Ten­den­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Cris­ti­na Uran­ga

Ir de shop­ping ya no es trendy. Las subas­tas de ob­je­tos de mo­da es­tán a la úl­ti­ma. Te con­ta­mos por qué.

Si ado­ras los 'clá­si­cos', es­tás de en­ho­ra­bue­na. Las subas­tas pue­den ser el au­tén­ti­co 'te­rri­to­rio cho­llo'. Te con­ta­mos có­mo.

Exis­te un nue­vo clien­te en el uni­ver­so de las subas­tas que sa­be muy bien lo que bus­ca y que es­tá dis­pues­to a con­se­guir­lo: edi­cio­nes li­mi­ta­das de bol­sos im­po­si­bles de en­con­trar, ves­ti­dos de cuan­do Ale­xan­der Mcqueen era di­rec­tor crea­ti­vo de Fen­di o pie­zas de Cé­li­ne fir­ma­das por Phoe­be Phi­lo. Y, ¿por qué no?, tam­bién un Bir­kin, de Her­mès, por me­nos de 3000 eu­ros; un 2.55, de Cha­nel, por me­nos de 900… o un Mu­se, de Dior, por ape­nas 200. Lo que se co­no­ce co­mo au­tén­ti­cos cho­llos. Y gran­des in­ver­sio­nes. De he­cho, los aman­tes del vin­ta­ge y los in­can­sa­bles bus­ca­do­res de gan­gas de lu­jo han en­con­tra­do en las subas­tas un ver­da­de­ro fi­lón. Por­que, aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, la sa­la de pu­jas es el lu­gar en el que pue­de su­ce­der cual­quier co­sa. Des­de con­se­guir una pren­da a un pre­cio desor­bi­ta­do a to­do lo con­tra­rio, que es­te sea prác­ti­ca­men­te irri­so­rio.

Re­cuer­da: el mer­ca­do man­da e im­po­ne el pre­cio

«Esa es la ma­gia de las subas­tas, que re­sul­tan im­pre­vi­si­bles», ex­pli­ca Pi­lar Gon­zá­lez de Gre­go­rio, pre­si­den­ta de Ch­ris­tie's Es­pa­ña. «Tras ca­da una de ellas hay un gran co­no­ci­mien­to de las pie­zas y unos ex­per­tos que las va­lo­ran con to­do de­ta­lle pa­ra fi­jar la hor­qui­lla de pre­cios, pe­ro lue­go el mer­ca­do res­pon­de a su ma­ne­ra», aña­de. Y cuan­do dos co­lec­cio­nis­tas se de­jan lle­var por la emo­ción, pue­de pa­sar de to­do. «Nos ocu­rrió en una subas­ta de bol­sos que tu­vi­mos el 12 de di­ciem­bre en París –nos cuen­ta–: un Bir­kin, de Her­mès, en co­lor co­bre que nues­tros ex­per­tos ha­bían va­lo­ra­do en­tre 8000 y 10.000 eu­ros se aca­bó ven­dien­do por 100.000. Mien­tras que otro mo­de­lo igual pe­ro en piel de co­co­dri­lo ma­te va­lo­ra­do en­tre 70.000 y 90.000 eu­ros se que­dó en 87.500». Co­mo ex­pli­ca Con­sue­lo Du­rán, di­rec­to­ra de Du­rán Ar­te y Subas­tas, la ro­pa vin­ta­ge vi­ve un boom por­que hay mu­cha más in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to so­bre el te­ma. En Du­rán, pre­ci­sa­men­te, se han lle­va­do a ca­bo subas­tas de­ci­si­vas pa­ra la his­to­ria de la mo­da de nues­tro país. Co­mo la de 2003 de ves­ti­dos de Ba­len­cia­ga, mu­chos de los cua­les aca­ba­ron en el mu­seo del crea­dor en Guer­ni­ca en 2005. Tam­bién subas­ta­ron la co­lec­ción

EN LAS SUBAS­TAS HAY EX­PER­TOS QUE VA­LO­RAN CA­DA DE­TA­LLE PA­RA FI­JAR LA HOR­QUI­LLA DE PRE­CIOS

de Eloí­sa Ber­ce­ro, hi­ja del fun­da­dor de Chocolates El­go­rria­ga y una de las co­lec­cio­nis­tas de al­ta cos­tu­ra más co­no­ci­das de nues­tro país, que en 2006 se des­hi­zo de ves­ti­dos de Dior, Bal­main e Yves Saint Lau­rent. Y han rea­li­za­do pu­jas de za­pa­tos de Ma­no­lo Blah­nik. La ro­pa de di­se­ña­dor de se­gun­da mano se ha con­ver­ti­do en el mo­tor de un sec­tor que mue­ve mi­les de mi­llo­nes de eu­ros al año y del que tam­bién se han con­ta­gia­do las subas­tas. Su­po­ne en­tre el uno y el dos por cien­to de las ven­tas to­ta­les del mer­ca­do del lu­jo tra­di­cio­nal, con pie­zas de in­ver­sión ca­si más se­gu­ras que el oro. ¿Un ejem­plo? Los bol­sos Bir­kin, de Her­mès, han mul­ti­pli­ca­do su va­lor por 500 en los úl­ti­mos 35 años. Y si­guen su­bien­do. De he­cho, re­cien­te­men­te se han con­ver­ti­do en los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de subas­tas en ca­sas le­gen­da­rias co­mo Sot­heby's y Ch­ris­tie's. «Es cla­ra­men­te un mer­ca­do en al­za», ase­gu­ra la pre­si­den­ta de Ch­ris­tie's Es­pa­ña. ¿La prue­ba? «En los pri­me­ros seis me­ses de 2017 su­pe­ra­mos la mar­ca de los 10 mi­llo­nes de dó­la­res con­se­gui­dos so­lo en subas­tas de bol­sos», apun­ta. Es­ta mí­ti­ca ca­sa bri­tá­ni­ca, que aca­ba de cum­plir 250 años, ven­dió el pri­me­ro en 1978. Y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, «se tra­ta­ba de un Cha­nel

LA AU­TEN­TI­CI­DAD DE LAS PIE­ZAS ES­TÁ GA­RAN­TI­ZA­DA POR­QUE LAS CA­SAS DE SUBAS­TAS SE JUE­GAN SU REPU­TACIÓN

de la co­lec­ción par­ti­cu­lar de la pro­pia Coco que aho­ra per­te­ne­ce al Mu­seo Smith­so­nian», nos cuen­ta Ra­chel Koffsky, su ex­per­ta en ac­ce­so­rios. Des­de los años se­ten­ta, Ch­ris­tie's ha ofre­ci­do bol­sos den­tro de otras subas­tas. «Pe­ro em­pe­za­ron a ven­der­se en subas­tas on-line en 2012 y con­si­guie­ron una di­vi­sión pro­pia en 2014», aña­de Koffsky. «De he­cho, Ch­ris­tie's so­lo ven­de ro­pa y ves­ti­dos de lu­jo y al­ta cos­tu­ra –apun­ta Gon­zá­lez de Gre­go­rio– den­tro de pu­jas de pa­tri­mo­nios de per­so­na­jes pú­bli­cos co­mo Au­drey Hep­burn o Jac­kie Ken­nedy». Pe­ro no so­lo de bol­sos vi­ve la enamo­ra­da de la mo­da. Mu­chos de esos ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra se­ña­la­dos co­mo vin­ta­ge y que fa­mo­sas co­mo Ca­te Blan­chett o Sien­na Mi­ller lu­cen en las al­fom­bras ro­jas tam­bién pro­ce­den de subas­tas. Los con­si­guen es­ti­lis­tas co­mo Ka­te Young y Mi­cae­la Er­lan­ger. O la des­apa­re­ci­da y llo­ra­da An­na­bel Toll­man, ami­ga per­so­nal de Scar­lett Johans­son y una de las pio­ne­ras del vin­ta­ge de los pho­to­calls y en las subas­tas de In­ter­net.

Ra­zo­nes pa­ra com­prar en una subas­ta

Ade­más de una de las ex­pe­rien­cias más cu­rio­sas y emocionantes que se pue­de vi­vir en el mun­do de las com­pras, las subas­tas de mo­da son sin du­da una for­ma úni­ca de ad­qui­rir pie­zas di­fí­ci­les de en­con­trar en el mer­ca­do tra­di­cio­nal. Y to­dos los ex­per­tos con los que he­mos ha­bla­do coin­ci­den en lo mis­mo: hay que per­der­les el mie­do. Te da­mos to­das las ra­zo­nes. Su fun­cio­na­mien­to es muy sen­ci­llo. Pa­ra ins­cri­bir­te co­mo pu­ja­dor, so­lo ne­ce­si­tas tu DNI (en Ch­ris­tie's tam­bién te pi­den da­tos de con­tac­to y re­fe­ren­cias ban­ca­rias). Los pre­cios son mu­cho más ba­jos que en las tien­das. «El ma­yor be­ne­fi­cio es que pue­des te­ner la se­gu­ri­dad de que pa­gas el pre­cio de mer­ca­do. Cuan­do te lle­vas una pu­ja, so­lo es­tás pa­gan­do el in­cre­men­to so­bre lo que otro pu­ja­dor es­ta­ba dis­pues­to a pa­gar. En una tien­da o en un an­ti­cua­rio los pre­cios son ar­bi­tra­rios o in­clu­so pue­den es­tar in­fla­dos», ex­pli­ca Ra­chel Koffsky, de Ch­ris­tie's. «Ade­más, los de sa­li­da pue­den ser has­ta un 40 y un 50 por cien­to más ba­ra­tos que sus pre­cios que mar­can las eti­que­tas», aña­de la di­rec­to­ra de Du­rán Ar­te y Subas­tas. Tie­nes más po­si­bi­li­da­des de con­se­guir el me­jor. Las pie­zas se di­vi­den en lo­tes y son los ex­per­tos los que po­nen los pre­cios. «Es­ta­ble­cen dos es­ti­ma­cio­nes: la más ba­ja y la más al­ta. Tie­nes una hor­qui­lla en­tre am­bas y un pre­cio de re­ser­va pac­ta­do con el clien­te. Por de­ba­jo de ese pre­cio no se pue­de ven­der, pe­ro nor­mal­men­te es li­ge­ra­men­te me­nor que la ta­sa­ción más ba­ja», aña­de Pi­lar Gon­zá­lez de Gre­go­rio. Re­su­mien­do: si na­die más que tú pu­ja por un ar­tícu­lo, te lo lle­vas por el pre­cio más ba­jo. La au­ten­ti­ci­dad de la pie­za es­tá ga­ran­ti­za­da. Ade­más de la po­si­bi­li­dad de con­se­guir muy buen pre­cio por un ar­tícu­lo úni­co, tie­nes la cer­te­za ab­so­lu­ta de que lo que com­pras es au­tén­ti­co. Pa­ra em­pe­zar, por­que es­tá en jue­go la repu­tación de las pro­pias ca­sas de subas­tas. Pa­ra se­guir, por­que sus ex­per­tos tie­nen una al­tí­si­ma cua­li­fi­ca­ción pa­ra de­ter­mi­nar la ve­ri­fi­ca­ción de los ar­tícu­los. «Si hay du­das, pe­di­mos la co­la­bo­ra­ción de los es­pe­cia­lis­tas de las fir­mas de las que pro­ce­den, co­mo Her­mès, Loe­we o Cha­nel –aña­de Con­sue­lo Du­rán–. Aun­que es­te ti­po de pie­zas de di­se­ña­dor de al­ta cos­tu­ra per­te­ne­cen a co­lec­cio­nes pri­va­das co­no­ci­das que apor­tan la pro­ce­den­cia de la ma­yor par­te de los ar­tícu­los». Pue­des ha­cer­lo en vi­vo, por In­ter­net o por te­lé­fono. En es­te úl­ti­mo ca­so, un em­plea­do de la ca­sa de subas­tas va le­van­tan­do la pa­la por ti, siem­pre se­gún tus in­di­ca­cio­nes. Y, por úl­ti­mo, pue­des ha­cer una pu­ja por es­cri­to. «Te pre­sen­tas an­tes del día de subas­ta y de­jas fi­ja­da una can­ti­dad má­xi­ma pa­ra el lo­te que deseas. El día de la ce­le­bra­ción se tie­ne en cuen­ta co­mo una pu­ja más. Y si no hay na­die que la su­pere, o si se que­da por de­ba­jo, te lo lle­vas tú al pre­cio mí­ni­mo», ex­pli­ca Con­sue­lo Du­rán.

LOS PRE­CIOS DE SA­LI­DA DE LAS PREN­DAS PUE­DEN SER HAS­TA UN 50 POR CIEN­TO MÁS BA­JOS QUE EN TIEN­DAS

LOS BOL­SOS BIR­KIN, DE HER­MÈS, SE HAN CON­VER­TI­DO EN LOS PRIN­CI­PA­LES PRO­TA­GO­NIS­TAS DE PU­JAS EN CA­SAS LE­GEN­DA­RIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.