Pe­que­ñas in­fa­mias

Lo que no me ma­ta me ha­ce más fuer­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

qué tie­nen en co­mún Ba­rack Oba­ma, Al­fred Hitch­cock, Ma­da­me Cu­rie, Ma­rilyn Mon­roe, Friedrich Nietzs­che, Lady Ga­ga, Mark Zuc­ker­berg y Char­les Dar­win? Ade­más del éxi­to pla­ne­ta­rio de ca­da uno en su es­fe­ra, to­dos eran o son in­cu­ra­ble­men­te tí­mi­dos. Y uso el ad­ver­bio con toda de­li­be­ra­ción por­que, por pro­pia ex­pe­rien­cia, pue­do de­cir­les que la ti­mi­dez es una 'en­fer­me­dad' crónica, nun­ca se cu­ra del to­do, so­lo se apren­den tru­cos para que no se no­te de­ma­sia­do. Para al­gu­nos, co­mo Lady Ga­ga, el tru­co con­sis­te en ac­tuar o, me­jor di­cho, so­bre­ac­tuar. ¿Quién po­dría pen­sar que una per­so­na que apa­re­ce en pú­bli­co con un ves­ti­do con­fec­cio­na­do con fi­le­tes de ter­ne­ra es tí­mi­da? Pues lo es y mu­cho. De he­cho, fue pre­ci­sa­men­te ese de­fec­to –jun­to con su voz ce­les­tial– el que la lle­vó a con­ver­tir­se en la es­tre­lla que es aho­ra. Re­cuer­do que ha­ce unos años me to­có mo­de­rar una me­sa en la que es­ta­ba, en­tre otros, Li­na Mor­gan. Des­pués de su­dar tin­ta chi­na du­ran­te cin­cuen­ta lar­gos mi­nu­tos para lo­grar que me ha­bla­ra de su ca­rre­ra y sin con­se­guir de ella más que un pe­no­so ro­sa­rio de mo­no­sí­la­bos, le pre­gun­té, ex­haus­ta: «¿Pe­ro qué te pa­sa, por qué es­tás mu­da?». «Por­que lo soy», me con­tes­tó. «La Li­na que to­dos co­no­cen es la per­so­na en la que me con­vier­to cuan­do re­pre­sen­to un pa­pel. La ver­da­de­ra es es­ta que ves, y ha­bla po­quí­si­mo». Mie­do, fo­bia so­cial, in­tros­pec­ción, pa­si­vi­dad, an­ti­pa­tía in­clu­so… He aquí los efec­tos se­cun­da­rios de es­ta mal­di­ta en­fer­me­dad crónica nues­tra. Y, sin em­bar­go, tan in­de­sea­ble ras­go de ca­rác­ter pue­de con­ver­tir­se en el me­jor pa­sa­por­te a lo que uno desea al­can­zar. Por­que ¿quién sino un tí­mi­do, un 'prin­gao', un chi­co que no li­ga­ba una es­co­ba, po­día in­ven­tar Fa­ce­book? ¿Y quién sino una in­tro­ver­ti­da in­mi­gran­te po­la­ca que con mu­chas di­fi­cul­ta­des con­si­guió es­tu­diar Fí­si­ca y Quí­mi­ca per­se­ve­ra­ría ca­lla­da­men­te y con­tra to­das las di­fi­cul­ta­des en su la­bor has­ta con­ver­tir­se en la úni­ca per­so­na en la his­to­ria ga­na­do­ra de dos pre­mios No­bel? ¿Sa­bían, por ejem­plo, que Ba­rack Oba­ma en la uni­ver­si­dad abu­rría has­ta a las ove­jas con sus dis­cur­sos? ¿Y que Ma­rilyn en sus co­mien­zos se de­di­ca­ba a to­car el piano en las fies­tas por­que le ate­rra­ba so­cia­li­zar? Fue pre­ci­sa­men­te el afán por su­pe­rar su fal­ta de des­tre­zas so­cia­les lo que lle­vó a am­bos a con­ver­tir­se en lo que más tar­de fue­ron. Al igual que ca­da per­so­na tie­ne los de­fec­tos de sus vir­tu­des tam­bién to­dos te­ne­mos las vir­tu­des de nues­tros de­fec­tos, y lu­char con­tra la ti­mi­dez se con­vier­te en la me­jor ar­ma de to­dos aque­llos que la pa­de­cen. Nietzs­che, un tí­mi­do ca­si pa­to­ló­gi­co que se es­con­día tras un enor­me bi­go­te tan tu­pi­do co­mo gro­tes­co, lo ex­pli­ca­ba con una de sus fra­ses más fa­mo­sas: «Lo que no me ma­ta me ha­ce más fuer­te». Dar­win, por su par­te, y co­mo no po­día ser de otro mo­do, le dio al asun­to una in­ter­pre­ta­ción an­tro­po­ló­gi­ca. Se­gún él, la ti­mi­dez es un ras­go prehis­tó­ri­co que con­tri­bu­ye a la su­per­vi­ven­cia de las es­pe­cies. Los ex­tro­ver­ti­dos con­si­guen mejores pre­sas y pa­re­jas, pe­ro los in­tro­ver­ti­dos, al evi­tar los en­fren­ta­mien­tos, so­bre­vi­ven más. Se­gún los neu­ró­lo­gos, los tí­mi­dos tie­nen al­gu­nas áreas de sus ce­re­bros que son di­fe­ren­tes. Por eso tien­den a pre­fe­rir la tran­qui­li­dad, la in­tros­pec­ción, sa­ben es­cu­char, tie­nen un pen­sa­mien­to más ana­lí­ti­co, se fi­jan más en los de­ta­lles. De ahí que per­so­nas re­fle­xi­vas e in­qui­si­ti­vas co­mo Kant o Eins­tein lo fue­ran, eso por no men­cio­nar a to­do un ba­ta­llón de crea­do­res, pin­to­res, es­cri­to­res, poe­tas… Pe­ro no to­do va a ser co­lor de rosa en es­te ras­go de nues­tro ca­rác­ter. A los tí­mi­dos to­do nos cues­ta el do­ble. Una vez le pre­gun­ta­ron a Kat­ha­ri­ne Hep­burn por qué no asis­ti­ría al ho­me­na­je que pre­pa­ra­ba la ciu­dad de Nue­va York para su no­ven­ta cum­plea­ños. «Les agra­dez­co

Lu­char con­tra la ti­mi­dez se con­vier­te en la me­jor ar­ma de to­dos aque­llos que la pa­de­cen

mu­chí­si­mo –res­pon­dió–, pe­ro me cues­ta un es­fuer­zo te­rri­ble ser to­do lo in­ge­nio­sa, in­te­li­gen­te y sen­sa­cio­nal que us­te­des creen que soy y a mi edad no me com­pen­sa». Sin te­ner no­ven­ta años, a mí me pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo. Así que si un día nos en­con­tra­mos por ahí y me ven más apa­ga­da y bo­drio de lo que es­pe­ran, por fa­vor, no me lo ten­gan en cuen­ta. Es una tra­ba­je­ra lu­char día y no­che con­tra es­ta mal­di­ta ti­mi­dez a la que, por otro la­do, le de­bo to­do lo que he he­cho en la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.