La car­ta de la se­ma­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas -

Por qué la he pre­mia­do…

Por­que siem­pre con­vie­ne apar­tar el car­tón y bus­car la sus­tan­cia, aun si es­ta es amar­ga. El car­tón de los co­le­gios. So­lo que­re­mos ni­ños y ni­ñas que res­pe­ten al prójimo, a la so­cie­dad. Pe­ro no ve­mos que, de­trás, se ve el car­tón de una edu­ca­ción cí­ni­ca a la que no le im­por­ta na­da. Du­ran­te 11 años no he es­ta­do ca­sa­do con mi mu­jer, sino con una pro­fe­so­ra que lo ha da­do to­do, y más, por sus alumnos las 24 ho­ras de ca­da día. Le he re­cri­mi­na­do in­clu­so que con­tes­ta­ra de ma­dru­ga­da men­sa­jes de los pa­dres; ir con ella por la ca­lle era pa­rar­se ca­da 2 mi­nu­tos pa­ra que sus alumnos la abra­za­ran. Ha­ce unas se­ma­nas la des­pi­die­ron por bu­ro­fax. Así, sin más. Ni una lla­ma­da. ¿La ra­zón? Es­tar de ba­ja por un pro­ce­so de re­pro­duc­ción asis­ti­da. Aho­ra, cuan­do me cuen­ta que el co­le­gio ce­le­bra con los ni­ños el Día de los De­re­chos Hu­ma­nos, el de la Edu­ca­ción, el In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer, el In­ter­na­cio­nal de la So­li­da­ri­dad, el In­ter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res o el Día Mun­dial de las Ma­dres y los Pa­dres, veo el car­tón de mu­chos co­le­gios. Qué­den­se con sus be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y su do­ble mo­ral. Mi mu­jer se que­da con los abra­zos sin­ce­ros de sus exa­lum­nos.

CAR­LES RICART DOLS. LA CANYADA (VA­LEN­CIA)

Su­pues­ta neu­tra­li­dad

He leí­do aten­ta­men­te la en­tre­vis­ta rea­li­za­da a Pau­lo Coel­ho en Xl­se­ma­nal. To­do un ca­rác­ter. Mas no atis­bo a com­pren­der la cohe­ren­cia de es­te per­so­na­je co­mo rompe­dor de las re­glas es­ta­ble­ci­das por la so­cie­dad. A lo lar­go de la ci­ta­da en­tre­vis­ta, el es­cri­tor bra­si­le­ño ma­ni­fies­ta que siem­pre ha he­cho lo que le ha da­do la ga­na... Y que ha pa­ga­do su pre­cio por ello. Es de re­ci­bo la exis­ten­cia de la cual dis­fru­ta aho­ra y me pre­gun­to si el éxi­to, cu­yas úni­cas pre­mi­sas son la fa­ma y el di­ne­ro, de las cua­les pa­re­ce no ha­cer ga­la, son su­fi­cien­tes pa­ra os­ten­tar su su­pues­ta neu­tra­li­dad an­te la vi­da. Se­gún Don Pau­lo, sus es­cri­tos no pre­ten­den con­ven­cer al lec­tor de na­da. De­bo ma­ni­fes­tar la fal­ta de con­fian­za que me ins­pi­ra es­te plan­tea­mien­to. No he leí­do nin­guno de sus es­cri­tos y pien­so que ello me otor­ga la fa­cul­tad de la im­par­cia­li­dad. Su can­ti­dad de ejem­pla­res ven­di­dos ofre­ce una apro­xi­ma­ción a la probabilidad de que no sea tan ico­no­clas­ta co­mo se vis­lum­bra a pri­me­ra vis­ta. La vi­da le son­ríe, por lo cual opino que exis­te la po­si­bi­li­dad real de su con­for­mi­dad con el or­den al cual otor­ga un sus­pen­so de pa­la­bra, no de he­cho. No es mi in­ten­ción vi­tu­pe­rar a un es­cri­tor de éxi­to; tan so­lo ex­pre­sar mi pun­to de vis­ta res­pec­to a es­te fe­nó­meno de ma­sas.

AL­BER­TO JESÚS LEREU SAN­CHIS. CATARROJA (VA­LEN­CIA)

La edu­ca­ción de los pa­dres

Nos cree­mos que es­ta­mos edu­can­do a nues­tros hi­jos to­da la vi­da, pe­ro eso no es del to­do cier­to. A par­tir de una edad son nues­tros hi­jos los que em­pie­zan a edu­car­nos a no­so­tros. Mi hi­jo, apar­te de es­tu­dian­te, es un deportista na­to. Me 'obli­ga' a ha­cer es­ti­ra­mien­tos por la ma­ña­na, diez mi­nu­tos de pe­sas y a ca­mi­nar y prac­ti­car de­por­te re­gu­lar­men­te. Tam­bién me ha en­se­ña­do los be­ne­fi­cios de la co­mi­da sa­lu­da­ble, a desechar la co­mi­da ba­su­ra y a vol­car­me con los productos eco­ló­gi­cos, al­go que me pa­re­cía im­pen­sa­ble a mi edad. Ya es­toy no­tan­do los efec­tos de una vi­da sa­lu­da­ble. Mi hi­jo se ha con­ver­ti­do en to­do un maes­tro pa­ra mí y en to­do un pa­dre.

ISA­BEL FUEN­SAN­TA NI­CO­LÁS ALFOCEA. OGÍJARES (GRA­NA­DA)

In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Se ha­bla mu­cho de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), aun­que no sea real­men­te un me­ca­nis­mo in­te­li­gen­te lo que ha­cen los ro­bots, sino cálcu­los al­go­rít­mi­cos de in­for­ma­ción que pre­via­men­te les he­mos pro­por­cio­na­do o en­se­ña­do a bus­car au­tó­no­ma­men­te, muy rá­pi­dos, con erro­res ca­da vez me­no­res, se­gún se di­ce. Exis­ten ya es­ta­dís­ti­cas acer­ca de có­mo

"Los mu­chos ejem­pla­res ven­di­dos por Coel­ho dan una idea de que qui­zá no sea tan rompe­dor co­mo se vis­lum­bra"

pue­den su­plir no so­la­men­te a pro­fe­sio­na­les sin cua­li­fi­car, sino a jue­ces, a far­ma­céu­ti­cos, a mé­di­cos... La pro­por­ción de error es muy si­mi­lar. No obs­tan­te, me pre­gun­to qué su­ce­de­rá cuan­do, por cual­quier cir­cuns­tan­cia, sea da­ña­do el ser hu­mano. ¿Quién se ha­rá en­ton­ces res­pon­sa­ble? ¿La ma­qui­ni­ta o quien le ha per­mi­ti­do fun­cio­nar? Es ur­gen­te la ela­bo­ra­ción de le­yes al res­pec­to que im­pi­dan su­plir al ser hu­mano en con­duc­tas don­de los sen­ti­mien­tos es­tén pre­sen­tes.

GUI­LLER­MO PAS­CUAL BARLÉS. ZA­RA­GO­ZA

No nos cui­da­ron

Mi nom­bre es Ma­ría Inés Cua­dra­do y, des­de ha­ce seis años, soy una per­so­na más de las 160.000 que pa­de­cen la en­fer­me­dad de Par­kin­son en es­te país. Quie­ro agra­de­cer la in­for­ma­ción ofre­ci­da so­bre es­te te­ma en vues­tra re­vis­ta del pa­sa­do 19 de agos­to. No obs­tan­te, me gus­ta­ría sa­ber quién es la per­so­na res­pon­sa­ble de de­ci­dir la pu­bli­ca­ción de la foto de las her­ma­nas ge­me­las mos­tran­do los efec­tos de la en­fer­me­dad en el ros­tro de una de ellas. A pe­sar de ser una cam­pa­ña pa­ra la con­cien­cia­ción so­bre es­ta en­fer­me­dad, sus efec­tos son al­ta­men­te tó­xi­cos. ¿A quién va di­ri­gi­da es­ta foto? ¿A no­so­tros, los en­fer­mos?, ¿a nues­tros se­res que­ri­dos? ¿Con qué ob­je­ti­vo: pen­sar có­mo nos ve­ría­mos si no es­tu­vié­se­mos en­fer­mos? ¿Có­mo nos mi­ra­mos al espejo des­pués de es­ta 'to­ma de con­cien­cia'? ¿Có­mo nos mi­ra­rán? Den­tro del con­tex­to de es­ta no­ta, me pa­re­ce inopor­tu­na su pu­bli­ca­ción, po­co aser­ti­va, na­da em­pá­ti­ca. Tal ex­hi­bi­ción de las mi­se­rias de la en­fer­me­dad no so­lo no es útil, sino que, co­mo ya di­je, es al­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te. Real­men­te me sien­to do­li­da. Creo que, ha­blan­do de no­so­tros, no nos cui­da­ron con es­ta ima­gen.

MA­RÍA INÉS CUA­DRA­DO. CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.