So­bre pe­rros y pe­rras

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

es­tos días an­da por las li­bre­rías, con tin­ta fres­ca, una no­ve­la mía so­bre pe­rros. Su tí­tu­lo, Los pe­rros du­ros no bai­lan, es un gui­ño evi­den­te a Nor­man Mai­ler; pe­ro en reali­dad se tra­ta de una his­to­ria ne­gra, de in­tri­ga po­li­cía­ca, que trans­cu­rre en el mundo de los pe­rros y es­tá na­rra­da por un pe­rro. Ne­gro, el pro­ta­go­nis­ta, es un an­ti­guo lu­cha­dor de pe­leas ca­ni­nas, re­ti­ra­do, al que la bús­que­da de dos ami­gos des­apa­re­ci­dos, Teo y Bo­ris el Gua­po, lle­va a em­pren­der un pe­li­gro­so re­torno al pa­sa­do: una pes­qui­sa de­tec­ti­ves­ca, a ra­tos hu­mo­rís­ti­ca y a ve­ces trá­gi­ca. Pe­rros lu­cha­do­res, pe­rros po­li­cía, pe­rros pi­jos, pe­rros neo­na­zis, pe­rras fe­mi­nis­tas, pe­rras nar­co­tra­fi­can­tes, pe­rros hé­roes y vi­lla­nos mo­vién­do­se por un mundo ani­mal po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, don­de las co­sas ra­ra vez en­ca­jan en los es­que­mas que ma­ne­ja­mos los se­res hu­ma­nos. Ima­gi­nen cuán­to he dis­fru­ta­do es­cri­bien­do eso, so­bre to­do por­que la de Ne­gro y sus ca­ma­ra­das es una de esas his­to­rias que lle­vas con­ti­go du­ran­te años, yen­do y vi­nien­do en tu ca­be­za, dán­do­le vuel­tas, hasta que un día te aga­rran por el pes­cue­zo y di­cen aquí es­toy, cha­val, ya va sien­do ho­ra de que te ocu­pes de mí. Y así ha si­do. Es­ta aven­tu­ra ca­ni­na ve­nía co­cién­do­se desde la pri­me­ra vez que leí El co­lo­quio de los pe­rros de Cer­van­tes y, en bo­ca del chu­cho Ber­gan­za ha­blan­do o la­dran­do con su com­pa­dre Ci­pión, unas pa­la­bras me que­da­ron gra­ba­das: «Desde que tu­ve fuer­zas pa­ra roer un hue­so, tu­ve de­seo de ha­blar pa­ra de­cir co­sas que de­po­si­ta­ba en la me­mo­ria». Pe­ro no só­lo eso, cla­ro. O no só­lo arran­ca de ahí. Una no­ve­la es­tu­pen­da que na­da tie­ne que ver con pe­rros sino con co­ne­jos, La co­li­na de Wa­ters­hip, tam­bién es­ti­mu­ló el asun­to. Y pues­tos a re­mon­tar­nos a las más le­ja­nas fuen­tes del Nilo, ima­gino que to­do em­pe­zó de ver­dad cuan­do, con unos nue­ve o diez años, y en la co­lec­ción Cadete Ju­ve­nil, leí la for­mi­da­ble Jerry de las Is­las, de Jack Lon­don. La his­to­ria del vie­jo lu­cha­dor Ne­gro –a los ocho años un pe­rro ca­si es vie­jo–, sus ami­gos y sus enemi­gos, se in­ter­pu­so de­fi­ni­ti­va­men­te en mi vi­da el pa­sa­do ve­rano, y a ella de­di­qué el mes de agos­to. Es­ta­ba tan pen­sa­da, tan ma­ce­ra­da, que fue una de esas ra­ras no­ve­las que se es­cri­ben de for­ma se­gui­da, fe­bril, en po­cas se­ma­nas; co­sa que en trein­ta años de con­tar his­to­rias me ocu­rrió muy po­cas ve­ces, só­lo con Te­rri­to­rio co­man­che y al­gu­na no­ve­la cor­ta más. Y aho­ra que ya es­tá ahí, edi­ta­da y con­ver­ti­da en 168 pá­gi­nas de pa­pel y tin­ta, con una ilus­tra­ción de por­ta­da en la que pue­do re­co­no­cer a mi per­so­na­je, ami­gos y pe­rio­dis­tas me pre­gun­tan si, apar­te de una no­ve­la po­li­cía­ca y de aven­tu­ras, pue­de con­si­de­rar­se tam­bién un gri­to de de­nun­cia; un lla­ma­mien­to con­tra el mal­tra­to ani­mal, el aban­dono, las pe­leas de pe­rros y la im­pu­ni­dad con la que ac­túan los ca­na­llas que las or­ga­ni­zan. Y, bueno. To­do eso es­tá im­plí­ci­to en la no­ve­la, por su­pues­to. Salta a la ca­ra en ca­da pá­gi­na. Pe­ro a la pre­gun­ta ge­ne­ral, la respuesta es no. No es un li­bro de­nun­cia, ni un li­bro mi­li­tan­te de la cau­sa ani­ma­lis­ta. En reali­dad, mi pro­pó­si­to só­lo era con­tar bien una bue­na his­to­ria. O in­ten­tar­lo. Y di­ver­tir­me mu­cho mien­tras lo ha­cía. Las som­bras ne­gras, des­gra­cia­da­men­te, es­tán ahí. Mien­tras tra­ba­ja­ba, es­cri­bía y re­fle­xio­na­ba so­bre to­do eso, cuan­do el hu­mor ce­día pá­gi­nas a la tra­ge­dia e ima­gi­na­ba si­tua­cio­nes que se apo­yan en la más amar­ga reali­dad, una y otra vez me opri­mían el co­ra­zón el mal­tra­to y aban­dono de pe­rros, las pe­leas clan­des­ti­nas, la cruel­dad de cier­tos ca­za­do­res, la im­po­ten­cia de la Guar­dia Ci­vil y la in­di­fe­ren­cia de au­to­ri­da­des, jue­ces y le­gis­la­do­res an­te la tra­ge­dia de unos ani­ma­les que, lo he es­cri­to aquí mu­chas ve­ces, sue­len ser más no­bles y lea­les que la ma­yor par­te de los se­res hu­ma­nos; y cuan­do sa­len vio­len­tos o ase­si­nos, a me­nu­do son sus due­ños quie­nes los ha­cen co­mo son. Y so­bre to­do, la im­pu­ni­dad con que ac­túan los ca­na­llas en un país tan atra­sa­do co­mo el nues­tro en ma­te­ria de res­pe­to ha­cia los ani­ma­les, don­de la pena máxima pa­ra quien aban­do­na o tor­tu­ra a un pe­rro, lo uti­li­za pa­ra apos­tar en pe­leas o vuel­ca en sus ojos lea­les to­das sus

En reali­dad, mi pro­pó­si­to só­lo era con­tar bien una bue­na his­to­ria. O in­ten­tar­lo. Y so­bre to­do, di­ver­tir­me mu­cho mien­tras lo ha­cía

mi­se­rias, ruin­da­des y vi­le­zas, es un año de pri­sión que nun­ca cum­pli­rá, y una mul­ta que a me­nu­do ni si­quie­ra pa­ga. Por eso, aun­que la his­to­ria de Ne­gro y los su­yos no na­ció co­mo al­da­bo­na­zo ni de­nun­cia de na­da, me ale­gra­ré mu­cho si ayu­da a que to­dos esos po­lí­ti­cos y au­to­ri­da­des mi­se­ra­bles de­jen de mi­rar ha­cia otro la­do en ma­te­ria de mal­tra­to ani­mal y nos sa­quen del ca­lle­jón os­cu­ro don­de su ba­ja es­to­fa mo­ral, su co­bar­de in­di­fe­ren­cia, nos man­tie­nen to­da­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.