El lu­gar de la po­lí­ti­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Manuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

me pa­re­ció hi­la­ran­te y a la vez so­bre­co­ge­do­ra una afir­ma­ción que Pe­dro Sán­chez es­cri­bió en Twit­ter, muy di­vul­ga­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, coin­ci­dien­do con la de­ten­ción del erra­bun­do Puig­de­mont: «Den­tro de la Cons­ti­tu­ción es­tá la po­lí­ti­ca, fue­ra na­da». La frase re­sul­ta es­pe­cial­men­te de­li­ran­te si con­si­de­ra­mos que su au­tor es el mis­mo hombre que exi­gía, ha­ce ape­nas unos me­ses, una re­for­ma ur­gen­te de la Cons­ti­tu­ción. Y si que­ría re­for­mar­la a to­da cos­ta se­ría –¡di­go yo!– por­que hay co­sas «den­tro de la Cons­ti­tu­ción» que no le gus­tan, así co­mo co­sas que es­tán fue­ra que quie­re me­ter den­tro; y unas y otras se­rán de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca, pues de lo con­tra­rio no pin­ta­rían na­da en una Cons­ti­tu­ción. Aun­que, desde lue­go, no ha­bría que des­car­tar que tan­to las co­sas que Pe­dro Sán­chez quie­re sa­car de la Cons­ti­tu­ción co­mo las que quie­ra me­ter den­tro sean na­de­rías son­ro­jan­tes sa­li­das de un ‘crá­neo pri­vi­le­gia­do’. Pe­ro pen­sar que to­da la po­lí­ti­ca es­tá «den­tro de la Cons­ti­tu­ción» y que fue­ra es­tá la na­da es al­go muy pro­pio de es­ta fa­se de la His­to­ria, a la vez idó­la­tra y nihi­lis­ta. Fue­ra de la Cons­ti­tu­ción hay, desde lue­go, mu­cha po­lí­ti­ca, desde las co­si­cas que Pe­dro Sán­chez quie­re me­ter den­tro de ella (por men­cio­nar una no-na­da ín­fi­ma y ri­si­ble) hasta La Re­pú­bli­ca de Pla­tón (por men­cio­nar una ci­ma del pen­sa­mien­to). Y, desde lue­go, la po­lí­ti­ca (que exis­tió tran­qui­la­men­te y sin gran­des que­bran­tos an­tes de que la Cons­ti­tu­ción se pro­mul­ga­ra) se­gui­rá exis­tien­do tan cam­pan­te cuan­do la Cons­ti­tu­ción ha­ya si­do abo­li­da, co­mo an­tes lo fue­ron tan­tas otras, a ve­ces por sus ado­ra­do­res más fre­né­ti­cos. Po­dría­mos, in­clu­so, afir­mar que la po­lí­ti­ca exis­te a pe­sar de las Cons­ti­tu­cio­nes; y que hay pue­blos co­mo In­gla­te­rra (no exac­ta­men­te sub­de­sa­rro­lla­dos) que, pa­ra sal­var la po­lí­ti­ca, de­ci­die­ron pres­cin­dir de las Cons­ti­tu­cio­nes. Tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar, por cier­to, aque­lla es­plén­di­da frase de Wi­lliam Blacks­to­ne en sus Co­men­ta­rios a las le­yes de In­gla­te­rra: «Ba­jo una cons­ti­tu­ción des­pó­ti­ca, un pueblo pue­de ser fe­liz y li­bre; y ba­jo otra li­bre, pue­de ser es­cla­vo y des­di­cha­do». Pe­ro es­cri­bía­mos an­tes que la frase de Pe­dro Sán­chez de­no­ta una men­ta­li­dad idó­la­tra y nihi­lis­ta. La po­lí­ti­ca, en el sen­ti­do más pro­pio y ver­da­de­ro de la pa­la­bra, es­tá en las per­so­nas que or­ga­ni­zan po­lí­ti­ca­men­te; y no en nin­gún tex­to le­gal don­de se es­pe­ci­fi­que la for­ma de su or­ga­ni­za­ción. Ade­más, esa for­ma de or­ga­ni­za­ción po­drá cam­biar mil ve­ces, con tal de que que­de ase­gu­ra­do el bien co­mún. Desde lue­go, la uni­dad de la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca es pie­dra an­gu­lar del bien co­mún; pe­ro no por­que un tex­to le­gal así lo es­ta­blez­ca, sino por­que las mu­ti­la­cio­nes de miem­bros sa­nos he­chas en un or­ga­nis­mo vi­vo dis­mi­nu­yen su vi­ta­li­dad (y pue­den oca­sio­nar­le la muer­te). Ade­más, mu­chas ve­ces la uni­dad que só­lo se fun­da en un tex­to le­gal pue­de con­ver­tir­se en una uni­dad odio­sa: uni­dad de hor­mi­gue­ro, uni­dad sin ar­ga­ma­sa es­pi­ri­tual de nin­gún ti­po, me­ra co­exis­ten­cia re­gi­da por el in­te­rés más des­car­na­do. Así, una uni­dad pu­ra­men­te for­mal con­sa­gra­da en un tex­to le­gal po­dría lle­gar a ser in­clu­so un ar­ma­zón que im­pi­die­se des­cu­brir que la uni­dad in­ter­na se ha gan­gre­na­do. Un tex­to le­gal pue­de man­te­ner en la ma­te­ria muer­ta una apa­rien­cia ar­ti­fi­cial de vi­da, co­mo hi­zo el doc­tor Fran­kens­tein. Una­muno nos ha­bla­ba de la «li­ga apa­ren­te de los in­tere­ses» pa­ra re­fe­rir­se a las unio­nes fal­sas, a la lar­ga mu­cho peo­res que las di­vi­sio­nes. Váz­quez de Me­lla nos en­se­ña­ba que los pue­blos de­caen cuan­do «su uni­dad in­ter­na, mo­ral, se rom­pe y apa­re­ce una ge­ne­ra­ción en­te­ra, des­creí­da, que se con­si­de­ra ani­llo ro­to en la ca­de­na de los si­glos», ig­no­ran­do la exis­ten­cia de un pa­tri­mo­nio es­pi­ri­tual le­ga­do por las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res «que te­ne­mos el de­re­cho de per­fec­cio­nar, de di­la­tar, de en­gran­de­cer; pe­ro no de mal­ba­ra­tar, no de des­truir, no de ha­cer que lle­gue mer­ma­do o que no lle­gue a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras». Es ahí, en ese pa­tri­mo­nio es­pi­ri­tual, don­de re­si­de el co­ra­zón de la po­lí­ti­ca. Sos­pe­cho que

Mu­chas ve­ces la uni­dad que só­lo se fun­da en un tex­to le­gal pue­de con­ver­tir­se en una uni­dad odio­sa: uni­dad de hor­mi­gue­ro

si hoy una ge­ne­ra­ción des­creí­da –ani­llo ro­to en la ca­de­na de los si­glos– es­tá dis­pues­ta a arro­jar ese pa­tri­mo­nio a la ba­su­ra es, en bue­na medida, por­que an­tes se les per­mi­tió sus­ti­tuir­lo por pom­po­sas en­te­le­quias le­ga­les. Y, al fi­nal, don­de ha­bía una uni­dad in­ter­na y mo­ral que an­he­la­ba el bien co­mún aca­bó ha­bien­do tan só­lo una uni­dad epi­dér­mi­ca y de pu­ra con­ve­nien­cia, sos­te­ni­da por la li­ga apa­ren­te y ar­ti­fi­cial de los in­tere­ses. Pe­ro, por su­pues­to, po­de­mos se­guir afe­rra­dos al Fran­kens­tein pu­tre­fac­to, con apa­rien­cia de uni­dad, mien­tras nos des­me­nu­za­mos. Las ido­la­trías siem­pre aca­ban des­tru­yen­do el ído­lo que ve­ne­ran; pues de­trás de to­da ido­la­tría se aga­za­pa el nihi­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.