UN PLA­NE­TA HUN­DI­DO EN LA BA­SU­RA

Las ciu­da­des de to­do el mun­do se aho­gan en sus pro­pios re­si­duos mien­tras sus ver­te­de­ros em­pie­zan a que­dar­se pe­que­ños. El fo­tó­gra­fo Ka­dir van Lohui­zen ha vi­si­ta­do va­rias me­tró­po­lis del pla­ne­ta en bus­ca de so­lu­cio­nes. A juz­gar por sus imá­ge­nes, y tam­bién po

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Una Historia En Imágenes - NI­CO­LE HEISSMANN FO­TO­GRA­FÍAS: KA­DIR VAN LOHUI­ZEN /

LA­GOS / NI­GE­RIA EL BA­SU­RE­RO IN­TEN­SI­VO

Olu­so­sun es el ma­yor ver­te­de­ro de Áfri­ca. Un lu­gar don­de 25 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra se pu­dren ba­jo el sol y la hu­me­dad del tró­pi­co. Tie­ne 430.000 me­tros cua­dra­dos, pe­ro es­tá más que des­bor­da­do, a pe­sar de los mi­les de per­so­nas que lo 'ali­ge­ran' ca­da día de plás­ti­cos, vi­drios o me­ta­les –tam­bién de co­mi­da–, ali­men­tan­do así la in­dus­tria lo­cal del re­ci­cla­do. En 2020, di­ce el Go­bierno, se con­ver­ti­rá en un cam­po de golf, pe­ro hoy sus aguas re­si­dua­les, car­ga­das de me­ta­les pe­sa­dos, es­tán con­ta­mi­nan­do los acuí­fe­ros de los que be­ben mi­les de per­so­nas.

«El he­dor de la ba­su­ra de La­gos es me­nos in­ten­so que el de Nue­va York o Áms­ter­dam –re­ve­la el fo­tó­gra­fo–. En un país po­bre se ti­ra me­nos co­mi­da».

NUE­VA YORK / ES­TA­DOS UNI­DOS LA GRAN FÁ­BRI­CA DE BA­SU­RA

Se es­ti­ma que, pa­ra 2025, las gran­des ciu­da­des del mun­do pro­du­ci­rán unos 2200 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra al año, ca­si el do­ble que hoy. Nue­va York es una de las que más pro­du­cen, aun­que se lle­va le­jos el pro­ble­ma. El vi­drio, el me­tal, el pa­pel y el plás­ti­co se re­ci­clan en las afue­ras, mien­tras que los re­si­duos or­gá­ni­cos se en­vían por bar­co o fe­rro­ca­rril a Pen­sil­va­nia o Vir­gi­nia. Allí se de­po­si­tan en unos ver­te­de­ros pa­ra los que la Gran Man­za­na ha­ce tiem­po que ca­re­ce de es­pa­cio. La ciu­dad es­tá lle­na de gen­te co­mo Eu­ge­ne Gad­sen (fo­to), un hom­bre que lle­va 30 años re­co­gien­do la­tas y ha co­fun­da­do una coope­ra­ti­va pri­va­da de re­ci­cla­je.

«Re­ci­clar es po­si­ti­vo, pe­ro no re­suel­ve el pro­ble­ma –di­ce Van Lohui­zen–. Por mu­cho que re­ci­cle­mos in­gen­tes can­ti­da­des de plás­ti­co, se pro­du­cen can­ti­da­des más in­gen­tes to­da­vía».

ÁMS­TER­DAM / PAÍ­SES BA­JOS TO­DO A LA HO­GUE­RA

La ba­su­ra es aquí un ne­go­cio ex­plo­ta­do por Re­ne­wi, un gi­gan­te mun­dial de la ges­tión de re­si­duos que co­ti­za en la Bol­sa de Lon­dres. Los pro­pios ve­ci­nos le ha­cen par­te del tra­ba­jo al se­pa­rar ya el vi­drio y el pa­pel y de­po­si­tar el plás­ti­co en con­te­ne­do­res re­par­ti­dos por el ba­rrio, pe­ro el res­to de los re­si­duos van di­rec­tos al ca­mión-tri­tu­ra­do­ra, co­mo se apre­cia en es­ta fo­to to­ma­da en Zee­dijk, el dis­tri­to chino de la ca­pi­tal ho­lan­de­sa. La ba­su­ra no reciclable aca­ba en un com­ple­jo in­men­so al oes­te de la ciu­dad, don­de se in­ci­ne­ran 1400 mi­llo­nes de to­ne­la­das al año, una par­te pro­ce­den­te del Reino Uni­do, don­de la em­pre­sa tie­ne su se­de.

«En la in­ci­ne­ra­do­ra se queman to­das las bol­sas que lle­gan. Na­die mi­ra si den­tro hay ma­te­rial pa­ra re­ci­clar», de­nun­cia el fo­tó­gra­fo ho­lan­dés.

SÃO PAU­LO / BRA­SIL UN OFI­CIO MUY RES­PE­TA­BLE

Los 'ca­ta­do­res' de ba­su­ra for­man par­te del pai­sa­je ur­bano de las me­ga­ló­po­lis bra­si­le­ñas. Sue­len es­tar or­ga­ni­za­dos en coope­ra­ti­vas, al­gu­nas con más de 30 re­co­lec­to­res, y re­co­gen de to­do: pa­pel, vi­drio, alu­mi­nio, plás­ti­co, re­si­duos hos­pi­ta­la­rios... Des­pués, em­pre­sas co­mo la que em­plea a los ope­ra­rios de la fo­to, cla­si­fi­can 30 to­ne­la­das de la­tas ca­da mes y las en­vían a las plan­tas de re­ci­cla­je. En Bra­sil, la «re­co­lec­ción de ma­te­ria­les re­uti­li­za­bles» es un ofi­cio re­co­no­ci­do en las es­ta­dís­ti­cas. El úl­ti­mo gran cen­so, de 2010, con­ta­bi­li­zó 400.000 tra­ba­ja­do­res.

«Los re­co­lec­to­res es­tán or­ga­ni­za­dos y a al­gu­nos de ellos les pa­ga di­rec­ta­men­te la ciu­dad. De to­dos mo­dos, aquí tam­bién se amon­to­nan los re­si­duos. El pro­ble­ma lo he­re­da­rá la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción», re­ve­la el fo­tó­gra­fo.

TO­KIO / JA­PÓN EM­PU­JA­DOS A SE­PA­RAR

En nin­gún país se se­pa­ra tan­to la ba­su­ra co­mo en Ja­pón, don­de hay has­ta diez ca­te­go­rías de re­si­duos di­fe­ren­tes. Ca­da una se re­co­ge en días con­cre­tos y una le­gión de ins­pec­to­res fis­ca­li­za a em­plea­dos y ve­ci­nos. Si no es­tá to­do bien co­lo­ca­do, no se re­co­ge. La ba­su­ra no reciclable se in­ci­ne­ra y su com­bus­tión sir­ve, por ejem­plo, pa­ra ca­len­tar pis­ci­nas.

«Pen­sa­ba que la gen­te re­ci­cla­ba por con­cien­cia me­dioam­bien­tal. Pe­ro se de­be a que ya no hay si­tio pa­ra tan­ta ba­su­ra».

YAKARTA / IN­DO­NE­SIA AHO­GA­DOS POR LA BA­SU­RA

La ca­pi­tal in­do­ne­sia se ahoga en el mar y en la ba­su­ra. Li­te­ral­men­te. El 40 por cien­to de Yakarta es­tá por de­ba­jo del ni­vel del mar, y la ciu­dad se hun­de unos sie­te cen­tí­me­tros al año. A la ex­trac­ción ma­si­va de aguas sub­te­rrá­neas se aña­den las in­gen­tes can­ti­da­des de plás­ti­co que atas­can los vi­ta­les ca­na­les de dre­na­je, lo cual agra­va el pro­ble­ma cró­ni­co de las inun­da­cio­nes. El as­pec­to de la bahía de Mua­ra Ang­ke, el puer­to pes­que­ro de la ciu­dad –en la fo­to, un equi­po de lim­pie­za retira ba­su­ra de las ori­llas–, re­fle­ja la gra­ve­dad de la si­tua­ción en una ur­be don­de mu­cha gen­te ti­ra sus re­si­duos al sue­lo. Al ca­bo de unos mi­nu­tos, eso sí, al­guien los re­co­ge y se los ven­de a co­mer­cian­tes que tra­ba­jan con ma­te­ria­les re­ci­cla­bles.

«Cuan­do es­ta­ba ha­cien­do fo­tos en Yakarta, el go­ber­na­dor plan­teó in­tro­du­cir una ta­sa pa­ra las bol­sas de plás­ti­co. Tres se­ma­nas des­pués, cuan­do me mar­ché, la pro­pues­ta ya no es­ta­ba so­bre la me­sa», ilus­tra Van Lohui­zen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.