Ani­ma­les de compañía

'Via­je al co­ra­zón de España'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da

es­cri­be Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar, en el pró­lo­go de su ad­mi­ra­ble y mo­nu­men­tal Via­je al co­ra­zón de España (Ar­za­lia Edi­cio­nes), que ama el paisaje y el pai­sa­na­je de España por­que sus pa­dres cul­ti­va­ron en él, «ya des­de ni­ño, la con­cien­cia de per­te­ne­cer a una her­mo­sa y ás­pe­ra na­ción, al mis­mo tiem­po que me ejer­ci­ta­ban en los há­bi­tos de la pie­dad re­li­gio­sa». Y, del mis­mo mo­do que la pie­dad re­li­gio­sa en el ni­ño tie­ne un fon­do amo­ro­so de in­ge­nui­dad y des­lum­bra­mien­to (que per­ma­ne­ce en el adul­to, ta­pi­zan­do su al­ma para siem­pre), el amor a España que Gar­cía de Cor­tá­zar plas­ma en es­te li­bro y lo­gra co­mu­ni­car al lec­tor tie­ne, allá en el fon­do, el ím­pe­tu del ni­ño que sa­le en ma­yo al cam­po, para ha­cer­le un ra­mo de flo­res sil­ves­tres a la Vir­gen. Hay un fon­do de exul­ta­ción an­te el mis­te­rio en es­te Via­je al co­ra­zón de España que cau­ti­va des­de su pri­me­ra pá­gi­na (y ha­bla­mos de un li­bro de are­na que pue­de em­pe­zar a leer­se por cual­quier pá­gi­na), una vi­bra­ción de en­tu­sias­mo y de fer­vor que se res­pi­ra en ca­da fra­se. Y, so­bre ese fon­do de amor en­tra­ña­ble a la pa­tria, de amor que se aden­tra go­zo­so en las en­tra­ñas de la pa­tria, para con­ta­giar­se de su tem­pe­ra­tu­ra y acom­pa­ñar su pal­pi­ta­ción, se su­per­po­nen las leal­ta­des su­ce­si­vas que el au­tor ha ido tri­bu­tan­do a España, a lo lar­go de los años, en ar­mo­nía con el amor que le in­cul­ca­ron sus pa­dres: la cu­rio­si­dad pe­ren­ne del via­je­ro, la pers­pi­ca­cia vi­gi­lan­te del his­to­ria­dor, la cá­li­da in­tui­ción del poe­ta. Así lo­gra Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar una amal­ga­ma úni­ca, co­ro­nan­do lo que a mi mo­des­to jui­cio es una de sus obras ma­yo­res (si no la má­xi­ma). Su mi­ra­da so­bre los pue­blos de España es­tá nu­tri­da por un fue­go amo­ro­so que nun­ca de­cli­na, una amal­ga­ma de pa­sión y ra­zón que co­bra con­tor­nos di­ver­sos an­te ca­da paisaje, an­te ca­da río, an­te ca­da pie­dra, an­te ca­da re­cuer­do, an­te ca­da poe­ma, an­te ca­da efu­sión del al­ma. Via­je al co­ra­zón de España es un via­je li­te­ra­rio al co­ra­zón de un gran pa­trio­ta, que va de­jan­do su la­ti­do en ca­da lu­gar de España. Al con­ju­ro de sus pa­la­bras, Gar­cía de Cor­tá­zar alum­bra los ca­mi­nos de España de her­mo­su­ras iné­di­tas, o res­ca­ta her­mo­su­ras vie­jas que se ha­bían que­da­do a des­mano, abru­ma­das de tó­pi­cos. Y no hay her­mo­su­ra en la que no fi­je la mi­ra­da (en la que no fi­je su es­cri­tu­ra siem­pre ter­sa) que no des­te­lle en nues­tra ima­gi­na­ción con bri­llos nue­vos; no hay rin­cón de es­ta España que no sea alum­bra­do, di­lu­ci­da­do, re­ve­la­do por nues­tro au­tor. Gar­cía de Cor­tá­zar es­cri­be so­bre las tie­rras de España co­mo si es­tu­vie­ra con­fe­sán­do­nos sus amo­res; y a ca­da tie­rra, a ca­da ciu­dad, a ca­da pue­blo o al­dea de­di­ca una es­tam­pa irre­pe­ti­ble, tras­pa­sa­da por una luz de do­min­go, en la que a ve­ces aso­ma el amor de­li­ca­do y ab­sor­to del ni­ño, a ve­ces el amor acu­cian­te del jo­ven en la ple­ni­tud de su vi­gor, a ve­ces el amor aquie­ta­do y en sa­zón del hom­bre adul­to, a ve­ces el amor me­lan­có­li­co y pu­do­ro­so del an­ciano; y to­dos es­tos amo­res se fun­den en alea­ción, pro­cu­ran­do al lec­tor epi­fa­nías irre­pe­ti­bles, hon­da­men­te con­mo­ve­do­ras, que le des­pier­tan el de­seo de co­no­cer los pa­ra­jes que Gar­cía de Cor­tá­zar le des­cu­bre, o de vol­ver a vi­si­tar los que ya co­no­cía, para fun­dir su re­cuer­do con la mi­ra­da siem­pre pe­ne­tran­te del au­tor. No en­con­tra­mos en Via­je al co­ra­zón de España enojo­sos alar­des eru­di­tos: ca­da alu­sión his­tó­ri­ca, ca­da ci­ta li­te­ra­ria, na­cen de la sus­tan­cia mis­ma de la obra y en ella se fun­den, con na­tu­ra­li­dad y do­nai­re. Tam­po­co en­con­tra­rá el lec­tor en es­tas su­cu­len­tas pá­gi­nas esa vi­sión pin­to­res­ca y tre­me­bun­da que gus­ta de mos­trar a España (bri­sas he­dion­das de la Le­yen­da Ne­gra) co­mo un país trá­gi­co ha­bi­ta­do por se­res des­afo­ra­dos. España, en la plu­ma de Gar­cía de Cor­tá­zar, es una tie­rra a la vez an­ti­gua y mo­der­na, lle­na de gra­cias va­ria­das, de be­lle­zas que sur­gen a sal­to de ma­ta, sú­bi­tas co­mo libres, es­pe­ran­do la mi­ra­da que se­pa re­di­mir­las de la in­cu­ria y el des­dén. Y Via­je al co­ra­zón de España es, tam­bién, un li­bro de re­cia fi­bra mo­ral, en la es­te­la del me­jor no­ven­ta­yo­chis­mo, en el que la ala­ban­za de los muy di­ver­sos pai­sa­jes y paisanajes de España no ocul­ta el do­lor que nues­tros erro­res pa­sa­dos y pre­sen­tes in­fli­gen al au­tén­ti­co pa­trio­ta. Pe­ro Gar­cía de Cor­tá­zar nun­ca se re­go­dea en las he­ri­das (a ve­ces to­da­vía de ci­ca­triz tier­na, a ve­ces in­clu­so san­gran­tes), sino que las sa­na siem­pre,

Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar lo­gra una amal­ga­ma úni­ca, co­ro­nan­do lo que a mi mo­des­to jui­cio es una de sus obras ma­yo­res

con pa­cien­cia y ca­ri­dad, pe­ro tam­bién con ver­dad in­so­bor­na­ble, con ver­dad que se atre­ve a de­cir su nom­bre sin res­pe­tos hu­ma­nos ni su­mi­sio­nes al pen­sa­mien­to do­mi­nan­te. Via­je al co­ra­zón de España es el li­bro de un poe­ta que nos mues­tra que só­lo hay un mo­do de man­te­ner nues­tra her­mo­sa y ás­pe­ra na­ción uni­da: co­no­cién­do­la y amán­do­la por en­te­ro, co­no­cien­do y aman­do ca­da uno de sus pue­blos, has­ta caer ren­di­do de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.