EL HOMBRE QUE LEE LAS BA­LAS DEL MAL

¿Có­mo lle­gan las ar­mas y la mu­ni­ción a los te­rro­ris­tas del ISIS o a los re­bel­des de las gue­rras afri­ca­nas? ¿Quién las fa­bri­ca? ¿Quién las ven­de? Ja­mes Be­van y su or­ga­ni­za­ción in­ten­tan res­pon­der a es­tas pre­gun­tas. Pa­ra ha­cer­lo, via­jan a las zo­nas en con­fli

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR TIM BOU­QUET / FO­TO­GRA­FÍA: JU­DE EDGINTON

NO HAY MU­CHA GEN­TE QUE LLE­VE PUES­TO UN CHA­LE­CO AN­TI­BA­LAS CUAN­DO EN­TRA EN UNA IGLE­SIA, PE­RO JA­MES BE­VAN NO IBA A EN­CON­TRAR­SE CON DIOS.

Iba en bus­ca de ar­ma­men­to.

Co­rría el año 2016, y la igle­sia ca­tó­li­ca de San Jor­ge en Qa­ra­qosh (Si­ria) ha­bía si­do sa­quea­da. Las pa­re­des es­ta­ban em­bo­rro­na­das con pin­ta­das is­la­mis­tas. La ciudad aca­ba­ba de ser li­be­ra­da por los ira­quíes du­ran­te su ofen­si­va con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co y su bas­tión en Mo­sul, a po­co más de 20 ki­ló­me­tros. Be­van, de 40 años, no tar­dó en lo­ca­li­zar el ar­se­nal: una ca­ja con mu­ni­cio­nes. Fo­to­gra­fió el nú­me­ro de lo­te del fa­bri­can­te. «Mu­ni­ción pro­ce­den­te de un país de Eu­ro­pa del Es­te, fa­bri­ca­da en 2009». To­mó no­ta de ca­da cohe­te, pro­yec­til de mor­te­ro y fu­sil ame­tra­lla­do­ra. Tam­bién ha­bía ar­mas que Es­ta­dos Uni­dos ha­bía ven­di­do le­gal­men­te a los gru­pos si­rios que lu­chan con­tra el pre­si­den­te Al-asad; en al­gún mo­men­to ha­bían cam­bia­do de ma­nos y ha­bían ido a pa­rar al ISIS. ¿Có­mo se ex­pli­ca­ba el fe­nó­meno? Por re­qui­sas he­chas en el cam­po de ba­ta­lla, por com­ba­tien­tes que se ha­bían pa­sa­do de ban­do, por re­des con­tra­ban­dis­tas... Ja­mes Be­van tie­ne una mi­sión: des­cu­brir có­mo la fe­rre­te­ría bé­li­ca aca­ba en ma­nos de in­de­sea­bles y pre­sio­nar a go­bier­nos y fa­bri­can­tes pa­ra evi­tar que su­ce­da. Pa­ra ello ha fun­da­do la or­ga­ni­za­ción Con­flict Ar­ma­ment Re­search (CAR), con se­de en el Reino Uni­do. Las ar­mas y mu­ni­cio­nes que ha en­con­tra­do en Qa­ra­qosh, Mo­sul, Fa­lu­ya, Ti­krit y otros es­ce­na­rios bé­li­cos de Si­ria com­po­nen el in­for­me Wea­pons of the Is­la­mic Sta­te ('Ar­ma­men­to de Es­ta­do Is­lá­mi­co'), un do­sier de 200 pá­gi­nas pu­bli­ca­do por su or­ga­ni­za­ción el pa­sa­do di­ciem­bre. Se tra­ta de un do­cu­men­to úni­co, que ya ha te­ni­do con­se­cuen­cias. «He­mos pro­por­cio­na­do la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que Bél­gi­ca e Irak in­ves­ti­ga­ran y juz­ga­ran a in­di­vi­duos que ha­bían es­ta­do per­tre­chan­do al ISIS de mo­do ile­gal. La in­for­ma­ción de que dis­po­ne­mos da mil vuel­tas a la que obra en po­der de la in­te­li­gen­cia ame­ri­ca­na».

TI­RO­TEOS, ASE­SI­NA­TOS... UNA VI­DA AL LÍ­MI­TE Ja­mes Be­van no tie­ne mie­do a las con­se­cuen­cias de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. «Nun­ca me han asus­ta­do las co­sas que ha­go». ¿Ni si­quie­ra cuan­do las tro­pas re­bel­des es­tu­vie­ron per­si­guién­do­lo y dis­pa­rán­do­le con las ame­tra­lla­do­ras mon­ta­das so­bre sus to­do­te­rre­nos en Cos­ta de Mar­fil? «Es ver­dad que me tem­bla­ban las pier­nas de tan­to pi­sar el ace­le­ra­dor a 120 ki­ló­me­tros por ho­ra cam­po a tra­vés. Pe­ro no lo­gra­ron pi­llar­nos. Con el tiem­po te acos­tum­bras a que te dis­pa­ren. Ha­ce­mos lo po­si­ble por mi­ni­mi­zar ries­gos.

"Con el tiem­po, te acos­tum­bras a que te dis­pa­ren. Con to­do, ha­ce­mos lo po­si­ble por mi­ni­mi­zar ries­gos. Nos des­pla­za­mos con ra­pi­dez y ca­si sin pro­tec­ción pa­ra pa­sar inad­ver­ti­dos"

Nos des­pla­za­mos con ra­pi­dez, en pa­re­jas, a bor­do de vehícu­los 'ca­si a pe­lo' (con mí­ni­ma pro­tec­ción) pa­ra pa­sar inad­ver­ti­dos, pe­ro siem­pre co­rres el ries­go de tro­pe­zar con un ex­plo­si­vo es­con­di­do en la ca­rre­te­ra y vo­lar por los ai­res. Ade­más, so­le­mos ope­rar en áreas pa­ci­fi­ca­das, ocu­pa­das por mi­li­ta­res que sa­ben lo que se traen en­tre ma­nos».

UN MER­CA­DO NE­GRO MUY FLO­RE­CIEN­TE El pro­ble­ma es que la lí­nea del fren­te no siem­pre es cla­ra y pue­de cam­biar en cues­tión de mi­nu­tos. Be­van lo des­cu­brió en Mo­sul. Pe­ro el ha­llaz­go que lo de­jó real­men­te bo­quia­bier­to fue «la di­men­sión in­dus­trial» de las fá­bri­cas de ar­ma­men­to de ISIS. «Los téc­ni­cos y pro­vee­do­res que tra­ba­ja­ban pa­ra Sa­dam ope­ra­ron du­ran­te más de diez años ba­jo las san­cio­nes de la ONU, así que sa­bían arre­glár­se­las sin ma­te­ria­les ex­tran­je­ros. Eran ha­bi­li­do­sos y am­bi­cio­sos, es­ta­ban or­ga­ni­za­dos; tras la caí­da del ré­gi­men baa­zis­ta de Sa­dam, cam­bia­ron de ban­do y apor­ta­ron su téc­ni­ca y su lo­gís­ti­ca a la crea­ción del ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co. El ISIS no sur­gió de la no­che a la ma­ña­na». En el in­te­rior de unos al­ma­ce­nes en Mo­sul, Be­van en­con­tró do­cu­men­tos y dia­gra­mas pa­ra fa­bri­car bom­bas ca­se­ras y hasta dro­nes ar­ma­dos. «La dis­tri­bu­ción y fa­bri­ca­ción es­ta­ban cen­tra­li­za­das. Ca­da uni­dad y ca­da pie­za ve­nían con sus nú­me­ros de lo­te y se­rie, con sus pe­ga­ti­nas de con­trol de ca­li­dad. Las lí­neas de mon­ta­je dis­per­sas por Irak y Si­ria es­ta­ban pro­du­cien­do pro­yec­ti­les de mor­te­ro por de­ce­nas de mi­lla­res, cohetes por mi­lla­res. Al­go im­pre­sio­nan­te». El CAR, gru­po que tie­ne un man­da­to de la Unión Eu­ro­pea, es el úni­co or­ga­nis­mo del mundo cen­tra­do en ras­trear el ori­gen de las ar­mas y las mu­ni­cio­nes ha­lla­das so­bre el te­rreno. Tie­ne su se­de en una pe­que­ña ofi­ci­na en Lon­dres, pe­ro Ja­mes Be­van y sus 28 co­la­bo­ra­do­res pa­san la ma­yor

"Es im­pre­sio­nan­te la di­men­sión in­dus­trial de las fá­bri­cas de ar­ma­men­to del ISIS. Cuen­tan con los mis­mos téc­ni­cos y pro­vee­do­res de Sa­dam, que cam­bia­ron de ban­do"

par­te del tiem­po «in­crus­ta­dos» en ejér­ci­tos y fuer­zas de se­gu­ri­dad cer­ca­nas a las lí­neas del fren­te en Irak, Si­ria y el Ye­men, así co­mo en las re­gio­nes más vio­len­tas de Áfri­ca.

LOS NIÑOS SOL­DA­DOS LE ABRIE­RON LOS OJOS Fue pre­ci­sa­men­te en Áfri­ca don­de Ja­mes se de­can­tó por su inusual vo­ca­ción pro­fe­sio­nal. En 2004 te­nía 26 años y tra­ba­ja­ba co­mo bi­blio­te­ca­rio pa­ra Small Arms Sur­vey, un gru­po con se­de en Ginebra que pro­por­cio­na in­for­ma­ción a los go­bier­nos so­bre ar­ma­men­to. Un día, el di­rec­tor le pre­gun­tó a bo­te pron­to: «¿Tie­nes ga­nas de via­jar a Ugan­da?». No lo du­dó ni un mi­nu­to. A la sa­li­da de la ter­mi­nal del ae­ro­puer­to ugan­dés de En­teb­be lo re­ci­bió un re­pre­sen­tan­te de una pe­que­ña ONG lo­cal que iba a con­du­cir­lo al nor­te, pa­ra que en­tre­vis­ta­ra a niños sol­da­dos re­clu­ta­dos por el Lord's Re­sis­tan­ce Army (LRA) o 'Ejér­ci­to de Re­sis­ten­cia del Se­ñor'. «Diez mi­nu­tos des­pués, ya cer­ca del Pa­la­cio de Jus­ti­cia de En­teb­be, un hombre sa­lió co­rrien­do del edi­fi­cio –re­cuer­da–. Por to­das par­tes ha­bía po­li­cías con Ka­lásh­ni­kov. Lo re­ma­ta­ron a ti­ros so­bre el ca­pó de nues­tro co­che. 'Va a ser un via­je mo­vi­di­to', pen­sé». Nin­guno de los sol­da­dos a los que en­tre­vis­tó en los cam­pos de re­in­te­gra­ción crea­dos por el Go­bierno pa­sa­ba de la ado­les­cen­cia. «Co­mo par­te del la­va­do de ce­re­bro los ha­bían obli­ga­do a ma­tar a sus ami­gos y a sus fa­mi­lia­res pa­ra que­brar to­dos los víncu­los. Mi vi­da es­ta­ba tan ale­ja­da de esos ho­rro­res que el úni­co te­ma de con­ver­sa­ción que te­nía en co­mún con esos chi­cos era el ar­ma­men­to». Po­co a po­co fue dán­do­se cuen­ta de que ca­da mu­ni­ción y ca­da Ka­lásh­ni­kov se­guían el mis­mo pa­trón: el ar­ma­men­to del LRA, fa­bri­ca­do en el Es­te de Eu­ro­pa, pro­ce­día del ve­cino Su­dán, cu­yo Go­bierno es­ta­ba com­ba­tien­do a los in­sur­gen­tes de lo que más tar­de se con­vir­tió en Su­dán del Sur. Aque­lla era una gue­rra des­con­tro­la­da, con va­rios fren­tes y múl­ti­ples peo­nes en jue­go. Be­van re­dac­tó su in­for­me y se di­ri­gió a otra re­gión de Ugan­da, a Ka­ra­mo­ja, pa­ra ob­ser­var a otros sin­gu­la­res peo­nes de aquel es­ce­na­rio de te­rror. Los se­mi­nó­ma­das que pas­to­rea­ban sus re­ba­ños por el no­res­te de Ugan­da, el nor­te de Ke­nia, el sur de Su­dán y el su­r­oes­te de Etio­pía es­ta­ban en­vuel­tos en unos con­flic­tos de clan que allí ca­li­fi­ca­ban co­mo 'dispu­tas en­tre cua­tre­ros', pe­ro que te­nían otra di­men­sión... «Los la­dro­nes ro­ba­ban el ga­na­do con mor­te­ros y ame­tra­lla­do­ras pe­sa­das», ex­pli­ca. Es­tos gru­pos hu­ma­nos no ha­bían cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos dos mil años. «Los úni­cos ob­je­tos mo­der­nos que vi fue­ron ga­rra­fas de plás­ti­co pa­ra el agua... y los Ka­lásh­ni­kov». Be­van pa­só más de tres años va­gan­do con los cla­nes ga­na­de­ros de Ka­ra­mo­ja. Las muer­tes en la re­gión se su­ce­dían a ra­zón de mil al año. Fue en ese mo­men­to cuan­do cam­bió su vi­da. «Me di cuen­ta de que, si quie­res com­pren­der un con­flic­to, tie­nes que ver­lo con tus ojos. Y que so­lo pue­des cor­tar el su­mi­nis­tro de ar­ma­men­to si con­si­gues es­ta­ble­cer de dón­de pro­ce­de y quién lo su­mi­nis­tra».

CA­DA BA­LA CUEN­TA UNA HIS­TO­RIA Des­pués es­tu­vo al fren­te de un gru­po de ex­per­tos de Na­cio­nes Uni­das en­car­ga­do de su­per­vi­sar la se­gu­ri­dad en Cos­ta de Mar­fil y, fi­nal­men­te, a fi­na­les de 2011 fun­dó

"Re­sul­ta alar­man­te la ve­lo­ci­dad con que las ar­mas van de un la­do a otro. Un mi­sil fue fa­bri­ca­do en Bul­ga­ria, trans­por­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos, re­ex­por­ta­do y des­via­do a los is­la­mis­tas en Ra­ma­di (Irak)... en so­lo 50 días"

el Con­flict Ar­ma­ment Re­search. Pri­me­ro con­si­guió al­go de di­ne­ro del Go­bierno sui­zo y, más tar­de, una fi­nan­cia­ción más sus­tan­cial de la Unión Eu­ro­pea y el Go­bierno ale­mán. El CAR tie­ne un pre­su­pues­to anual de sie­te mi­llo­nes de li­bras, y ca­si to­do el di­ne­ro se des­ti­na al tra­ba­jo de cam­po y los sa­la­rios de sus 28 em­plea­dos. La au­tén­ti­ca la­bor de­tec­ti­ves­ca se desa­rro­lla so­bre el te­rreno. Allí, ca­da cas­qui­llo y ca­da pro­yec­til que se re­cu­pe­ran cuen­tan su pro­pia his­to­ria. «Un cu­bo lleno de mu­ni­ción vie­ne a ser una in­vi­ta­ción a es­cu­dri­ñar su pa­sa­do; su lec­tu­ra per­mi­te que des­cu­bras las dis­tin­tas aso­cia­cio­nes comerciales y alian­zas res­pon­sa­bles de su pre­sen­cia en una ubi­ca­ción pre­ci­sa. Más del 60 por cien­to del ar­ma­men­to del ISIS que he­mos exa­mi­na­do ha si­do fa­bri­ca­do an­tes de 1990. La mi­tad pro­vie­ne de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca y Chi­na, y más de la ter­ce­ra par­te es ori­gi­na­ria de paí­ses de la UE... pe­ro ca­da vez nos en­con­tra­mos con más mu­ni­ción fa­bri­ca­da en 2010». ¿Por qué? Los del CAR se las in­ge­nian pa­ra que los go­bier­nos de Eu­ro­pa del Es­te les den in­for­ma­ción, tam­bién la In­dia, don­de los gru­pos te­rro­ris­tas han es­ta­do com­pran­do de­to­na­do­res. Com­pa­ñías co­mo To­yo­ta y Mi­cro­soft Mo­bi­le tam­bién se avie­nen a co­la­bo­rar con ellos, y mu­chos fa­bri­can­tes de cir­cui­tos eléc­tri­cos, de pro­duc­tos quí­mi­cos, de fer­ti­li­zan­tes y de com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos que se usan en la ela­bo­ra­ción de ex­plo­si­vos. Pe­ro no to­do el mundo co­la­bo­ra. Tur­quía se nie­ga; Es­ta­dos Uni­dos tam­bién se re­sis­te. Se sa­be que la OTAN y otros ejér­ci­tos em­plean ar­ma­men­to con ca­li­bres di­fe­ren­tes al su­yo (por ejem­plo, de los ru­sos) pa­ra pro­bar­lo en los lla­ma­dos 'jue­gos de gue­rra' y com­pro­bar así su efec­ti­vi­dad con­tra los blin­da­jes. Lo que no es le­gal es re­ven­dér­se­lo a ter­ce­ros sin au­to­ri­za­ción. Es­ta­dos Uni­dos y Ara­bia Sau­dí –que han fir­ma­do pe­ro no ra­ti­fi­ca­do el tra­ta­do in­ter­na­cio­nal pa­ra el co­mer­cio de ar­ma­men­to– se sal­tan la nor­ma­ti­va a la to­re­ra. Otro da­to, el 20 por cien­to de los cohetes an­ti­blin­da­dos des­ple­ga­dos por el ISIS en Irak y Si­ria fue­ron fa­bri­ca­dos en la UE. Re­sul­ta alar­man­te la ve­lo­ci­dad con que las ar­mas van de un la­do a otro. «Es­te mi­sil (mues­tra un 9M111MB-I) fue fa­bri­ca­do en Bul­ga­ria, trans­por­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos, re­ex­por­ta­do y des­via­do a Ra­ma­di... en so­lo 50 días». Nues­tro en­tre­vis­ta­do si­gue po­nién­do­se el cas­co y el cha­le­co blin­da­dos tres o cua­tro ve­ces al año, «por­que es ne­ce­sa­rio ver con tus pro­pios ojos qué es lo que es­tá pa­san­do». La lla­ma­da 'gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo' no se ha ter­mi­na­do, me re­cuer­da Be­van. «En Si­ria to­da­vía que­dan ban­das ar­ma­das hasta los dien­tes. El Es­ta­do Is­lá­mi­co es­tá aban­do­nan­do el com­ba­te en cam­po abier­to y de­can­tán­do­se por la in­sur­gen­cia, por eso es­ta­mos vien­do más ex­plo­si­vos de fa­bri­ca­ción ca­se­ra». Y nos re­cuer­da: to­das las fron­te­ras son po­ro­sas. «Yo mis­mo he trans­por­ta­do dos fu­si­les de asal­to AKM des­ac­ti­va­dos desde Sui­za al Reino Uni­do, sin que na­die me re­gis­tra­ra el co­che».

"Na­da más lle­gar a Ugan­da, un hombre sa­lió co­rrien­do del Pa­la­cio de Jus­ti­cia. Por to­das par­tes ha­bía po­li­cías con Ka­lásh­ni­kov. Lo re­ma­ta­ron a ti­ros so­bre el ca­pó de nues­tro co­che. 'Va a ser un via­je mo­vi­di­to', pen­sé"

Hay 650 mi­llo­nes de ar­mas en el mundo. Ca­da año se fa­bri­can 8 mi­llo­nes más y 16.000 mi­llo­nes de ba­las. Es­pa­ña es uno de los 10 principales fa­bri­can­tes.

Sol­da­dos ira­quíes ins­pec­cio­nan ar­ma­men­to in­cau­ta­do al ISIS. El 20 por cien­to de los cohetes an­ti­blin­da­dos del gru­po te­rro­ris­ta pro­ve­nían de la UE.

Hay más de 300.000 me­no­res sol­da­do en el mundo. Mu­chos en­tran en com­ba­te; otros son co­ci­ne­ros, men­sa­je­ros, es­cla­vos se­xua­les o niños bom­ba. A ve­ces bas­ta con ofre­cer­les co­mi­da y un lu­gar don­de dor­mir pa­ra re­clu­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.