Es­te gallego vis­te a la mu­jer de Ma­cri

Es­te ar­gen­tino de pa­dre gallego es­tá a pun­to de ate­rri­zar en España con sus co­lec­cio­nes, una tie­rra que co­no­ce bien por los re­cuer­dos que le trae y don­de ya triun­fó en pri­ma­ve­ra gra­cias al ves­ti­do que eli­gió Ju­lia­na Awa­da pa­ra su en­cuen­tro con los Re­yes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MARÍA VIDAL

De­sus ma­nos sa­len mu­chos de los looks de Ju­lia­na Awa­da, la pri­me­ra da­ma ar­gen­ti­na, que con su ca­si mi­llón de se­gui­do­res en Ins­ta­gram es un to­do un re­fe­ren­te de es­ti­lo. Aun­que po­cos co­no­cen que el Fe­li­pe Va­re­la ar­gen­tino tie­ne ori­gen gallego, y que ya ha re­co­rri­do unas cuan­tas ve­ces la tie­rra de su pa­dre. En bre­ve da­rá mu­cho que ha­blar por­que es­tá a pun­to de ate­rri­zar con su co­lec­ción en nues­tro país, un pa­so más pa­ra con­se­guir su sue­ño: ves­tir a la rei­na Le­ti­zia.

—To­do un re­fe­ren­te de es­ti­lo en Ar­gen­ti­na y en la tie­rra de tus orí­ge­nes, muy po­co te co­no­ce­mos...

—Es ver­dad, es­ta­mos des­em­bar­can­do, es la pri­me­ra vez que ven­go con mi co­lec­ción, he ve­ni­do de tu­ris­mo, y a ver ami­gos pe­ro has­ta aho­ra no ha­bía­mos pre­sen­ta­do na­da, así que es­ta­mos muy fe­li­ces.

—Ma­drid Bridal Week fue el pri­mer pa­so pa­ra traer tu ca­rre­ra a España.

— Esa es la idea, des­de ha­ce años ten­go mu­chas ga­nas de in­gre­sar en el mer­ca­do es­pa­ñol, tam­bién in­flu­ye to­do lo que me ha en­se­ña­do mi pa­dre so­bre España, que ha­cía mu­cho tiem­po que te­nía­mos ga­nas de po­ner un pie en Ma­drid. Ha­ce po­co ves­ti­mos a Ju­lia­na Awa­da con la rei­na de España así que fue el pun­to ini­cial, ya ha­bía­mos acor­da­do par­ti­ci­par en es­ta pa­sa­re­la, pe­ro el he­cho de que Ju­lia­na eli­gie­ra una pie­za nues­tra pa­ra ve­nir nos dio más fuer­za to­da­vía.

—¿Co­no­ces Ga­li­cia?

— Sí, es más, el año pa­sa­do es­tu­ve re­co­rrien­do Ta­boa­da, de don­de era mi pa­dre, e in­clu­so con­se­guí sus pa­pe­les de na­ci­mien­to, y es­to sí que fue una gran ale­gría.

—¿Pe­ro tú ya na­cis­te en Ar­gen­ti­na?

— Sí, mi pa­dre cinco años an­tes de que yo na­cie­ra se ha­bía exi­lia­do a Ar­gen­ti­na con su her­mano, eran épo­cas bas­tan­te di­fí­ci­les, nun­ca pu­do re­gre­sar a España, fa­lle­ció cuan­do yo te­nía 19 años y nun­ca pu­do vol­ver, así que siem­pre me que­dó ese gran le­ga­do de co­no­cer sus tie­rras, y yo creo que el nun­ca ima­gi­nó que yo pre­sen­ta­ría al­gún día una co­lec­ción aquí.

—¿To­da­vía tie­nes fa­mi­lia aquí?

—Muy po­qui­ta, su­ce­día an­tes que cuan­do se iban de aquí de España se per­día to­do el con­tac­to, úni­ca­men­te por car­ta. Eran tiem­pos di­fí­ci­les, a lo me­jor se mu­da­ban, no ha­bía un con­tac­to di­rec­to y se crea­ba una nue­va fa­mi­lia. La ver­dad no he te­ni­do mu­cho con­tac­to con mi fa­mi­lia de aquí, que­dan muy po­cos, úni­ca­men­te nie­tos de fa­mi­lia­res de mi pa­dre.

—Dices que de tu pa­dre apren­dis­te to­do lo que sa­bes, ¿él te en­se­ñó el ofi­cio?

—Él me en­se­ñó el ofi­cio, lo apren­dió de pe­que­ño a su vez con su pa­dre aquí, y siem­pre de­cía que era un buen gallego, un gallego ter­co, y me ha en­se­ña­do a mí des­de los 8 años a co­ser,

al prin­ci­pio no me gus­ta­ba mu­cho, era di­fí­cil pa­ra mí, era una vi­da dis­tin­ta y me cos­ta­ba bas­tan­te apren­der has­ta me cos­ta­ba con­tar lo que es­ta­ba ha­cien­do, pe­ro lue­go me sir­vió de una ma­ne­ra in­creí­ble, du­ran­te mu­chos años he he­cho los pa­tro­nes, la mol­de­ría, he mon­ta­do, he cosido to­do lo que di­se­ña­ba, y si hoy me animo a ha­cer co­sas dis­tin­tas es por­que apren­dí lo bá­si­co pa­ra ha­cer­lo, y eso me da la fa­ci­li­dad de po­der se­guir crean­do.

—¿Cuán­tas ge­ne­ra­cio­nes lle­váis en la fa­mi­lia?

—Su pa­dre (mi abue­lo) ha­bía apren­di­do el ofi­cio ya de gran­de, in­du­da­ble­men­te por un te­ma eco­nó­mi­co, y lue­go mi pa­dre lo apren­dió de muy pe­que­ño, siem­pre me con­ta­ba que ya des­de muy pe­que­ño or­de­na­ba te­las. El año pa­sa­do ahí en Ta­boa­da, me lle­vé una sor­pre­sa muy gran­de cuan­do des­cu­bri­mos la ca­sa don­de él ha­bía vi­vi­do, y te ase­gu­ro que me la des­cri­bió de tal ma­ne­ra co­mo la vi lue­go, me cau­só mu­cha emo­ción re­cor­dar las his­to­rias des­de al­gu­nos pun­tos de la ca­sa y ver­lo co­mo si fue­ra pe­que­ño.

—¿Qué pla­nes tie­nes pa­ra ate­rri­zar en España?

—No­so­tros ha­ce­mos una co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra real, son pie­zas úni­cas y que es­ta­mos al­ta­men­te cos­tu­mi­za­dos, es de­cir, cual­quier gé­ne­ro que uti­li­za­mos lo tra­ba­ja­mos y cus­to­mi­za­mos pa­ra que no ten­ga na­da que ver con el ori­gi­nal. La idea es ve­nir con una co­lec­ción pe­que­ña y po­der ves­tir a una mu­jer que se ani­ma. Cree­mos que la mu­jer pue­de es­tar es­tu­pen­da­men­te ves­ti­da e ir có­mo­da, que si en una fies­ta le gus­ta bai­lar, mo­ver­se, ver­se fe­me­ni­na, lo ha­ga... y eso es lo que es­ta­mos ha­cien­do, con una per­so­na­li­dad úni­ca, que no le im­por­te tan­to su cuer­po, sino sen­tir­se có­mo­da y fe­me­ni­na, y que los de­más la vean así. Po­si­ble­men­te el año que vie­ne po­dre­mos traer nues­tros di­se­ños, y lue­go ve­re­mos si lle­ga­mos a tra­ba­jar tam­bién a me­di­da, en Ar­gen­ti­na tra­ba­ja­mos mu­chí­si­mo a me­di­da...

—Han­ni­bal La­gu­na in­clu­so te ha ofre­ci­do su ta­ller...

—Sí, fue fan­tás­ti­co lo de Han­ni­bal. Lo co­no­ci­mos en San­to Do­min­go, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, lle­va­mos yen­do va­rios años a pre­sen­tar nues­tra co­lec­ción, y ha­ce dos años es­ta­ba Han­ni­bal tam­bién y la ver­dad que nos lle­va­mos muy bien. Es una per­so­na di­vi­na y nos ayu­da­mos mu­chí­si­mo. En ese mo­men­to cuan­do es­tás en el ex­te­rior en un si­tio que co­no­ces po­co, mo­de­los in­clui­das, es­tá muy bien es­to de apo­yar­se, y con­tra­rio a lo que pien­sa mu­cha gen­te, los di­se­ña­do­res nos lle­va­mos muy bien y po­de­mos ha­cer due­tos. Des­pués de esa se­ma­na sur­gió la idea de ha­cer al­go jun­tos en Ma­drid y en Bue­nos Ai­res, que nos ha que­da­do pen­dien­te, lo va­mos a re­vi­sar en al­gún mo­men­to, un pro­yec­to de lle­gar a in­ter­ve­nir la co­lec­ción de ca­da uno por el otro. La ver­dad que se ha por­ta­do fan­tás­ti­co, unas se­ma­nas an­tes de la pre­sen­ta­ción nos ha ofre­ci­do su ta­ller por si ne­ce­si­ta­mos to­car al­go, lo que me pa­re­ció muy loa­ble, me ha pa­re­ci­do una per­so­na fan­tás­ti­ca y es­to lo ha de­mos­tra­do.

—¿Có­mo ves a la mu­jer española? ¿Se pa­re­ce a la que vis­te La­ge?

—Apren­dió a ves­tir­se jus­ta­men­te pe­ro te­nien­do per­so­na­li­dad, lle­va lo que quie­re, no se ri­ge por las ti­ra­nías de la mo­da, sino que le da vuel­tas a lo que se po­ne y si se lo po­ne es por­que le gus­ta. En los úl­ti­mos años se le ha da­do un cam­bio muy fuer­te, in­clu­si­ve en los di­se­ña­do­res que han sa­li­do, un cam­bio muy fa­vo­ra­ble, y creo qu España es­tá fuer­tí­si­mo, in­clu­si­ve con te­ma de no­vias, es in­creí­ble los bueno di­se­ños que tie­ne. Creo que de to­do mun­do vie­nen a España a bus­car mo da nup­cial.

—Dices que te de­fi­ne el no te­ner es­til que pue­de ha­ber cinco mu­je­res vest das por ti en una fies­ta y que no se not

—Yo siem­pre di­go que el no te­ner es­til pue­de so­nar ra­ro, pue­de so­nar feo, per a ve­ces el no te­ner es­ti­lo es ele­gan­cia, e no ha­cer ves­ti­dos si­mi­la­res, y ju­gar co ca­da per­so­na por su per­so­na­li­dad, lle­ga a en­ten­der qué quie­re la mu­jer que ten go de­lan­te e in­ter­pre­tar­la. To­das las ve­ce quie­ren co­sas dis­tin­tas. Lo ideal es es­ta en una fies­ta y que ha­ya cua­tro ves­ti­do y que no los re­co­noz­can del mis­mo di­se ña­dor, sino por­que son fan­tás­ti­cos, po que caen bien, y por su ca­li­dad.

—¿El es­ti­lo va por den­tro?

—Soy de los que pien­san que el di­se­ña­do no es la es­tre­lla, sino la que lu­ce nuestr ves­ti­do, lo ten­go muy cla­ro y me aboc a in­ter­pre­tar lo que esa per­so­na quier Lo mis­mo me pa­sa con las mo­de­los, in ten­ta­mos que no sal­gan rí­gi­das, igua­le o se­rias, sino que dis­fru­ten la pie­za qu es­tán lle­van­do, que se sien­tan có­mo­da pa­ra mos­trar lo que van a lu­cir. Son mu bue­nos los cie­rres de las pa­sa­re­las con la mo­de­los agra­de­ci­das de po­der ha­bers mos­tra­do có­mo real­men­te son.

—¿Hay que acer­car la al­ta cos­tu­ra a l ca­lle?

—Yo creo que tie­ne que es­tar en la ca lle, que tie­ne que ser real, ab­so­lu­ta­men te, cual­quier mu­jer sue­ña con al­ta cos­tu ra, y yo lo in­ten­to. A ve­ces es di­fí­cil po que son ves­ti­dos que tie­nen mu­cho cost pe­ro tra­to de lle­gar a un ni­vel muy po pu­lar. Sien­to que la al­ta cos­tu­ra tie­ne qu ser real, tie­ne to­car­se, que pal­par­se... tie ne que ser un lu­jo, pe­ro un lu­jo real, n ese lu­jo ab­sur­do al que no se lle­ga de nin gu­na ma­ne­ra.

El cuer­po no es lo im­por­tan­te.

Sin du­da mar­ca más la per­so­na­li­dad e el cuer­po. Te­nien­do la po­si­bi­li­dad de cer un ves­ti­do a me­di­da, don­de pue­des avi­zar al­go que no es­té bien o ma­xi­mir al­go que es­té muy bien, lo im­por­tan­te que el que lo lle­ve se sien­ta fan­tás­ti­co, mu­chas ve­ces hay mu­je­res con un cuer­más di­fí­cil que no es­tán acos­tum­bras a mos­trar­lo, que es­tán acos­tum­bras a ta­par­lo, pe­ro to­dos los cuer­pos se eden mos­trar, re­crear y me­jo­rar, lo imr­tan­te es que esa per­so­na se vea fe­liz, tás­ti­ca y los su­yos la vean fan­tás­ti­ca.

Has­ta aho­ra so­lo te has lan­za­do en el un­do fe­me­nino.

Y no me in­tere­sa en­trar en el mas­cuo, dis­fru­to mu­cho de es­to, ha­ce muo que lo ha­go, el año pa­sa­do cum­plios 25 años, y no ten­go ga­nas de en­trar la mo­da mas­cu­li­na, me en­can­ta pa­ra , pe­ro amo ves­tir a una mu­jer.

Te lla­man el Fe­li­pe Va­re­la ar­gen­tino,

gus­ta el tí­tu­lo?

No­so­tros no te­ne­mos reale­za, nos mo­mos de ma­ne­ra dis­tin­ta, y es po­si­ble e el protocolo de la reale­za sea dis­tin­to pec­to a ele­gir un di­se­ña­dor y to­do. Yo no quie­ro ser el di­se­ña­dor de la pri­me­ra da­ma, ni de Ju­lia­na, ni na­da. He vo­ta­do a su es­po­so, es­toy fe­liz con el cam­bio que es­tá te­nien­do Ar­gen­ti­na, lo apo­yo abier­ta­men­te, pe­ro no quie­ro ser el di­se­ña­dor de Ju­lia­na Awa­da, quie­ro ser uno de los di­se­ña­do­res ar­gen­ti­nos que la vis­tan. Creo que es­tá ha­cien­do una co­sa ma­ra­vi­llo­sa que es lle­var la mo­da ar­gen­ti­na al mun­do y pue­de gus­tar más o me­nos, pe­ro lo es­tá lle­van­do, y es una mu­jer que tie­ne es­to que yo di­go que es per­so­na­li­dad.

—¿En­ca­ja con tu ideal de mu­jer?

—Ab­so­lu­ta­men­te, no quie­ro li­mi­tar­me a ser el di­se­ña­dor de Ju­lia­na, pe­ro sí a hacerle mu­chí­si­mos ves­ti­dos, me va a dar mu­cho pla­cer, es en­can­ta­do­ra, lo pa­sa­mos muy bien en las prue­bas, y es una mu­jer muy lu­ci­da, y me da mu­cho pla­cer, pe­ro no quie­ro ser el úni­co. Apo­yo la mo­da ar­gen­ti­na y apo­yo la mo­da en el mun­do, así que nues­tra pri­me­ra da­ma que use di­se­ña­do­res ar­gen­ti­nos y cuan­do ten­ga ga­nas que use di­se­ña­do­res de to­do otros paí­ses, que es lo que quie­re to­da mu­jer.

—Co­mo si ma­ña­na la rei­na Le­ti­zia quie­re un di­se­ño tu­yo.

—Cla­ro, por su­pues­to. A mí me pa­re­ce que por te­ner un car­go es­pe­cial... No es­toy fa­mi­lia­ri­za­do con la reale­za así que ten­go que te­ner cui­da­do con lo que di­go, pe­ro creo que to­das las mu­je­res o to­dos, nos ves­ti­mos con di­fe­ren­tes marcas... Yo hoy ten­go una cha­que­ta y ca­mi­sa es­pa­ño­las, un pan­ta­lón ar­gen­tino y unos za­pa­tos ita­lia­nos. Me pa­re­ce tre­men­do que ten­gas que li­mi­tar­te por te­ner un car­go, me pa­re­ce que hay que dar­se el gus­to, siem­pre prio­ri­zan­do los di­se­ña­do­res de tu país. Lo ha­ce Má­xi­ma, por ejem­plo, rei­na de Ho­lan­da, se vis­te con mu­chí­si­mos di­se­ña­do­res, te­nien­do uno que es co­mo el de ca­be­ce­ra, pe­ro li­mi­tar­se me pa­re­ce ma­lo.

—Ju­lia­na (en su per­fil de Ins­ta­gram se de­fi­ne co­mo di­se­ña­do­ra) vie­ne de es­te mun­do tex­til. ¿Te da vía li­bre u opi­na, se im­pli­ca?

—Se fía, no in­flu­ye, va­mos co­men­tan­do co­sas, va­mos crean­do jun­tos, mi­ra­mos la lí­nea en la que se sien­ta có­mo­da. La ves­ti­mos pa­ra una vi­si­ta muy im­por­tan­te que hu­bo en Ar­gen­ti­na con el presidente Oba­ma, his­tó­ri­ca, y ella lle­vó un ves­ti­do de co­lec­ción nues­tro, se arre­gló pa­ra ella, pe­ro es­ta vez (cuan­do vino a España) que­ría va­lo­ri­zar es­te en­cuen­tro con la rei­na, es­tar es­plén­di­da, y dar­le el va­lor que te­nía es­te en­cuen­tro. Qui­so lle­var un al­ta cos­tu­ra y sim­ple­men­te me dio la idea de que que­ría un ves­ti­do im­por­tan­te, no exa­ge­ra­do, no car­ga­do, ir ele­gan­te y así fue co­mo lle­ga­mos a es­ta pie­za que tu­vi­mos la gran ale­gría de ha­cer y que gus­tó en to­do el mun­do.

—¿Tie­nen mu­cho en co­mún Ju­lia­na y Le­ti­zia?

— Sí y por lo que se con­tó tu­vie­ron una in­ter­ac­ción muy im­por­tan­te, se sin­tie­ron cóm­pli­ces, de mi­ra­das, de ges­tos, me pa­re­ce que se vie­ron es­tu­pen­das las dos.

—No es­ta­ban si­mi­la­res, pe­ro coin­ci­die­ron en es­ti­lo.

—Coin­ci­dían en aque­llo que es mo­da. Pa­sa lo mis­mo en la ca­lle, si sa­li­mos a los cen­tros de mo­da, pa­sa lo mis­mo sin nin­gún pro­ble­ma. Yo no soy crí­ti­co, no bus­co el más allá de las co­sas, sino lo que veo me gus­ta y ya es­tá.

—¿Te gus­ta­ría ves­tir a Le­ti­zia?

—Sí, cla­ro, ¿a qué di­se­ña­dor no le gus­ta­ría? Es una mu­jer en­can­ta­do­ra, sú­per ele­gan­te y con la historia de mi pa­dre y to­do, se­ría el sú­mum de mi ca­rre­ra.

—¿Vol­ve­rás a Ga­li­cia?

—Es­te verano vol­ve­ré de va­ca­cio­nes y se­gu­ro es­ta­ré por allí.

—¿Qué tie­nes pen­dien­te de co­no­cer?

—Mu­chas co­sas, ten­go un ami­go, em­ba­ja­dor de España y Uru­guay, Ro­ber­to Va­re­la, que me ha pro­me­ti­do ha­cer un via­je bas­tan­te fuer­te y lo voy a to­mar en se­rio.

—¿Qué es lo que más te gus­ta?

—La zo­na de pla­ya, Santiago, la co­mi­da me en­can­ta... el pro­ble­ma es que vuel­vo con unos cuan­tos ki­los de más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.