VI­VIR Y MO­RIR EN LA TRIN­CHE­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada - POR MER­CE­DES GALLEGO / FO­TO­GRA­FÍAS: JAVIER BAU­LUZ

«En Ma­con­do no ha pa­sa­do na­da, ni es­tá pa­san­do ni pa­sa­rá nun­ca. Es­te es un pue­blo fe­liz», de­cían los mi­li­ta­res de Gar­cía Már­quez a los fa­mi­lia­res de los tres mil muer­tos de Cien años de so­le­dad. Tam­po­co en Ni­ca­ra­gua pa­sa na­da, se­gún el pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga, pe­ro, co­mo en la no­ve­la, «en la no­che, des­pués del to­que de que­da, de­rri­ba­ban puer­tas a cu­le­ta­zos, sa­ca­ban a los sos­pe­cho­sos de sus ca­mas y se los lle­va­ban a un via­je sin re­gre­so». Los 448 muer­tos y 700 des­apa­re­ci­dos que con­tó has­ta fi­nal de ju­lio la Aso­cia­ción Ni­ca­ra­güen­se Pro De­re­chos Hu­ma­nos, con nom­bre, ape­lli­dos y has­ta cé­du­la de iden­ti­dad, «son fal­sos», ase­gu­ró el co­man­dan­te Or­te­ga en una entrevista. No hay ci­fras más ac­tua­les por­que una semana des­pués de pre­sen­tar ese in­for­me Ál­va­ro Leiva, fo­ren­se de la ma­sa­cre, tu­vo que huir del país con su equi­po de in­ves­ti­ga­do­res. Co­mo el can­tau­tor Car­los Me­jía Go­doy, que pu­so el himno a la re­vo­lu­ción en

"¿CÓ­MO NO NOS DI­MOS CUEN­TA DE QUE SE ES­TA­BAN CON­VIR­TIEN­DO EN MONS­TRUOS?" DI­CE UNA AN­CIA­NA SAN­DI­NIS­TA SO­BRE LOS OR­TE­GA

los 80 y aho­ra llo­ra por los es­tu­dian­tes caí­dos. O tam­bién los mé­di­cos que aten­die­ron a los he­ri­dos en con­tra de las ór­de­nes del Go­bierno, los maes­tros que hos­pe­da­ron a los es­tu­dian­tes y las de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que el Go­bierno pur­ga de su li­bro de lea­les para es­cri­bir es­te escalofriante ca­pí­tu­lo de rea­lis­mo má­gi­co la­ti­noa­me­ri­cano. Es la 'fa­se Pi­no­chet' de una re­pre­sión que co­men­zó el 19 de abril, cuan­do fran­co­ti­ra­do­res dis­per­sa­ron con dis­pa­ros cer­te­ros las pro­tes­tas con­tra la re­for­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial que re­du­cía un 5 por cien­to las pen­sio­nes. A los ju­bi­la­dos les res­pon­die­ron a gol­pes, a los es­tu­dian­tes que sa­lie­ron a de­fen­der­les, a ba­la­zos. A los ve­ci­nos que no les per­mi­tie­ron dis­pa­rar des­de sus azo­teas les que­ma­ron las ca­sas mien­tras dor­mían, con toda la fa­mi­lia den­tro. Eso in­clu­yó a un be­bé de tres me­ses y a un ni­ño de tres años en el in­cen­dio del ba­rrio Car­los Marx. Apos­ta­dos tras las lla­mas y es­col­ta­dos por la po­li­cía, los pa­ra­mi­li­ta­res dis­pa­ra­ban a los que in­ten­ta­ban sal­tar por el bal­cón y a quie­nes acu­dían en su au­xi­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.