TÚ PA­SAS, TÚ NO PA­SAS

LOS LO­CA­LES AÚN SE RESERVAN EL DE­RE­CHO DE ADMISIÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: JUAN CAPEÁNS

Ha­ce­so­lo quin­ce o vein­te años Mi­chael Jackson se­ría el úni­co ser del pla­ne­ta al que le per­mi­ti­rían el ac­ce­so en una dis­co­te­ca con sus ca­rac­te­rís­ti­cos cal­ce­ti­nes blan­cos. Lle­var los pies «es­ca­yo­la­dos» era un signo de mal gus­to im­per­do­na­ble en los lo­ca­les con fil­tros es­tric­tos, en los que tam­po­co pa­sa­ban las za­pa­ti­llas de­por­ti­vas y se mi­ra­ba con re­ce­lo los va­que­ros ro­tos. Los tiem­pos han cam­bia­do y las ten­den­cias populares se han lle­va­do has­ta ex­tre­mos que han obli­ga­do a re­la­jar los re­qui­si­tos, pero exis­ten mu­chos negocios hos­te­le­ros e in­clu­so lu­ga­res tu­rís­ti­cos públicos que si­guen te­nien­do unas nor­mas que, re­co­no­cen, son ne­ce­sa­ria­men­te más fle­xi­bles.

An­tes de dar rien­da suel­ta a los gus­tos o cos­tum­bres tex­ti­les de ca­da uno es bueno en­ca­jar el te­ma en un mar­co le­gal, por­que aún se pres­ta a la po­lé­mi­ca. En Galicia exis­te el de­re­cho de admisión, re­gu­la­do por una nor­ma­ti­va es­ta­tal que de­ja cla­ro que se pue­de ejer­cer sin dis­cri­mi-

nar por cues­tio­nes de se­xo, re­li­gión, po­lí­ti­ca, ra­za o na­cio­na­li­dad, se­gún la Unión de Con­su­mi­do­res de Galicia.

Luis Diz es uno de los pro­mo­to­res de la Sa­la Pe­lí­cano, en A Co­ru­ña, y ha im­pul­sa­do di­fe­ren­tes negocios noc­tur­nos en to­da la co­mu­ni­dad co­mo los Dux, en los que apli­ca cri­te­rios con ma­ti­ces dis­tin­tos pero siem­pre con el ob­je­ti­vo de que «to­da la gen­te es­té có­mo­da». Pa­ra es­te hos­te­le­ro hay lí­mi­tes, y la ro­pa de­por­ti­va es uno de ellos. «Es­tá bien pa­ra la ca­lle o el gim­na­sio, pero no en una dis­co­te­ca». Con el cal­za­do son mu­cho más la­xos des­de ha­ce más de una dé­ca­da —«yo mis­mo voy con za­pa­ti­llas los fi­nes de se­ma­na»— pero tam­bién li­mi­ta el ac­ce­so con chan­clas o san­da­lias «por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad». Las go­rras, di­ce, son ten­den­cia y en al­gún lo­cal con gen­te jo­ven tie­nen un pa­se, pero no así los pan­ta­lo­nes cor­tos en los chi­cos o las ca­mi­se­tas de equi­pos de fútbol «que son una fuen­te de con­flic­tos».

En el Hos­tal dos Reis Ca­tó­li­cos, el bu­que in­sig­nia de la ho­te­le­ría ga­lle­ga, re­co­no­cen que las nor­mas se han re­la­ja­do en los úl­ti­mos años, pero si­guen preo­cu­pán­do­se de in­di­car o dar pis­tas a sus clien­tes de los có­di­gos más apro­pia­dos. «Te­ne­mos un res­tau­ran­te más in­for­mal y otro de car­ta, más se­rio, aun­que no pe­di­mos cha­que­ta y cor­ba­ta o tra­je a las mu­je­res», ex­pli­ca Sil­via Taboada, con una am­plia ex­pe­rien­cia en el sec­tor tu­rís­ti­co que le lle­va a pen­sar que los ex­tran­je­ros de cier­to ni­vel eco­nó­mi­co, clien­tes ha­bi­tua­les del pa­ra­dor, sue­len in­tuir me­jor las cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la eti­que­ta. Mu­chos es­pa­ño­les, en cam­bio, su­cum­bie­ron a la moda de los pan­ta­lo­nes pi­ra­ta, muy di­fí­ci­les de «en­ca­jar» y ge­ne­ra­do­res de am­plios de­ba­tes es­té­ti­cos.

Mar Cas­tro, con­sul­to­ra de pro­to­co­lo y co­mu­ni­ca­ción, ve ló­gi­co que se ha­yan ablan­da­do al­gu­nos re­qui­si­tos, «pero no to­do va­le». Con­si­de­ra res­pe­ta­ble que los es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos quie­ran mar­car su es­ti­lo, e in­vi­ta a los usua­rios de los mis­mos a pre­gun­tar pre­via­men­te sin com­ple­jos y, so­bre to­do, a usar «el sen­ti­do co­mún: si te le­van­tas por la ma­ña­na y te vis­tes se­gún la ac­ti­vi­dad que va­yas a desem­pe­ñar, tam­bién de­bes ha­cer­lo en el tiem­po de ocio», re­co­mien­da.

El pan­ta­lón cor­to en los ca­ba­lle­ros y las chan­clas tam­bién son el lí­mi­te ad­mi­si­ble pa­ra los ca­si­nos de jue­go ga­lle­gos, y los clu­bes so­cia­les y de­por­ti­vos tam­bién han re­la­ja­do sus nor­mas, aun­que al­gu­nos si­guen prohi­bien­do ju­gar al golf en va­que­ros o con ca­mi­se­ta sin cue­llos o man­gas, en­tre otras re­glas in­ter­nas tras­no­cha­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.