"To­dos los días me pre­gun­to có­mo pu­do pa­sar"

TO­DA­VÍA NO HA DIGERIDO SU DE­RRO­TA FREN­TE A DO­NALD TRUMP. PE­RO LE­JOS DE RE­TI­RAR­SE DE LA PO­LÍ­TI­CA, HA DE­CI­DI­DO AJUS­TAR CUEN­TAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada - POR CH­RIS­TI­NA LAMP / FO­TO­GRA­FÍA: AUS­TIN HARGRAVE

Pri­me­ro en­tra un ti­po a co­lo­car unas si­llas. Lue­go apa­re­ce otro del de­par­ta­men­to de pren­sa pa­ra si­tuar­las co­rrec­ta­men­te. Dos se­ño­res con tra­je gris y pin­ga­ni­llo en el oí­do –son del ser­vi­cio se­cre­to– se plan­tan jun­to a la puer­ta. Los es­ti­lis­tas en­tran y sa­len, con­ten­tos de que el tiem­po es­té nu­bla­do: «Vie­ne bien pa­ra las fo­tos», co­men­tan. Pa­re­ce el sé­qui­to de una es­tre­lla de ci­ne o la co­mi­ti­va de un monarca ab­so­lu­to. «Aho­ra mis­mo vie­ne», me di­cen una y otra vez, se­gui­do de: «Le ha sur­gi­do un im­pre­vis­to». Fi­nal­men­te, Hi­llary Clin­ton ha­ce en­tra­da. En per­so­na, sus fac­cio­nes son al­go más sua­ves que en las fo­tos: el ca­be­llo pa­re­ce más ru­bio y los ojos, más azu­les. Tie­ne 69 años y ha pa­sa­do ca­si to­da su vi­da en pri­me­ra fi­la del es­ce­na­rio mun­dial. Pri­me­ra da­ma, es­po­sa trai­cio­na­da, se­na­do­ra, se­cre­ta­ria de Es­ta­do, pri­me­ra mu­jer can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia... Has­ta sus pan­ta­lo­nes re­sul­tan fa­mi­lia­res; hoy lle­va unos ne­gros y una blu­sa azul bri­llan­te. «Ten­go cla­ro que sa­béis más so­bre mi vi­da per­so­nal que so­bre la de al­gu­nos de vues­tros me­jo­res ami­gos –di­ce en su nue­vo li­bro–. Pa­ra em­pe­zar, ha­béis leí­do mis co­rreos elec­tró­ni­cos. ¿Qué más os ha­ce fal­ta? ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra ser 'más real'? ¿Bai­lar en­ci­ma de una me­sa? ¿Po­ner­me a sol­tar pa­la­bro­tas? ¿Rom­per a llo­rar?».

CON­FLIC­TO CON CO­REA DEL NOR­TE "Pe­li­gro­so en ex­tre­mo"

Le co­men­to que nos vi­mos por pri­me­ra vez du­ran­te un via­je a Co­rea del Sur en 2010. Aho­ra, Co­rea no pa­ra de sa­lir en las no­ti­cias. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano de­jó bo­quia­bier­tos a mu­chos al ame­na­zar en la ONU con «des­truir Co­rea del

Nor­te» y bur­lar­se del dic­ta­dor Kim Jong-un, a quien lla­mó «el hom­bre cohe­te». P. Al oír­le, ¿no pen­sa­ba que era us­ted la que de­be­ría ha­ber ha­bla­do an­te la ONU?

R. Ha­cien­do abs­trac­ción de eso, me re­sul­tó di­fí­cil de creer que Trump pu­die­ra de­cir esas co­sas. Fue un dis­cur­so in­quie­tan­te: ne­ga­ti­vo, pe­li­gro­so...

A Clin­ton le in­quie­ta so­bre to­do que Trump re­vier­ta el acuer­do nu­clear con Irán es­ta­ble­ci­do por Ba­rack Oba­ma. Trump ha ca­li­fi­ca­do el con­ve­nio co­mo «una ver­güen­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos». «Es­ta gen­te va a ha­cer sal­tar por los ai­res el con­ve­nio nu­clear con Irán por la sim­ple ra­zón de que lo hi­ci­mos no­so­tros –cuen­ta Hi­llary–. El acuer­do con los ira­níes pu­so freno a su pro­gra­ma nu­clear. Por eso, cuan­do oi­go al pre­si­den­te Trump ha­blar de for­ma tan be­li­co­sa, ame­na­zan­do, no ya so­lo a Co­rea del Nor­te, sino tam­bién a Irán, me di­go que exis­te la po­si­bi­li­dad de que nos en­con­tre­mos con dos desafíos nu­clea­res, pe­li­gro­sos en ex­tre­mo, con con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles –pe­ro ho­rro­ro­sas– pa­ra las per­so­nas que vi­ven en esas re­gio­nes».

DE­RRO­TA ELEC­TO­RAL "No pen­sa­ba que fue­ra a per­der"

En lu­gar de acep­tar la de­rro­ta y re­ti­rar­se, Clin­ton ha es­cri­to un li­bro de 494 pá­gi­nas lla­ma­do What hap­pe­ned ('Qué fue lo que pa­só'). Du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta se ríe mu­chas ve­ces, pe­ro su amar­gu­ra sa­le a re­lu­cir ca­da vez que men­cio­na a Trump. Una ín­ti­ma ami­ga su­ya me di­ce que «Hi­llary se sien­te de­vas­ta­da». En per­so­na, Clin­ton in­sis­te: «He desa­rro­lla­do una piel de ri­no­ce­ron­te».

"Es­toy har­ta de que es­pe­cu­len con mi ma­tri­mo­nio. Quie­ro a Bill con to­do mi co­ra­zón"

En los años no­ven­ta tu­vo que aguan­tar que el mun­do en­te­ro se en­te­ra­se de que su es­po­so ha­bía te­ni­do una aven­tu­ra con una be­ca­ria. Des­pués, cuan­do tra­tó de al­zar­se con la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta en 2008, vio co­mo es­ta re­caía en un hom­bre más jo­ven con me­nos ex­pe­rien­cia. Pe­ro se co­mió el or­gu­llo y se pu­so a tra­ba­jar pa­ra él. Por úl­ti­mo vol­vió a pre­sen­tar­se y per­dió con­tra un pre­sen­ta­dor de reality show que se jac­ta­ba de ha­ber co­me­ti­do aco­so se­xual y tui­tea­ba in­sul­tos a dies­tro y si­nies­tro. «Te­nía cla­ro que se­ría una pre­si­den­ta muy bue­na –afir­ma aho­ra–. No pen­sa­ba que fue­ra a per­der». Re­co­no­ce que ya te­nía pre­pa­ra­dos los cien pri­me­ros días de go­bierno, que ha­bía es­cri­to su dis­cur­so de la vic­to­ria, que pen­sa­ba pro­nun­ciar ves­ti­da de blan­co por ser el co­lor de las su­fra­gis­tas. De he­cho, se sen­tía tan con­fia­da que du­ran­te la no­che elec­to­ral, cuan­do em­pe­za­ron a lle­gar

los pri­me­ros re­sul­ta­dos, fue a echar una ca­be­za­di­ta en su sui­te del ho­tel Pe­nin­su­la de Nue­va York. Se le­van­tó po­co an­tes de la me­dia­no­che y se en­con­tró con que su ma­ri­do y sus co­la­bo­ra­do­res es­ta­ban pi­dien­do whisky pa­ra asi­mi­lar el sus­to, mien­tras Es­ta­dos cla­ve co­mo Flo­ri­da iban a pa­rar a Trump. A la 1:35 de la ma­dru­ga­da, to­do ha­bía ter­mi­na­do. Le­jos de pro­nun­ciar dis­cur­sos triun­fa­les, Bill y ella se que­da­ron tum­ba­dos en la ca­ma mi­ran­do al te­cho.

TRUMP EN LA PRE­SI­DEN­CIA "Yo ten­go una res­pon­sa­bi­li­dad en lo su­ce­di­do"

P. Cuan­do hoy se des­pier­ta por la ma­ña­na, ¿si­gue pre­gun­tán­do­se có­mo fue po­si­ble que al­go así pa­sa­ra?

R. Sí. No me lo pre­gun­to ca­da mi­nu­to de la vi­da, pe­ro sí que es una pre­gun­ta que me ha­go a mí mis­ma to­dos los días. P. ¿Le en­tran ga­nas de dar­le un so­pa­po a al­guien? R. [Ríe]. Una ami­ga me re­ga­ló un pe­que­ño pós­ter que di­ce: «Ha­go yo­ga, ha­go me­di­ta­ción, pe­ro a ve­ces me en­tran ga­nas de liar­me a pa­ta­das». Co­noz­co esa sen­sa­ción. Me re­sul­ta an­gus­tio­so por­que, si hu­bie­ra per­di­do con­tra un 're­pu­bli­cano nor­mal', no ten­dría es­ta sen­sa­ción de aba­ti­mien­to por lo su­ce­di­do en el país. He­mos ele­gi­do a una per­so­na que no sa­be ca­si na­da, a la que ca­si na­da le im­por­ta y cu­ya má­xi­ma as­pi­ra­ción es con­se­guir el aplau­so de las ma­sas. Me di­go que ten­go una te­rri­ble res­pon­sa­bi­li­dad por no ha­ber da­do con la for­ma de ven­cer a es­ta per­so­na. Sin du­da te­nía que ha­ber una for­ma, pe­ro no la en­con­tré.

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del 9 de no­viem­bre, Hi­llary lla­mó a su ri­val pa­ra re­co­no­cer la de­rro­ta. Lo des­cri­be co­mo «uno de los mo­men­tos más ra­ros de mi vi­da, por­que re­sul­tó ex­tra­ña­men­te or­di­na­rio, ano­dino, co­mo si es­tu­vie­ra lla­man­do a una ve­ci­na pa­ra avi­sar de que el sá­ba­do no po­dría ir a su bar­ba­coa». Al día si­guien­te se di­ri­gió a sus llo­ro­sos se­gui­do­res. Des­pués, Bill y ella guar­da­ron si­len­cio du­ran­te el tra­yec­to de re­gre­so a ca­sa en co­che. Ne­ce­si­ta­ba dis­traer su men­te, así que se pu­so a or­de­nar los ar­ma­rios, le­yó to­das las no­ve­las de Ele­na Fe­rran­te y fue a ver Les Mi­sé­ra­bles y otros mu­si­ca­les de Broad­way. Pe­ro na­da po­día ha­cer­la es­ca­par de lo su­ce­di­do. Has­ta el pa­pel pin­ta­do de su dor­mi­to­rio, ama­ri­llo con flo­res, era una ré­pli­ca del que ha­bía en su an­ti­guo dor­mi­to­rio en la Ca­sa Blan­ca. Una y otra vez se ha­cía la mis­ma pre­gun­ta: «¿Có­mo se ex­pli­ca?». To­do se re­du­cía a 77.744 vo­tos de en­tre los 136 mi­llo­nes compu­tados. «Si 40.000 vo­tan­tes de Wis­con­sin, Mí­chi­gan y Pen­sil­va­nia hu­bie­ran cam­bia­do de idea, la ga­na­do­ra ha­bría si­do yo», es­cri­be. «Te­nía que en­ten­der lo su­ce­di­do, y eso fue lo que me lle­vó a es­cri­bir el li­bro». Y re­co­no­ce: «El pro­ce­so de es­cri­bir­lo re­sul­tó tan do­lo­ro­so que a ve­ces te­nía que de­jar­lo pa­ra echar­me en la ca­ma».

P. ¿No se­ría me­jor acep­tar la de­rro­ta y ca­llar? R. Es­toy más que dis­pues­ta a acep­tar mi res­pon­sa­bi­li­dad en lo que per­ci­bo co­mo erro­res de cam­pa­ña. Pe­ro no to­do se re­du­ce a eso. He he­cho in­fi­ni­dad de cam­pa­ñas y nin­gu­na es per­fec­ta. La gen­te me­te la pa­ta, hay des­pro­pó­si­tos... Pe­ro es­to va más allá, hu­bo otras fuer­zas en jue­go, y con­si­de­ro que se tra­ta de una de las ma­yo­res ame­na­zas a la de­mo­cra­cia.

En­tre las 'fuer­zas' a las que cul­pa en el li­bro se in­clu­yen la mi­so­gi­nia a la que Trump re­cu­rrió, el sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se de co­le­gios elec­to­ra­les (de he­cho, Hi­llary ob­tu­vo tres mi­llo­nes más de vo­tos que su opo­nen­te y, sin em­bar­go, per­dió), la di­fu­sión de fal­sas no­ti­cias a tra­vés de las re­des so­cia­les y la in­ter­fe­ren­cia del pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir

"Ten­go un pós­ter don­de po­ne: 'Ha­go yo­ga, me­di­ta­ción... Pe­ro a ve­ces me dan ga­nas de liar­me a pa­ta­das'. Co­noz­co esa sen­sa­ción"

Pu­tin, que ella ca­li­fi­ca co­mo «más gra­ve que el ca­so Wa­ter­ga­te». En­tre otras co­sas, Clin­ton es­tá re­fi­rién­do­se a la su­pues­ta im­pli­ca­ción de Pu­tin en la fil­tra­ción de sus co­rreos elec­tró­ni­cos he­cha por Ju­lian As­san­ge, el fun­da­dor de Wikileaks.

EL VER­DA­DE­RO CUL­PA­BLE DE SU DE­RRO­TA "Sin esa car­ta ha­bría ga­na­do las elec­cio­nes"

Más que a nin­gu­na otra per­so­na, Clin­ton cul­pa al di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, por ha­ber en­via­do una car­ta al Con­gre­so jus­to an­tes de las elec­cio­nes. En esa mi­si­va re­ve­la­ba que al­gu­nos de los men­cio­na­dos co­rreos «te­nían que ver» con una di­rec­ción pri­va­da de correo en la que se ha­bría di­fun­di­do in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da du­ran­te su eta­pa co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do. «Una tor­men­ta ca­si per­fec­ta», re­su­me ella hoy. «Creo que sin esa car­ta hu­bie­ra ga­na­do las elec­cio­nes. La com­bi­na­ción de esa ma­nio­bra, he­cha 11 días an­tes de las elec­cio­nes, y la uti­li­za­ción que los ru­sos hi­cie­ron de Wikileaks des­per­tó las su­fi­cien­tes du­das en­tre un pu­ña­do de de­ce­nas de mi­les de vo­tan­tes en tres Es­ta­dos co­mo pa­ra lle­var­los a cam­biar el sen­ti­do de su vo­to».

P. Pe­ro tam­bién es cier­to que el an­ti­guo vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den fue crí­ti­co con su cam­pa­ña elec­to­ral, por la au­sen­cia de un men­sa­je eco­nó­mi­co, y que mu­chos vo­tan­tes la acu­sa­ron de eli­tis­ta, de es­tar des­co­nec­ta­da de la gen­te. R. Sa­bía que esa ra­bia es­ta­ba ahí, pe­ro pen­sa­ba –y el vo­to po­pu­lar así lo de­mues­tra– que ha­bía más es­ta­dou­ni­den­ses de acuer­do con nues­tra di­rec­ción que en desacuer­do. Tam­bién creía que Trump es­ta­ba tem­pe­ra­men­tal­men­te in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te, ca­re­cía de la pre­pa­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra el car­go. Creo que ha­bía mu­cha in­dig­na­ción y frus­tra­ción por el co­lap­so fi­nan­cie­ro de 2007-2009; mu­cha gen­te per­dió los aho­rros, el em­pleo o el ho­gar. Pe­ro Ba­rack Oba­ma es­ta­bi­li­zó los mer­ca­dos y nos sa­có del apu­ro. Yo no me creo eso de que el prin­ci­pal atrac­ti­vo de Trump es­tá ba­sa­do en la in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca. Fue una com­bi­na­ción de ma­ni­pu­la­ción de los mie­dos, sal­pi­men­ta­da con el re­cur­so al ma­chis­mo, al ra­cis­mo y a la fo­bia a la in­mi­gra­ción. Des­de el pri­mer día, su cam­pa­ña es­tu­vo cen­tra­da en chi­vos ex­pia­to­rios. En la idea de que si no ocu­pas el lu­gar que crees me­re­cer en la so­cie­dad es por­que hay otro que te lo ha arre­ba­ta­do.

EL PA­PEL DEL 'BRE­XIT' "Sa­bían lo que ha­bía que ha­cer: re­pe­tir una men­ti­ra re­pug­nan­te una y otra vez"

P. En su cam­pa­ña, Trump di­jo que su vic­to­ria su­pon­dría «un 'bre­xit' al cua­dra­do». ¿La vo­ta­ción bri­tá­ni­ca, cin­co me­ses an­tes, no le hi­zo pen­sar que en Es­ta­dos Uni­dos po­día dar­se un ca­ta­clis­mo po­pu­lis­ta pa­re­ci­do?

R. Ten­dría que ha­ber­me sen­ti­do más alar­ma­da por el 'bre­xit'. Al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas tra­ba­ja­ban pa­ra Trump y te­nían cla­ro lo que ha­bía que ha­cer: re­pe­tir una men­ti­ra re­pug­nan­te una y otra vez y con­ven­cer a la gen­te de que eso qui­zá no me­jo­ra­ría sus vi­das, pe­ro sí iba a ha­cer que se sin­tie­ran me­jor. Vo­ta­ron con­tra la UE, con­ven­ci­dos de que se­ría bueno pa­ra el pue­ble­ci­to en que vi­vían. No te­nía el me­nor sen­ti­do. En la cam­pa­ña pre­si­den­cial, es­te fac­tor tam­bién se da­ba, pe­ro no creía­mos ser tan vul­ne­ra­bles. Es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos... en par­te por­que los ru­sos in­ter­vi­nie­ron de mo­do de­ci­si­vo.

PU­TIN, EL MA­LO DE LA PE­LÍ­CU­LA "Me de­ja­ba ver la en­tre­pier­na de for­ma os­ten­to­sa"

Clin­ton ase­gu­ra que Pu­tin le tie­ne ver­da­de­ra ma­nía per­so­nal y que en sus en­cuen­tros «acos­tum­bra a des­pa­ta­rrar­se en el si­llón, de­jan­do ver la en­tre­pier­na de for­ma os­ten­to­sa». «Los ru­sos es­tán re­sen­ti­dos con la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se de los años no­ven­ta, en­ca­mi­na­da a fa­vo­re­cer la de­mo­cra­cia y pro­te­ger a las an­ti­guas re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas –ar­gu­men­ta–. Pu­tin me di­jo que el co­lap­so de la URSS su­pu­so la ma­yor ca­tás­tro­fe en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad». Hi­llary hi­zo lo po­si­ble por me­jo­rar la si­tua­ción. Se­gún di­ce, acu­día a las reunio­nes con el ru­so de­ter­mi­na­da a en­con­trar al­gún pun­to en co­mún, pe­ro, «co­mo el pre­si­den­te Oba­ma di­jo en una oca­sión, Pu­tin es co­mo uno de esos alum­nos que siem­pre se sien­tan en la úl­ti­ma fi­la y no te pres­ta la me­nor aten­ción». Tan so­lo con­si­guió con­ci­tar su in­te­rés cier­ta vez que le pre­gun­tó por los ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción. «¡El hom­bre de pron­to vol­vió a la vi­da! –cuen­ta–. Me hi­zo ba­jar co­rrien­do por las es­ca­le­ras, en­tre el des­con­cier­to de sus guar­daes­pal­das, y me lle­vó a su des­pa­cho, en el que ha­bía un ma­pa de Ru­sia gi­gan­tes­co. Se pu­so a de­cir­me que te­nía pre­vis­to via­jar a tal si­tio pa­ra 'po­ner cha­pas de iden­ti­fi­ca­ción a los osos po­la­res'. Y de re­pen­te me pre­gun­tó: '¿Cree que a su ma­ri­do le gus­ta­ría ir con­mi­go?'. Res­pon­dí que se lo pre­gun­ta­ría, pe­ro que si Bill es­ta­ba ocu­pa­do yo mis­ma es­ta­ría en­can­ta­da de acom­pa­ñar­le». La in­vi­ta­ción no lle­gó nun­ca. En su lu­gar, en oc­tu­bre pa­sa­do, el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se acu­só for­mal­men­te al Ga­bi­ne­te ru­so de ha­ber­se in­fil­tra­do en la red de or­de­na­do­res del par­ti­do de­mó­cra­ta y agre­gó que Mos­cú es­ta­ba tra­tan­do de in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Ha­ce un mes, Facebook re­co­no­ció que los ru­sos ha­bían gas­ta­do cien mil dó­la­res en unos tres mil anun­cios en su web so­bre cues­tio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en los dos úl­ti­mos años. Quien hi­cie­ra clic en al­guno re­ci­bía un alu­vión de his­to­rias pro­vo­ca­do­ras. «No hay país en el mun­do que ha­ya ata­ca­do a Es­ta­dos Uni­dos con tan po­cas con­se­cuen­cias», es­cri­be Hi­llary en su li­bro.

P. ¿La Ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma ten­dría que ha­ber he­cho al­go más?

R. ¡Buf! [Sus­pi­ra]. Ha­ría fal­ta otra en­tre­vis­ta en­te­ra pa­ra tra­tar es­ta cues­tión. P. La pre­gun­ta cla­ve es: ¿qué te­nía Pu­tin que ga­nar apo­yan­do a Trump?

R. Trump es­tá su­peran­do to­das sus ex­pec­ta­ti­vas... con el pe­que­ño de­ta­lle de que, en el fon­do, es un hom­bre im­pre­vi­si­ble. Pu­tin pen­sa­ba es­tar apo­yan­do a

"No hay país que ha­ya ata­ca­do a Es­ta­dos Uni­dos con tan po­cas con­se­cuen­cias co­mo Ru­sia"

"He desa­rro­lla­do una piel de ri­no­ce­ron­te. No ten­go in­ten­ción de des­apa­re­cer"

al­guien que re­ti­ra­ría las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y se mos­tra­ría com­pla­cien­te en lo to­can­te a Si­ria y Ucrania. Es lo que ha su­ce­di­do, has­ta cier­to pun­to. P. Qui­zá los ru­sos di­fun­die­ron no­ti­cias fal­sas, pe­ro ¿có­mo se ex­pli­ca que tan­tos es­ta­dou­ni­den­ses se las 'tra­ga­ran'? Un ru­mor par­ti­cu­lar­men­te abe­rran­te pe­ro que tu­vo su re­per­cu­sión fue el de que Hi­llary y su je­fe de cam­pa­ña, John Po­des­ta, di­ri­gían una red de trá­fi­co de ni­ños. R. ¿Có­mo es po­si­ble que ha­ya gen­te que se crea esas co­sas? ¿Tan­to me de­tes­tan, o tan­to de­tes­tan mis pos­tu­ras po­lí­ti­cas, que es­tán dis­pues­tos a 'tra­gar­se' la men­ti­ra más mons­truo­sa? ¿Có­mo he­mos po­di­do de­jar que las co­sas lle­ga­ran a es­te pun­to?

EL MA­CHIS­MO "Trump re­so­lla­ba en mi nu­ca. Me dio as­co"

P. Con in­de­pen­den­cia de la opinión que uno ten­ga, fue po­co edi­fi­can­te –por de­cir­lo fi­na­men­te– ver que gen­te au­lla­ba «¡ma­tad a esa pu­ta!» en los mí­ti­nes elec­to­ra­les. ¿Có­mo se sin­tió al ver­lo? R. El ma­chis­mo y la mi­so­gi­nia son en­dé­mi­cos en nues­tra so­cie­dad, por lo que es na­tu­ral que es­tén pre­sen­tes en la po­lí­ti­ca. Lo que me pa­re­ció más ruin fue que el pro­pio can­di­da­to lo es­ti­mu­la­ra. En es­ta cam­pa­ña hu­bo una per­so­na que de­fen­día el uso de la vio­len­cia, que di­jo co­sas ho­rro­ro­sas. Me re­sul­ta­ba di­fí­cil asi­mi­lar que to­do eso es­tu­vie­ra pa­san­do de ver­dad.

En el li­bro, Clin­ton des­cri­be lo que sin­tió cuan­do Trump es­tu­vo si­guién­do­le los pa­sos por el es­ce­na­rio du­ran­te el se­gun­do de­ba­te te­le­vi­si­vo, po­cos días des­pués de que fue­ra he­cha pú­bli­ca una gra­ba­ción en la que se jac­ta­ba de ha­ber ma­no­sea­do a bas­tan­tes mu­je­res. «El hom­bre es­ta­ba re­so­llan­do tras mi nu­ca, li­te­ral­men­te», es­cri­be. «Me dio ver­da­de­ro as­co. Lo que hi­zo Trump fue lle­var a la prác­ti­ca su pro­pio reality show, mon­tar una cam­pa­ña lle­na de ata­ques per­so­na­les, to­do ello muy en­tre­te­ni­do pa­ra el es­pec­ta­dor», di­ce.

P. Sin em­bar­go, la gen­te no se li­mi­tó a mi­rar; vo­ta­ron por él, y no po­cas mu­je­res. El 53 por cien­to de las vo­tan­tes de ra­za blan­ca se de­can­tó por Trump. ¿Le sor­pren­dió? R. No. Ese ti­po de fuer­zas han exis­ti­do du­ran­te to­da mi vi­da. Pe­ro, gra­cias a la le­gis­la­ción y a un am­plio con­sen­so, a par­tir de los años se­sen­ta se hi­zo ca­da vez me­nos acep­ta­ble mon­tar una cam­pa­ña po­lí­ti­ca abier­ta­men­te ma­chis­ta. Sin em­bar­go, eso no quie­re de­cir que to­do el mun­do se hi­cie­ra fe­mi­nis­ta y es­tu­vie­ra a fa­vor de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Hay gen­te que me di­ce que te­ne­mos que en­con­trar el me­dio de atraer a los vo­tan­tes de Trump. Y yo pre­gun­to: ¿a qué pre­cio? ¿Vol­vien­do la es­pal­da a los re­fu­gia­dos y los in­mi­gran­tes? ¿Per­mi­tien­do la dis­cri­mi­na­ción con­tra los ne­gros y las mu­je­res? No me re­sul­ta un cos­te acep­ta­ble. Lo que te­ne­mos que ha­cer es ser más efi­ca­ces a la ho­ra de trans­mi­tir el men­sa­je de que va­mos a am­pliar el es­pec­tro de opor­tu­ni­da­des en la so­cie­dad, pa­ra que más per­so­nas pue­dan con­ver­tir sus sue­ños en reali­dad. P. Pe­ro ya di­jo es­tas mis­mas co­sas du­ran­te la cam­pa­ña y no fun­cio­nó. ¿Qui­zá los es­ta­dou­ni­den­ses a es­tas al­tu­ras sen­ci­lla­men­te es­tán har­tos de los Clin­ton? R. Por mi par­te, no ten­go in­ten­ción de des­apa­re­cer. Voy a se­guir tra­ba­jan­do de for­ma ac­ti­va en la po­lí­ti­ca, por­que la po­lí­ti­ca me in­tere­sa, y mu­cho. P. ¿Cree que las mu­je­res ejer­cen el li­de­raz­go de otra for­ma?

R. Creo que yo sí que lo ha­go. Me gus­ta es­cu­char. No me gus­ta fan­fa­rro­near ni men­tir so­bre lo que pue­do ha­cer... ¡lo que creo que me si­tuó en po­si­ción de des­ven­ta­ja es­ta úl­ti­ma vez! P. Des­pués de ha­ber pa­sa­do por tan­tas co­sas, ¿ani­ma­ría a su hi­ja, Chel­sea, a en­trar en la po­lí­ti­ca?

R. Chel­sea es una per­so­na in­de­pen­dien­te y con unas cua­li­da­des in­creí­bles. Ha es­cri­to un par de li­bros muy bue­nos y no creo que ten­ga el me­nor in­te­rés en ocu­par un car­go po­lí­ti­co.

UN DES­PRE­CIO MU­TUO Clin­ton no ocul­ta que du­ran­te sus en­cuen­tros con Trump en la cam­pa­ña lle­gó a sen­tir «as­co». Tras ad­mi­tir en unas gra­ba­cio­nes que abu­sa­ba de las mu­je­res, la per­se­guía por el es­ce­na­rio de los de­ba­tes pa­ra, di­ce Hi­llary, «mon­tar su show».

ENEMI­GOS ÍN­TI­MOS Ni en su eta­pa de pri­me­ra da­ma ni co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do con­si­guió Clin­ton co­nec­tar con Pu­tin, se­gún cuen­ta ella mis­ma. Aho­ra acu­sa al pre­si­den­te ru­so de es­tar de­trás de su de­rro­ta, a tra­vés de la fil­tra­ción de sus co­rreos, y de ser una ame­na­za pa­ra la de­mo­cra­cia en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.