Are­nas mo­ve­di­zas

Hay par­ti­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

sé que han pa­sa­do quin­ce días de la ma­ni­fes­ta­ción del do­min­go go­zo­so de Bar­ce­lo­na. Sé que des­pués han pa­sa­do co­sas de hon­do ca­la­do (o de al­to vol­ta­je, co­mo pre­fie­ran); sé que a buen se­gu­ro las ten­sio­nes ha­brán si­do cós­mi­cas; los desafíos, in­des­crip­ti­bles; y los acuer­dos, exi­guos. De he­cho, no lo sé, pe­ro me aven­tu­ro a ima­gi­nar­lo, ya que no quie­ro que se me en­fríen los de­dos es­pe­ran­do otra ho­ra pro­pi­cia en la que re­lle­nar es­ta pá­gi­na con más ac­tua­li­dad, con to­das las pre­ci­sio­nes so­bre el mo­do de des­pe­ñar­se por los abis­mos del in­de­pen­den­tis­mo catalán o con to­do lu­jo de de­ta­lles acer­ca del re­mo­lo­neo pe­re­zo­so del Go­bierno de España a la ho­ra de apli­car la le­gis­la­ción vi­gen­te. No quie­ro re­nun­ciar al bor­bo­teo se­reno de es­ta san­gre que se ha pues­to de pie vien­do las ca­lles de Bar­ce­lo­na aba­rro­ta­das de hom­bres y mu­je­res (con po­cos ni­ños, a di­fe­ren­cia de los otros) de­trás de una pan­car­ta que reivin­di­ca el seny, el sen­ti­do co­mún. Les con­fe­sa­ré que lle­vo to­da una vi­da es­pe­ran­do un día co­mo el de ha­ce quin­ce: el día en el que esa Ca­ta­lu­ña aga­za­pa­da tras los vi­si­llos de ca­sa, ti­mo­ra­ta, acom­ple­ja­da, asus­ta­di­za se sol­ta­ra el mo­ño y ba­ja­ra de los ar­ce­nes a re­cor­dar que la ca­lle tam­bién es su­ya, no solo de los de siem­pre. Mu­chos años es­pe­ran­do a que se vi­sua­li­za­se en nú­me­ro y con­tun­den­cia el aser­to irre­pro­cha­ble de que no hay una so­la Ca­ta­lu­ña, un solo pue­blo, un solo des­tino y otras gi­li­po­lle­ces así. Años y años a la es­pe­ra de que a los más co­mu­nes de los mortales se les exas­pe­ra­ra el áni­mo y se mos­tra­ran har­tos de in­sul­tos, ofen­sas per­ma­nen­tes y un sin­fín de ges­tos sal­pi­ca­dos de la más mi­se­ra­ble xe­no­fo­bia; har­tos de que a sus hi­jos y nie­tos se les ino­cu­le el odio a España me­dian­te la alie­na­ción es­co­lar, har­tos de sen­tir­se ciu­da­da­nos de tercera, bi­chos ra­ros, gen­te fue­ra de on­da y de mo­da. Una eter­ni­dad es­pe­ran­do el mo­men­to en el que cien­tos de mi­les de per­so­nas se echa­ran la ban­de­ra de su país al hom­bro derecho y la de su tie­rra al hom­bro iz­quier­do y se des­in­hi­bie­ran de una vez pa­ra de­fen­der la de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal sin te­ner que pe­dir per­dón por ello. Mu­chos días, en su­ma, es­pe­ran­do que en Bar­ce­lo­na, en el mis­mo es­ce­na­rio en el que los in­de­pen­den­tis­tas abru­man con sus per­for­man­ces anua­les en la Dia­da, una ma­rea de per­so­nas de­fen­die­ran fes­ti­va­men­te y sin com­ple­ji­nes que el na­cio­na­lis­mo su­pre­ma­cis­ta no dé al tras­te con su na­ción. Qui­sie­ron re­ven­tar la ma­ni­fes­ta­ción, es­cu­dri­ñar en bus­ca de sím­bo­los inade­cua­dos, mal­ver­sar el es­fuer­zo de mu­chos, boi­co­tear el ac­ce­so me­dian­te el mecanismo de no re­for­zar me­tro ni bu­ses (Co­lau, qué re­tor­ti­jón de tri­pas te ha­brá pro­du­ci­do to­do es­to), des­na­tu­ra­li­zar la con­vo­ca­to­ria atri­bu­yén­do­la a Fa­lan­ge (la ma­na­da de gol­fos de TV3), mi­ni­mi­zar su im­pac­to en las imá­ge­nes re­co­gi­das por los me­dios ofi­cia­les del in­de­pen­den­tis­mo y al­re­de­do­res… pe­ro to­do fue pa­ra na­da, la ma­yo­ría si­len­cio­sa se pu­so a ha­blar de gol­pe y di­jo en nú­me­ros de ma­ni­fes­tan­tes lo que no ha­bía di­cho has­ta aho­ra: que es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble sen­tir­se catalán y lle­var a España en el co­ra­zón, que no es­tán dis­pues­tos a arries­gar su fu­tu­ro por la en­so­ña­ción soberanista de los que na­da quie­ren sa­ber con los de­más, que no es­tán dis­pues­tos a que­dar­se so­los en mi­tad de la na­da, que no quie­ren per­der sus aho­rros, su ju­bi­la­ción cuan­do les lle­gue y, es­pe­cial­men­te, el afec­to en­tre­cru­za­do de to­dos aque­llos es­pa­ño­les li­ga­dos por le­gen­da­rios la­zos de re­la­ción na­ci­dos al ca­lor de tan­ta cos­tum­bre. Que no quie­ren, en po­cas pa­la­bras, una Ca­ta­lu­ña en la que pa­sen a ser ciu­da­da­nos de ba­rra­cón, eter­na­men­te aga­za­pa­dos tras los mu­ros del exi­lio in­te­rior. Quin­ce días des­pués, cuan­do us­ted ya es­té ma­ne­jan­do es­te tex­to, se­gui­ré pa­la­dean­do las imá­ge­nes de Bar­ce­lo­na: des­de Ur­qui­nao­na a Co­rreos, des­de Co­rreos has­ta es­ta­ción de Fran­cia, des­de pla­za Ca­ta­lu­ña has­ta Co­lón y de ahí ha­cia arri­ba, la ciudad era una aglo­me­ra­ción se­re­na de per­so­nas que no se co­no­cían, pe­ro que in­tuían que

La ma­yo­ría si­len­cio­sa di­jo que no es­tá dis­pues­ta a que­dar­se so­la en mi­tad de la na­da

Qe­xis­tían aun­que no tu­vie­ran cons­tan­cia de ello. Fue la del do­min­go 8 una sa­li­da del ar­ma­rio co­lec­ti­va ab­so­lu­ta­men­te abru­ma­do­ra, de esas que lle­va­ron a un vie­jo ami­go a es­cri­bir­me so­bre la una de la tar­de un men­sa­je la­có­ni­co pe­ro de­fi­ni­to­rio: «Hay par­ti­do». Efec­ti­va­men­te, aún que­dan mu­chos mi­nu­tos y es­to no es­ta­rá sen­ten­cia­do to­da­vía ni si­quie­ra quin­ce días des­pués. A los in­de­pen­den­tis­tas les que­da la trai­ción a sus seguidores o a la le­ga­li­dad. A es­tas al­tu­ras, con el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do, ya lo sa­bre­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.