Ani­ma­les de compañía

Ex­cén­tri­cos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción la de­li­ran­te inexac­ti­tud con que nues­tra épo­ca asig­na los epí­te­tos. El otro día es­cu­ché lla­mar (en tér­mi­nos elo­gio­sos) ‘ex­cén­tri­co’ a un pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión que se las ha arre­gla­do pa­ra ser siem­pre el cen­tro de todas las atenciones, cul­ti­van­do po­ses de im­per­ti­nen­te; y que, en fin, se ha eri­gi­do en he­ral­do de todas las pa­pa­rru­chas cen­tra­les de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y en ame­tra­lla­do­ra de lu­ga­res co­mu­nes sis­té­mi­cos, con­ve­nien­te­men­te ade­re­za­dos de al­ta­ne­ría ma­ja­de­ra. Y es que hoy lla­ma­mos ‘ex­cén­tri­co’ a quien an­tes era de­no­mi­na­do, con ma­yor jus­te­za y pro­pie­dad, ‘can­ta­ma­ña­nas’ o ‘so­pla­gai­tas’. Los dic­cio­na­rios, que tam­po­co des­ta­can por al­ber­gar de­ma­sia­das ver­da­des, de­fi­nen así al ex­cén­tri­co: «De ca­rác­ter ra­ro, ex­tra­va­gan­te». Pe­ro se tra­ta de una de­fi­ni­ción de­ma­sia­do bru­mo­sa que no acier­ta a men­cio­nar la cau­sa de esa ra­re­za, que no es (co­mo le ocu­rre al ex­cén­tri­co de pa­co­ti­lla) el pos­tu­reo an­te la ga­le­ría, sino la ne­ce­si­dad de aban­do­nar el cen­tro. Ex­cén­tri­co es quien se apar­ta del re­dil y eli­ge vi­vir y pen­sar en los már­ge­nes, ale­ja­do de pen­sa­mien­tos y con­ven­cio­nes gre­ga­rias. Un ex­cén­tri­co, en fin, es lo que bus­ca­ba Dió­ge­nes, aquel fi­ló­so­fo de la An­ti­güe­dad que en cier­ta oca­sión sa­lió al Ágo­ra de Ate­nas por­tan­do una lám­pa­ra a ple­na luz del día. «¿Qué bus­cas, Dió­ge­nes?», le pre­gun­ta­ban los ate­nien­ses, con bur­lo­na per­ple­ji­dad. «Bus­co un hom­bre», res­pon­dió Dió­ge­nes, im­per­té­rri­to, mien­tras se afa­na­ba en vano por en­con­trar­lo. «Pe­ro la ciu­dad es­tá lle­na de hom­bres», le opu­sie­ron los cu­rio­sos, ven­ci­dos por la hi­la­ri­dad; a lo que él con­tes­tó, hu­ra­ño: «Bus­co a un hom­bre de ver­dad, uno que vi­va por sí mis­mo»; es­to es, al­guien que no se hu­bie­se de­ja­do un­cir al yu­go del pen­sa­mien­to sis­té­mi­co. Dió­ge­nes, por cier­to, cons­ti­tu­ye un ejem­plo de ex­cen­tri­ci­dad ra­di­cal y mi­li­tan­te: vi­vía en un to­nel, de­fe­ca­ba en la vía pú­bli­ca y a los jó­ve­nes fa­tuos que se acer­ca­ban pa­ra mo­les­tar­lo les lan­za­ba la­dri­dos y zar­pa­zos, co­mo se su­po­ne que de­be ha­cer –aun­que só­lo sea por res­pe­to a las eti­mo­lo­gías– un fi­ló­so­fo cí­ni­co. Frente a es­te mo­de­lo de ex­cen­tri­ci­dad ra­di­cal se ha im­pues­to en nues­tra épo­ca un mo­de­lo de ex­cen­tri­ci­dad au­to­com­pla­cien­te y fal­so­rra que no só­lo no se re­vuel­ve con­tra la ‘cen­tra­li­dad’ de su tiem­po, sino que la en­car­na or­gu­llo­sa­men­te, ador­na­da con sus ala­ma­res de es­tri­den­cias y as­pa­vien­tos. Na­da que ver con la ex­cen­tri­ci­dad ra­di­cal de Dió­ge­nes, a quien sus con­tem­po­rá­neos to­ma­ban por lo­co y des­tem­pla­do (co­mo ha ocu­rri­do siem­pre con los au­tén­ti­cos ex­cén­tri­cos). Al ex­cén­tri­co de nues­tro tiem­po le basta con adop­tar po­ses de ‘mal­di­to’, a imi­ta­ción de­va­lua­da de aque­llos ar­tis­tas que en otro tiem­po asu­mían ac­ti­tu­des pro­vo­ca­do­ras o irre­ve­ren­tes –Ner­val pa­sean­do una lan­gos­ta por la ca­lle, Bau­de­lai­re ti­ñén­do­se el pe­lo de ver­de– pa­ra es­cu­pir su des­pre­cio a la so­cie­dad fi­lis­tea. Pe­ro ya en aque­llas po­ses de ‘mal­di­to’ ha­bía una se­mi­lla de trai­ción –una sus­ti­tu­ción del meollo por la cás­ca­ra– a la ex­cen­tri­ci­dad de Dió­ge­nes. Lue­go esa trai­ción se vol­ve­ría ca­ri­ca­tu­res­ca en per­so­na­jes más pró­xi­mos en el tiem­po que con­vir­tie­ron la ex­cen­tri­ci­dad en char­lo­ta­da, en un me­ro épa­ter le bour­geo­is no exen­to de fi­nes cre­ma­tís­ti­cos. Las pa­to­cha­das a ve­ces fas­ci­na­do­ras y a ve­ces ato­rran­tes de Sal­va­dor Da­lí cons­ti­tui­rían un ejem­plo no­to­rio de es­ta ex­cen­tri­ci­dad pa­ró­di­ca. Así has­ta lle­gar a nues­tra épo­ca ter­mi­nal, que lla­ma ‘ex­cén­tri­co’ a cual­quier la­ca­yo sis­té­mi­co, con tal de que se pei­ne co­mo si lo hu­bie­se la­mi­do una va­ca o vis­ta de mo­do es­tra­fa­la­rio. Aun­que só­lo sea por dis­tan­ciar­se de es­ta pa­tu­lea, con­vie­ne res­ca­tar el pei­na­do con ra­ya y ves­tir con co­rrec­ción vie­ju­na. Y, a con­ti­nua­ción, hay que de­cir y ha­cer exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que ellos ha­gan y di­gan; y hay que re­pen­sar todas aque­llas co­sas que ellos han de­ja­do de pen­sar, por con­si­de­rar­las ne­fan­das e im­pen­sa­bles. Pues ex­cén­tri­co no es hoy quien se com­pla­ce en in­vo­car a los de­mo­nios, sino el que se atre­ve a re­zar a

Hoy lla­ma­mos 'ex­cén­tri­co' a quien an­tes era de­no­mi­na­do, con ma­yor jus­te­za y pro­pie­dad, 'can­ta­ma­ña­nas'o 'so­pla­gai­tas'

Qlos san­tos; ex­cén­tri­co no es el ac­ti­vis­ta del de­sen­freno, sino el após­tol de la tem­plan­za; ex­cén­tri­co no es el rap­so­da chi­llón de la li­ber­tad, sino el ju­glar dis­cre­to de la tra­di­ción; ex­cén­tri­co, en fin, no es el niño pi­jo que se apun­ta a todas las ideo­lo­gías pa­tro­ci­na­das, sino el que de todas abo­mi­na, con ese mag­ní­fi­co y ra­di­cal des­par­pa­jo con que Dió­ge­nes de­fe­ca­ba en la vía pú­bli­ca. Por su­pues­to, a es­te au­tén­ti­co ex­cén­tri­co nues­tra épo­ca no lo lla­ma­rá así. Con la de­li­ran­te inexac­ti­tud con que asig­na los epí­te­tos pre­fe­ri­rá de­di­car­le con los vi­tu­pe­rios más te­rri­bles. Pe­ro, co­mo nos en­se­ña­ba el poe­ta, hay in­sul­tos que son «for­mas amar­gas del elo­gio».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.