sur­ca­da de ve­ni­tas ro­jas y te­ji­do en­gro­sa­do. So­lo ha­ce fal­ta que pien­sen en lo que co­no­ce­mos nor­mal­men­te co­mo 'na­riz de be­be­dor'. Pues bien: no es tal, sino un es­ta­dio avan­za­do de ro­sá­cea. La es­pe­cia­lis­ta Pi­lar Pérez ex­pli­ca có­mo de­tec­tar los pri­me­ros sín­to­mas. «Son pie­les que se ru­bo­ri­zan con fa­ci­li­dad. Una co­mi­da picante, un mo­men­to de ver­güen­za… cual­quier co­sa pro­du­ce una ro­jez que ini­cial­men­te es tran­si­to­ria y apa­re­ce en los pó­mu­los, el men­tón y a ve­ces en el pe­cho. Pe­ro con el tiem­po esa ro­jez se cro­ni­fi­ca, y esos pó­mu­los en­ro­je­ci­dos se pue­den man­te­ner to­do el tiem­po e in­clu­so apa­re­cer pe­que­ñas ara­ñi­tas vas­cu­la­res en las me­ji­llas». No so­lo eso: «La ro­sá­cea pue­de ir acom­pa­ña­da de pe­que­ñas pús­tu­las que pa­re­cen gra­ni­tos de ac­né. Y, sin em­bar­go, si se ma­ni­pu­lan, de ellos no sa­le gra­sa». Por des­gra­cia, a me­nu­do se con­fun­de es­te pro­ce­so con el ac­né, lo cual lo agra­va, ya que esas pie­les ne­ce­si­tan an­te to­do de­li­ca­de­za y los tra­ta­mien­tos an­ti­ac­né mal con­tro­la­dos pue­den ser bas­tan­te agre­si­vos. «La ro­sá­cea se ha re­la­cio­na­do tan­to con la ge­né­ti­ca –la su­fren más las per­so­nas de piel y pe­lo cla­ros– co­mo con un ti­po de pa­rá­si­to, el De­mo­dex fo­lli­co­lu­rum. Prác­ti­ca­men­te to­dos te­ne­mos es­te áca­ro, pe­ro se ha de­tec­ta­do que las per­so­nas con ro­sá­cea lo tie­nen en ma­yor nú­me­ro, y la ex­po­si­ción so­lar o el es­trés, que al­te­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, lo pue­den agra­var». Es im­por­tan­te que es­te ti­po de pie­les se cui­den lo an­tes po­si­ble pa­ra evi­tar que pa­sen a es­ta­dios más se­ve­ros, pues­to que es una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria cró­ni­ca. En ca­so de bro­tes, el doc­tor Ri­car­do Ruiz re­co­mien­da «evi­tar la cor­ti­so­na en cre­ma, que sue­le em­peo­rar el pro­ble­ma, y con­tro­lar­lo con an­ti­bió­ti­cos e iso­tre­ti­noi­na, evi­tan­do el sol al com­ple­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.