SO­LO MORITZ SE HA ATRE­VI­DO A SA­LIR EN ES­TA HUMEDA Y GELIDA IN­VIERNO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Fauna -

El ma­cho de 35 años tre­pa pe­sa­da­men­te has­ta lo al­to del ár­bol, es­ti­ra sus muscu­losos bra­zos, abre de par en par la bo­ca de po­de­ro­sos col­mi­llos y lan­za un gri­to es­tri­den­te que re­sue­na en los más de dos mil me­tros cua­dra­dos de las ins­ta­la­cio­nes. «Pu­ro ex­hi­bi­cio­nis­mo, un com­por­ta­mien­to to­tal­men­te na­tu­ral», di­ce Bet­ti­na Gaup­mann. Es su cui­da­do­ra. Hay or­gu­llo en su voz. «Ha tar­da­do dos años en apren­der a ha­cer­lo, igual que ha apren­di­do a usar sus de­dos o a es­ca­lar un ár­bol». Un pe­que­ño mi­la­gro. Moritz se pa­só las pri­me­ras dé­ca­das de su vi­da me­ti­do en una jau­la, tan pe­que­ña que ape­nas po­día er­guir­se. Un ré­gi­men de ais­la­mien­to en cin­co me­tros cua­dra­dos. El sue­lo no era más que una re­ji­lla a tra­vés de la que caían los ex­cre­men­tos. No ha­bía ni pa­ja en el sue­lo ni luz na­tu­ral. Las úni­cas per­so­nas a las que veía Moritz lle­va­ban tra­jes pro­tec­to­res gri­ses, bo­ca y na­riz cu­bier­tos por una mas­ca­ri­lla. La co­mi­da, la úni­ca dis­trac­ción del día, se la da­ban a tra­vés de una pe­que­ña tram­pi­lla. Moritz era pro­pie­dad de la far­ma­céu­ti­ca Im­muno, has­ta que fue de­cla­ra­do pres­cin­di­ble. ¿Y des­pués? ¿Qué les pa­sa a los ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio des­car­ta­dos? So­lo en Es­pa­ña en 2014, cuan­do el Go­bierno reali­zó el pri­mer in­for­me de­ta­lla­do so­bre el te­ma, in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­so­res uti­li­za­ron 794.275 ani­ma­les por pri­me­ra vez (y re­uti­li­za­ron ani­ma­les 14.552 ve­ces) pa­ra sus ex­pe­ri­men­tos. La ma­yor par­te de esos ani­ma­les son ra­to­nes (457.000), pe­ces (190.000) y ra­tas (61.000). Los pri­ma­tes usa­dos fue­ron 416; en su gran ma­yo­ría, ma­ca­cos can­gre­je­ros y, en me­nor me­di­da, ba­bui­nos y ma­ca­cos Rhe­sus.

La ma­yo­ría de los ani­ma­les mue­re du­ran­te las prue­bas, pe­ro al­gu­nos pri­ma­tes des­car­ta­dos ne­ce­si­tan re­ubi­ca­ción. Es el ca­so de Moritz y otros 33 su­per­vi­vien­tes, que han en­con­tra­do un ho­gar en la fun­da­ción Gut Ai­der­bi­chl, en Aus­tria. Al otro la­do de los al­tos mu­ros de ce­men­to y los grue­sos cris­ta­les blin­da­dos, los chim­pan­cés pue­den en­con­trar por fin al­go de paz.

VEIN­TE AÑOS DE TOR­TU­RA. Moritz fue capturado en Áfri­ca Oc­ci­den­tal, lo más pro­ba­ble es que pro­ce­da de Sie­rra Leo­na. Cuan­do era una cría, ca­yó en ma­nos de fur­ti­vos y aca­bó me­ti­do en una ca­ja de trans­por­te y en­via­do a los la­bo­ra­to­rios de la far­ma­céu­ti­ca aus­tria­ca Im­muno AG. Du­ran­te los años ochen­ta y no­ven­ta, es­ta em­pre­sa ob­tu­vo sus in­gre­sos so­bre to­do con la ven­ta de plas­ma san­guí­neo y va­cu­nas. Sus cien­tí­fi­cos con­fia­ban en en­con­trar un fár­ma­co pa­ra com­ba­tir el si­da gra­cias a los chim­pan­cés. Pa­ra ello, al­gu­nos ejem­pla­res fue­ron con­ta­gia­dos con los vi­rus del VIH y la he­pa­ti­tis, mien­tras que otros in­di­vi­duos sa­nos ser­vían co­mo gru­po de con­trol. Los ani­ma­les eran anes­te­sia­dos cons­tan­te­men­te pa­ra ex­traer­les mues­tra de san­gre y te­ji­dos. «No sa­be­mos to­do lo que les hi­cie­ron en esos años», di­ce la cui­da­do­ra Gaup­mann. Al­gu­nos de

LA MA­YO­RÍA TE­NÍA LOS DE­DOS RÍ­GI­DOS O DEFORMADOS POR EL PO­CO USO; NO PO­DÍAN RE­UNIR NI CO­GER OB­JE­TOS PE­QUE­ÑOS

PA­SA­RON LAS PRI­ME­RAS DÉ­CA­DAS DE SUS VI­DAS EN­CE­RRA­DOS EN UNA JAU­LA ENANA. SIN LUZ NA­TU­RAL

ellos si­guen trau­ma­ti­za­dos. Su­fren ata­ques de tem­blo­res, tras­tor­nos ali­men­ta­rios y ten­den­cia a au­to­le­sio­nar­se. Los cien­tí­fi­cos ex­pe­ri­men­ta­ron con ellos du­ran­te 20 años. Aque­llos ex­pe­ri­men­tos no les apor­ta­ron na­da a la em­pre­sa ni al co­no­ci­mien­to, pues el VIH no afecta a los chim­pan­cés. Ade­más, los ex­pe­ri­men­tos con pri­ma­tes re­ci­bían crí­ti­cas ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­das. La gran si­mi­li­tud ge­né­ti­ca, su­pe­rior al 98 por cien­to, es la cau­sa de que es­tos ani­ma­les sean tan atrac­ti­vos a ojos de los cien­tí­fi­cos, pe­ro tam­bién de que su uso se fue­ra vol­vien­do éti­ca­men­te cues­tio­na­ble. ¿Se po­día ha­cer su­frir de se­me­jan­te ma­ne­ra a unos se­res con una ca­pa­ci­dad intelectual equi­va­len­te a la de un niño pe­que­ño, a unos se­res con con­cien­cia del yo? En 1997, la em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se Bax­ter, que se ha­bía he­cho con la aus­tria­ca Im­muno AG, de­ci­dió sus­pen­der los ex­pe­ri­men­tos con ani­ma­les.

APREN­DER A CON­VI­VIR. Moritz vuel­ve a en­trar en la ca­sa de los mo­nos y des­can­sa jun­to con el res­to de su gru­po. Los chim­pan­cés sen­ta­dos so­bre un tron­co caí­do for­man una co­lec­ción de ani­ma­les in­vá­li­dos y en­fer­mos. Se ras­can y des­pio­jan unos a otros y se dan un po­co de ca­lor. Mi­ran con cu­rio­si­dad a los vi­si­tan­tes a tra­vés de las grue­sas ven­ta­nas. El con­tac­to di­rec­to en­tre hu­ma­nos y si­mios es­tá prohi­bi­do, in­clu­so en el ca­so de los cui­da­do­res. «Cual­quie­ra de los ma­chos es has­ta sie­te ve­ces más fuer­te que no­so­tros», di­ce Gaup­mann. «In­clu­so un abra­zo bie­nin­ten­cio­na­do po­dría re­sul­tar mor­tal». Al mi­rar a Moritz y sus com­pa­ñe­ros, al ver­los al­bo­ro­tar y ma­ne­jar há­bil­men­te pa­los y pie­dras, ape­nas se no­ta que un día ol­vi­da­ron com­ple­ta­men­te sus con­duc­tas na­tu­ra­les o que ni si­quie­ra lle­ga­ron a apren­der­las. La ca­pa­ci­dad de re­unir pe­que­ños ob­je­tos, co­mo nue­ces o pie­dre­ci­llas, es­ta­ba to­tal­men­te atro­fia­da en la ma­yo­ría de ellos y te­nían los de­dos rí­gi­dos y deformados por el po­co uso. Pa­ra que los ejer­ci­ta­ran, los en­tre­na­do­res es­con­dían pa­sas en los agu­je­ros de los ár­bo­les. Al prin­ci­pio, los ani­ma­les te­nían que es­for­zar­se mu­cho an­tes de po­der sa­car las fru­tas. Aho­ra ya so­lo ne­ce­si­tan un par de se­gun­dos.

CÓ­MO FI­NAN­CIAR EL PA­RAÍ­SO. La em­pre­sa Bax­ter si­gue pa­gan­do la ma­yor par­te de los cos­tes de la aten­ción a sus an­ti­guos si­mios. En es­te pun­to se mues­tra mu­cho más con­se­cuen­te con sus res­pon­sa­bi­li­da­des que otras mu­chas com­pa­ñías que usaron ani­ma­les en su be­ne­fi­cio. La ma­nu­ten­ción de un si­mio as­cien­de a 50 eu­ros al día, lo que re­pre­sen­ta me­dio millón de eu­ros al año te­nien­do en cuen­ta que la re­si­den­cia alo­ja a 34 in­di­vi­duos. Ade­más de es­ta ci­fra, la em­pre­sa co­fi­nan­ció tres mi­llo­nes de eu­ros des­ti­na­dos a la cons­truc­ción del nue­vo re­cin­to ex­te­rior. Ja­ne Goodall, in­vi­ta­da a la inau­gu­ra­ción en el año 2011, ha­bló de un «pa­raí­so pa­ra los ani­ma­les». Por des­gra­cia, el fu­tu­ro de los mo­nos es bas­tan­te in­cier­to. El apo­yo eco­nó­mi­co com­pro­me­ti­do por Bax­ter tie­ne una fe­cha de ca­du­ci­dad: fi­na­les de 2019. A partir de ese mo­men­to, los cos­tes de man­te­ni­mien­to se ten­drán que pa­gar ex­clu­si­va­men­te me­dian­te do­na­cio­nes. Pe­ro ni Gaup­mann ni sus co­le­gas es­tán dis­pues­tos a ti­rar la toa­lla. Al con­tra­rio: «Es­ta­ría­mos en­can­ta­dos de aco­ger a los diez ma­ca­cos que Volks­wa­gen uti­li­zó en los ex­pe­ri­men­tos con ga­ses en Es­ta­dos Uni­dos. Ya he­mos he­cho al­gu­nas ges­tio­nes, pe­ro na­die sa­be dón­de es­tán».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.