Mo­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

El es­ti­lo navy se rein­ven­ta con la mez­cla de es­tre­llas y ra­yas que se mue­ven en to­das las di­rec­cio­nes.

es­ta­ba muy da­ña­do y ha­bía per­di­do

va­rias ra­mas, pe­ro se­guía vi­vo. Tras un pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción, fue re­plan­ta­do en el World Tra­de Cen­ter Me­mo­rial una dé­ca­da des­pués de los atentados. Ha­bía na­ci­do un sím­bo­lo en for­ma de ár­bol. No es el pri­me­ro ni se­rá el úl­ti­mo. Desde la man­za­na bí­bli­ca hasta aque­lla que, en su caí­da, ins­pi­ró la ley de la gra­ve­dad a Isaac New­ton en el do­mi­ci­lio fa­mi­liar de Lin­colns­hi­re (In­gla­te­rra), pa­san­do por el gran ár­bol ba­jo el que Sidd­har­ta se sen­tó a me­di­tar en Bodh Gaya, al nor­te de la In­dia. Ba­jo aquel ejem­plar de Fi­cus re­li­gio­sa –el nom­bre no es ca­sual: es­ta es­pe­cie del gé­ne­ro Fi­cus es con­si­de­ra­da sa­gra­da por bu­dis­tas e hin­duis­tas–, el jo­ven prín­ci­pe des­cu­brió la ver­dad cós­mi­ca y se con­vir­tió en Buda. El ár­bol Bod­hi, co­mo se co­no­ce, es hoy un im­por­tan­te lu­gar de pe­re­gri­na­ción. Aun­que el ejem­plar ac­tual es un des­cen­dien­te del ori­gi­nal: fue plan­ta­do en 1881 a par­tir de un

Ba­jo un ár­bol, Sidd­har­ta se con­vir­tió en Buda; de­ba­jo de otro, New­ton des­cu­brió la ley de la gra­ve­dad

es­que­je traí­do de Sri Lan­ka. Es­te, a su vez, fue lle­va­do hasta allí en el año 288 an­tes de nues­tra era, si­guien­do una prác­ti­ca ha­bi­tual de re­pro­duc­ción de es­te ár­bol sa­gra­do a par­tir de ra­mas del ár­bol ori­gi­nal a cu­ya som­bra des­can­só Sidd­har­ta.

CA­PE­RU­CI­TA Y ANA FRANK

Los ár­bo­les for­man par­te de nues­tro ima­gi­na­rio. Son fuen­te de ins­pi­ra­ción artística y de ve­ne­ra­ción re­li­gio­sa. Los bos­ques son un es­ce­na­rio ha­bi­tual en los cuen­tos po­pu­la­res –desde Ca­pe­ru­ci­ta Roja a Han­sel y Gre­tel– y tam­bién son tes­ti­gos in­vo­lun­ta­rios de epi­so­dios his­tó­ri­cos. La pe­que­ña Ana Frank de­jó es­cri­to en su dia­rio có­mo ob­ser­va­ba el pa­so de las es­ta­cio­nes a tra­vés de las ra­mas de un cas­ta­ño vi­si­ble desde la úni­ca ventana de su es­con­di­te fa­mi­liar en Áms­ter­dam que no ha­bía si­do cu­bier­ta. «¿Có­mo po­día ima­gi­nar lo im­por­tan­te que aquel ár­bol era pa­ra ella?», se pre­gun­ta­ba su pa­dre años des­pués.

En Cam­bo­ya, du­ran­te los te­rri­bles años de Pol Pot, los hi­jos de las pri­sio­ne­ras eran bru­tal­men­te ase­si­na­dos a los pies de un ta­ma­rin­do

Los ár­bo­les a me­nu­do se ven obli­ga­dos a 'con­tem­plar' el la­do más os­cu­ro de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. En Cam­bo­ya, por ejem­plo, du­ran­te los te­rri­bles años de Pol Pot, los hi­jos de las pri­sio­ne­ras eran bru­tal­men­te ase­si­na­dos a los pies de un ta­ma­rin­do. Las ma­dres eran obli­ga­das a con­tem­plar la es­pan­to­sa es­ce­na. Co­no­ci­do co­mo 'el ár­bol de la muer­te', fue el que más cos­tó fo­to­gra­fiar a Dia­ne Cook y Len Jenshel, una pa­re­ja de fo­tó­gra­fos que du­ran­te más de dos años ha re­co­rri­do el pla­ne­ta en bus­ca de ejem­pla­res de ár­bo­les car­ga­dos de po­der sim­bó­li­co. «Tar­da­mos se­ma­nas en re­cu­pe­rar­nos», ex­pli­ca Dia­ne. Es­tos 're­tra­tos ar­bó­reos' com­po­nen

el li­bro Wi­se trees ('Ár­bo­les sa­bios'), un ál­bum de ejem­pla­res ex­tra­or­di­na­rios. Al­gu­nos, por su edad: su­pe­ran los 5000 años de an­ti­güe­dad y si­guen ad­mi­ran­do a los den­dro­cro­nó­lo­gos, los es­tu­dio­sos de los ani­llos de sus tron­cos.

SUE­ÑO DE PO­DE­RES

Otros so­bre­sa­len por 'sus po­de­res es­pe­cia­les'. Abun­dan los ejem­pla­res que con­gre­gan a fe­li­gre­ses a su al­re­de­dor. Acu­den mu­chos fie­les, por ejem­plo, a orar y ha­cer ofren­das al 'gink­go de los par­tos', un pre­cio­so gink­go bi­lo­ba que es­tá en To­kio, en el tem­plo bu­dis­ta de­di­ca­do a Kis­hi­mo­jin, la dio­sa que se ocu­pa de la fer­ti­li­dad y la bue­na crian­za de los hi­jos. Por eso, es­te ár­bol de 700 años tie­ne fa­ma de ser ama­ble fa­ci­li­ta­dor de una bue­na pro­le. Ade­más de sa­bios, los ár­bo­les son ge­ne­ro­sos. El al­can­fo­re­ro (Cin­na­mo­mum camp­ho­ra) es far­ma­cia y dro­gue­ría. Los ve­ci­nos del gran­dio­so ejem­plar que hay en Ki­no­mi­ya, en Ja­pón, sa­ben de an­ti­guo que su acei­te, ade­más de pro­pie­da­des me­di­ci­na­les, es un efi­caz re­pe­len­te de in­sec­tos: lo uti­li­zan pa­ra im­preg­nar sus ro­pas y ahu­yen­tar a las po­li­llas. Aun­que en las pá­gi­nas de Wi­se trees hay más an­tro­po­lo­gía que eco­lo­gía, sus au­to­res no se re­sis­ten a lan­zar un men­sa­je: «Los ár­bo­les pue­den vi­vir sin no­so­tros, pe­ro no­so­tros no po­de­mos vi­vir sin ellos. Son fun­da­men­ta­les pa­ra la su­per­vi­ven­cia de nues­tra es­pe­cie», re­cuer­dan, alu­dien­do a la ca­pa­ci­dad de las plan­tas de ab­sor­ber dió­xi­do de car­bono y des­pren­der oxí­geno. Sin em­bar­go, ca­da día se cor­tan más de 40 mi­llo­nes de ár­bo­les en to­do el mundo. No so­lo da­ña­mos el pla­ne­ta y di­fi­cul­ta­mos nues­tra su­per­vi­ven­cia, con ellos se va una par­te fun­da­men­tal de nues­tra cultura, de nues­tras cos­tum­bres y de nues­tra his­to­ria.

Ca­da día se cor­tan más de 40 mi­llo­nes de ár­bo­les en to­do el mundo. Así da­ña­mos el pla­ne­ta y po­ne­mos en pe­li­gro nues­tra su­per­vi­ven­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.