Are­nas mo­ve­di­zas

De ipods y au­ri­cu­la­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por

si va us­ted en trans­por­te pú­bli­co mien­tras me es­tá le­yen­do mi­re a su al­re­de­dor, es­pe­cial­men­te a la gen­te me­nos ave­jen­ta­da: ¿a que un buen nú­me­ro de ellos lle­van au­ri­cu­la­res? Au­ri­cu­la­res de bo­tón, oclu­si­vos o no, o clá­si­cos de los que se usan en ra­dio o en al­ta fi­de­li­dad. Au­ri­cu­la­res pa­ra ais­lar­se de su en­torno y es­cu­char su mú­si­ca o sus pod­cast fa­vo­ri­tos. Re­cuer­den los más ma­yo­res que, en el re­cien­te Pleis­to­ceno, las ra­dios pe­que­ñas lle­va­ban un au­ri­cu­lar de un oí­do so­lo que era uti­li­za­do, fun­da­men­tal­men­te, pa­ra es­cu­char el fút­bol. Yo veía a al­gún se­ñor ma­yor con un so­lo au­ri­cu­lar y ca­si siem­pre le pre­gun­ta­ba por có­mo iba el Be­tis. ¡Y me lo de­cía! Es­ta co­sa cam­bió el día en que Sony in­ven­tó el walkman, que era en­tre­sa­car so­ni­do de al­ta fi­de­li­dad de una sim­ple ca­se­te y que con­vir­tió en pa­sean­tes ca­si zom­bis a los que has­ta en­ton­ces ne­ce­si­ta­ban un gran re­pro­duc­tor de di­fí­cil trans­por­te. In­me­dia­ta­men­te lle­ga­ron las ra­dios mi­nús­cu­las con so­ni­do equi­va­len­te que te per­mi­tían se­guir las FM y sus pro­gra­ma­cio­nes, se­gún gus­tos. El walkman lle­gó a Es­pa­ña, si no me equi­vo­co, re­cién es­tre­na­dos los ochen­ta y na­die me qui­ta de la ca­be­za que em­pe­zó a car­gar­se el vi­ni­lo. Des­pués de­jó las ca­se­tes y ya uti­li­zó CD, y lue­go di­ver­sos ti­pos de ar­chi­vos. Hi­zo aún más ri­cos a los ac­cio­nis­tas de Sony y fue re­ti­ra­do ha­ce no tan­tos años, aun­que la com­pa­ñía man­ten­ga aún la mar­ca pa­ra un re­pro­duc­tor de ar­chi­vos de au­dio que no he pro­ba­do, pe­ro que no tie­ne ma­la pin­ta, que ha si­do el si­guien­te es­ca­lón, aun­que no el úl­ti­mo ya que aho­ra la pro­ta­go­nis­ta es la mú­si­ca en strea­ming a tra­vés de tu smartp­ho­ne. Y así has­ta nues­tros días. Los que lle­va­mos me­dia vi­da con au­ri­cu­la­res en las ore­jas de­be­mos an­dar con cui­da­do con el vo­lu­men y nues­tros oí­dos. Mu­chas ho­ras de ra­dio con el au­ri­cu­lar a to­pe te co­bran un pre­cio. Yo an­do a me­dio potenciómetro, pe­ro, por ejem­plo, mi co­le­ga Pa­lo­ma Tor­ta­ja­da se gas­ta un vo­lu­men –que ca­si se aco­pla con el mi­cró­fono– y que la va a de­jar sor­da, con lo mag­ní­fi­ca que es. Con los di­fe­ren­tes au­ri­cu­la­res pa­ra es­cu­char mú­si­ca en cual­quie­ra de sus va­rie­da­des y ter­mi­na­les vie­ne ocu­rrien­do al­go se­me­jan­te a lo de Pa­lo­ma: hay per­so­nas que con el vo­lu­men de su au­ri­cu­lar po­drían po­ner a bai­lar a to­do un va­gón de AVE. Uno no en­tien­de que no aca­ben aton­ta­dos. Pe­ro son sus oí­dos y allá ellos. La Unión Eu­ro­pea ha im­pues­to a los fa­bri­can­tes de cual­quier re­pro­duc­tor de so­ni­do que se ven­da en te­rri­to­rio eu­ro­peo, sea el que sea, un li­mi­ta­dor de vo­lu­men. Tan­to que los vie­jos ipods pa­re­cen al­ta­vo­ces de dis­co­te­ca com­pa­ra­dos con los nue­vos in­ven­tos de Ap­ple o de cual­quier otro fa­bri­can­te. De­pen­dien­do de la im­pe­dan­cia de los au­ri­cu­la­res –es acon­se­ja­ble me­nos de 32 oh­mios– la po­ten­cia es un chu­rre­te. Una co­sa es que oi­gas per­fec­ta­men­te la mú­si­ca del via­je­ro que va tres fi­las por de­lan­te y otra, que es­cu­ches más los rui­dos ex­ter­nos que tu pro­pio ar­chi­vo. Cual­quier ves­ti­gio de los ipod Clas­sic que Ap­ple ha re­ti­ra­do del mer­ca­do se oía in­fi­ni­ta­men­te me­jor que el nue­vo hí­bri­do que ven­de la em­pre­sa de Cu­per­tino... a no ser que sea com­pra­do en Es­ta­dos Uni­dos, don­de en­tien­den que allá ca­da cual con su vi­da y su au­di­ción. Hay quien ase­gu­ra que se pue­de des­blo­quear ese lí­mi­te me­dian­te mo­di­fi­ca­cio­nes del firm­wa­re, pe­ro ni sé ni me pa­re­ce acon­se­ja­ble: lo me­jor es pe­dír­se­lo a un amigo ame­ri­cano, en­car­gar­lo por In­ter­net o bus­car­se, co­mo de­cía, unos au­ri­cu­la­res con

Una co­sa es que oi­gas per­fec­ta­men­te la mú­si­ca del via­je­ro que va tres fi­las de­lan­te y otra, que es­cu­ches más los rui­dos ex­ter­nos que tu ar­chi­vo

Qbuen equi­li­brio en­tre im­pe­dan­cia y sen­si­bi­li­dad. Es­ta úl­ti­ma se mi­de en de­ci­be­lios y, si se quie­re op­ti­mi­zar la po­ten­cia, es bueno bus­car­los con más de 100 de­ci­be­lios. Cier­to es que to­do eso re­sul­ta muy per­so­nal y ca­da uno sa­be lo que le con­vie­ne a su oí­do: no es­tá de más sa­ber que la OMS ad­vier­te de los pe­li­gros que mu­cho vo­lu­men y lar­gas se­sio­nes tie­nen pa­ra la sa­lud. Yo si­go con un vie­jo itouch de an­tes de la re­gu­la­ción que sue­na a glo­ria: so­lo tie­ne pa­ra 65 gi­gas o así, pe­ro me da el avío. A la es­pe­ra de re­no­var el par­que de re­pro­duc­to­res de au­dio, me con­for­ma­ré con lo que ten­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.