En por­ta­da.

«Un mé­di­co cu­ra, dos du­dan y tres, muer­te se­gu­ra». Eso di­ce el re­frán... Pues bien, he­mos co­me­ti­do la osa­día de re­unir a cin­co mé­di­cos de fa­mi­lia pa­ra ha­blar de lo que ellos lla­man 'ton­tu­nas clí­ni­cas'. Es de­cir, to­das esas prác­ti­cas que sir­ven de po­co, pe

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁNCHEZ / FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­LOS CA­RRIÓN

Cin­co mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria acep­tan el re­to de Xl­se­ma­nal de se­ña­lar 'sin anes­te­sia' aque­llas prác­ti­cas in­efi­ca­ces, a ve­ces in­clu­so no­ci­vas, que los pa­cien­tes nos empeñamos en re­cla­mar.

Pón­ga­se en si­tua­ción. Sa­la de es­pe­ra de su cen­tro de sa­lud. Us­ted es­tá ci­ta­do con su mé­di­co de ca­be­ce­ra. Tos y mo­cos. Es la épo­ca... Abre la puer­ta el doc­tor Fer­nan­do Fa­bia­ni y lo in­vi­ta a pa­sar. Lo aus­cul­ta. Us­ted ya lle­va días to­man­do an­ti­gri­pa­les y ja­ra­bes anun­cia­dos por te­le­vi­sión. Pe­ro si­gue igual.

El doc­tor le ex­pli­ca en­ton­ces: «Gri­pes y ca­ta­rros se cu­ran so­los. Ha­ga­mos lo que ha­ga­mos, van a du­rar lo mis­mo. Lo sa­bían nues­tras abue­las. Be­bi­das tem­pla­di­tas, al­gún cal­man­te sua­ve y pa­ñue­lo. Pe­ro, ojo, pa­ñue­los desecha­bles, así que, co­mo son desecha­bles, no los guar­de co­mo una re­li­quia en el bol­si­llo». Us­ted ejer­ce en­ton­ces su de­re­cho a la pa­ta­le­ta y pi­de, ¡exi­ge!, an­ti­bió­ti­cos, mu­co­lí­ti­cos y lo que ha­ga fal­ta por­que pien­sa que el res­fria­do se le pue­de ba­jar al pe­cho... «Pues no, el ca­ta­rro no es un as­cen­sor. No ba­ja a nin­gún si­tio. A raíz de la in­fec­ción se pue­de desa­rro­llar una bronquitis. Pe­ro eso no se pue­de evi­tar, por mu­chas pas­ti­llas que to­me». Son re­co­men­da­cio­nes a con­tra­co­rrien­te de una me­di­ci­na ca­da vez más orien­ta­da ha­cia el alu­vión de prue­bas diag­nós­ti­cas, tec­no­lo­gía pun­ta, fár­ma­cos a tu­ti­plén y vi­si­tas pro­gra­ma­das al qui­ró­fano. Y pro­ce­den del co­lec­ti­vo mé­di­co más so­bre­car­ga­do de nues­tro país. Y tam­bién el más nu­me­ro­so. El de los mé­di­cos de fa­mi­lia. Son unos 38.000 de los 210.000 mé­di­cos que ejer­cen en Es­pa­ña. Mu­chos tra­ba­jan en pre­ca­rio y su la­bor ape­nas tie­ne lu­ci­mien­to. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de los 'ca­chi­tó­lo­gos' (los es­pe­cia­lis­tas), tie­nen una vi­sión glo­bal del pa­cien­te. Cuan­do nos mi­ran, no ven una ca­de­ra, un pul­món o un hom­bro, nos ven a no­so­tros. Pa­san con­sul­ta a en­tre 30 y 50 pa­cien­tes dia­rios, ape­nas tie­nen sie­te mi­nu­tos por pa­cien­te (en Sue­cia, por ley, es me­dia ho­ra) y son po­li­va­len­tes. Atien­den a do­mi­ci­lio, en ur­gen­cias, en el am­bu­la­to­rio y en los pue­blos. Con ci­ta y sin ci­ta. Y, pe­se a dis­po­ner so­lo del 14 por cien­to de los re­cur­sos sa­ni­ta­rios en un sis­te­ma pú­bli­co que pri­vi­le­gia a los hos­pi­ta­les, han si­tua­do a la aten­ción pri­ma­ria es­pa­ño­la en­tre las tres me­jo­res de Eu­ro­pa. Son ac­ce­si­bles y re­so­lu­ti­vos. So­lu­cio­nan más del 90 por cien­to de los ca­sos sin ne­ce­si­dad de de­ri­var al es­pe­cia­lis­ta. A pe­sar de lo cual, tie­nen bas­tan­te más pres­ti­gio fue­ra que den­tro de nues­tro país. Cuan­do el Reino Uni­do se que­dó sin mé­di­cos de fa­mi­lia, con­tra­ta­ron a es­pa­ño­les. Las nue­vas pro­mo­cio­nes si­guen emi­gran­do o se van a la sa­ni­dad pri­va­da, y unos 16.000 de los pio­ne­ros que pu­sie­ron el sis­te­ma en mar­cha a me­dia­dos de los ochen­ta se ju­bi­lan en la pró­xi­ma dé­ca­da. El re­le­vo es in­cier­to. CUAN­DO LA TEC­NO­LO­GÍA NO AYU­DA. Los mé­di­cos de fa­mi­lia es­tán en gue­rra con­tra lo que el doc­tor Jo­sé Re­pu­llo lla­ma 'ton­tu­nas clí­ni­cas'. «Pa­ra ello hay que em­pe­zar por acep­tar que un buen por­cen­ta­je de lo que ha­ce­mos se pier­de en ac­cio­nes inefec­ti­vas o de du­do­sí­si­mo im­pac­to en sa­lud». Y eso sin con­tar los da­ños pro­vo­ca­dos por la ya­tro­ge­nia, pa­la­bra grie­ga que se re­fie­re a los efec­tos ad­ver­sos de los tra­ta­mien­tos mé­di­cos, que obli­gan a la hos­pi­ta­li­za­ción de 350.000 pa­cien­tes al año. Y que lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca de pri­mer or­den por cul­pa de la tec­no­lo­gía en la que tan­to con­fia­mos, co­mo las apli­ca­cio­nes sa­ni­ta­rias pa­ra el mó­vil. Por ejem­plo, co­mo se­ña­la el doc­tor Sal­va­dor Ca­sa­do, cuan­do los al­go­rit­mos de se­gui­mien­to de le­sio­nes de piel, co­mo lu­na­res y ve­rru­gas, sean más fia­bles, los usua­rios exi­gi­rán biop­sias y otras prue­bas. Y un ex­ce­so de prue­bas siem­pre in­cre­men­ta los fal­sos po­si­ti­vos, lo que pro­vo­ca­rá ci­ru­gías y tra­ta­mien­tos in­va­si­vos, su­fri­mien­tos que nos po­dría­mos ha­ber aho­rra­do.

Nues­tra aten­ción pri­ma­ria es­tá en­tre las tres me­jo­res de Eu­ro­pa y sus doctores so­lu­cio­nan el 90 por cien­to de los ca­sos sin de­ri­var­los a un es­pe­cia­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.