La ca­rre­ra más ex­tre­ma del mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URI­BA­RRI / FO­TO­GRA­FÍAS: KA­TIE ORLINSKI

Es­tás en la na­da. Na­die te va a ayu­dar. De­bes so­bre­vi­vir y lle­var sa­nas y sal­vas has­ta el si­guien­te pun­to del ma­pa a esas 16 cria­tu­ras que te acom­pa­ñan y que son lo más im­por­tan­te del mun­do».

de par­ti­ci­par en una ca­rre­ra de tri­neos de pe­rros co­mo la Idi­ta­rod ('lu­gar le­jano' en la len­gua de los na­ti­vos de Alas­ka). Son 1609 ki­ló­me­tros, des­de An­cho­ra­ge has­ta No­me, a lo lar­go de la tun­dra, bos­ques de co­ní­fe­ras, co­li­nas, ríos he­la­dos, vien­to y tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 40 gra­dos ba­jo ce­ro. Es una de las ca­rre­ras más an­ti­guas: arran­có en 1973. En la Yu­kon Quest, que co­men­zó a ce­le­brar­se en 1984, hay que re­co­rrer la mis­ma dis­tan­cia. Pe­ro es más du­ra por­que co­mien­za a prin­ci­pios de fe­bre­ro, cuan­do el tiem­po es de lo más in­mi­se­ri­cor­de (la Idi­ta­rod se ce­le­bra en mar­zo). Se tra­ta de via­jar des­de Fair­banks, en Alas­ka, has­ta Whi­tehor­se, en Ca­na­dá. Hay que su­pe­rar cua­tro cum­bres mon­ta­ño­sas con so­lo nue­ve pues­tos de con­trol y en com­ple­ta so­le­dad por una ex­ten­sión más gran­de que Fran­cia. Son 1609 ki­ló­me­tros en los que los par­ti­ci­pan­tes ape­nas duer­men, pa­de­cen un im­por­tan­te des­gas­te fí­si­co y su­fren tem­pe­ra­tu­ras exas­pe­ran­tes. Ade­más, de los tri­neos ti­ran so­lo 14 pe­rros: en la Idi­ta­rod, 16. Hay que te­ner mu­cha vo­ca­ción pa­ra en­ro­lar­se en es­tas ex­pe­di­cio­nes que re­cuer­dan las aven­tu­ras de los bus­ca­do­res de oro na­rra­das por Jack Lon­don en Col­mi­llo blan­co. Son ex­pe­rien­cias ex­tre­mas, don­de, co­mo ex­pli­ca Kris­tin, «sa­cas lo más du­ro de ti». Por eso en­gan­chan. «No com­pi­tes con­tra otros equi­pos, la ca­rre­ra es con­tra el re­loj, la ru­ta, el

los lo­bos de las re­gio­nes po­la­res. La co­mu­nión en­tre un mus­her y el lí­der de su lí­nea de pe­rros es to­tal. «Mu­chas ve­ces no pue­des ver el ca­mino ni a los pe­rros que van de­lan­te. Te tie­nes que de­jar guiar por ellos, que son los que to­man las de­ci­sio­nes. Ga­nan los pe­rros. Lo úni­co que yo ha­go es cui­dar­los», ha ex­pli­ca­do Hugh Neff. No se per­mi­te ayu­da pa­ra el mus­her sal­vo en uno de los pun­tos de con­trol; sí hay ve­te­ri­na­rios en to­dos los con­tro­les pa­ra aten­der a los ani­ma­les. Hay ve­to a las co­mu­ni­ca­cio­nes. Los mus­hers de­ben ser au­to­su­fi­cien­tes. En 2015, a Brent Sass lo des­ca­li­fi­ca­ron de la Idi­ta­rod por lle­var un ipod Touch. Se tra­ta del hom­bre, los pe­rros, el frío y la na­da.

FRÍO DE CAM­PEO­NA­TO Son fre­cuen­tes las tor­men­tas de nie­ve y vien­tos de 160 ki­ló­me­tros por ho­ra. En la ca­rre­ra Idi­ta­rod ti­ran de los tri­neos 16 pe­rros; en la Yu­kon Quest so­lo lo ha­cen 14.

PA­RIEN­TES DE LOS LO­BOS Uno de los pe­rros de es­tas ca­rre­ras, du­ran­te un des­can­so. Des­cien­den de los lo­bos po­la­res y son muy re­sis­ten­tes al frío.

LOS 'MUS­HERS' Los con­duc­to­res de tri­neos se lla­man mus­hers. El tér­mino pro­ce­de de mar­che, la or­den de arran­car que da­ban los an­ti­guos co­lo­nos fran­ce­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.