Qué ga­rra tie­nes, León

Fue An­ne Igar­ti­bu­ru, y co­mo el Luis­ma, se ha pues­to en un «mem­bre­te» más de una vez. Tie­ne ca­be­za, gra­cia y una ran­che­ra: «Yo, co­mo Juan Gabriel, no soy par­ti­da­rio de su­frir». Pa­co León ha vuel­to con «Toc Toc». Abre la puer­ta... ¡sa­ca tu lo­co a pa­sear!

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEXTO: ANA ABELENDA

¿To­cToc? ¿Pa­co? León abre las puer­tas de su ci­ne y de su vi­da. En car­tel con una comedia «blan­ca blan­quí­si­ma», el que fue Ra­quel Re­vuel­ta y An­ne Igar­ti­bu­ru, y se lle­vó el oro de la te­le co­mo Luis­ma, se con­vier­te en un ta­xis­ta con una cal­cu­la­do­ra de ca­be­za. Nos hi­zo reír y llorar y nos dio un par de des­nu­dos «en un ejer­ci­cio de na­tu­ra­li­dad», di­ce. «Yo soy así, no ten­go pro­ble­ma con na­da. Yo no me con­fie­so, por­que no he pe­ca­do», ase­gu­ra. Que ven­ga Luis­ma a dar fe...

—En «Toc Toc», eres Emilio, un ta­xis­ta fan­fa­rrón que es­tá to­do el ra­to dán­do­le al cálcu­lo men­tal.

—Sí, y ade­más tie­ne síndrome de Dió­ge­nes, acu­mu­la un po­co to­do lo que se va en­con­tran­do por ahí...

—¿Comedia ne­gra de en­re­do?

—¡No! Es una comedia blan­ca blan­quí­si­ma so­bre una «pan­di­lla de Scooby Doo» con unos looks muy gro­tes­cos.

—¿Có­mo se ha­ce reír, gra­cia na­tu­ral o tra­ba­jo du­ro an­te el es­pe­jo?

—Yo qué sé có­mo se ha­ce... Si tu­vié­ra­mos la fór­mu­la de la Co­ca-Co­la, la fór­mu­la de la ri­sa... se­ría fá­cil. Hay téc­ni­cas, pe­ro la ri­sa es una cosa tan frá­gil, una al­qui­mia que nun­ca sa­bes si se va a pro­du­cir. Tratas de ha­cer reír siem­pre con el mie­do de que no se pro­duz­ca la ma­gia. La prue­ba del al­go­dón es el pú­bli­co. Ahí ya no hay tu­tía.

—¿Qué te ha­ce gra­cia a ti?

—Me meo de la ri­sa con la reali­dad, con lo co­ti­diano... Me río con ocu­rren­cias de ami­gos, con mi ma­dre, que es co­mo es y me cuen­ta chis­tes to­do el ra­to, y me cuen­ta las co­sas de la vi­da. Me pa­re­ce que la comedia es una ma­ne­ra de ver la vi­da. A mí, la ver­dad, me ha­ce gra­cia ca­si to­do.

—¿Qué no te ha­ce nin­gu­na gra­cia?

—La in­com­pe­ten­cia me sa­ca de qui­cio.

—¿En qué sen­ti­do?

—Por ejem­plo, al­guien que no ha­ce bien su tra­ba­jo, que lo ha­ce a des­ga­na... Soy se­ve­ro en eso, no pue­do evi­tar­lo. Igual que me de­rri­to cuan­do al­guien se apa­sio­na, cuan­do ha­ce bien su tra­ba­jo y le pone ga­nas, sea ta­xis­ta, camarero o ac­tor. La in­jus­ti­cia tam­po­co me ha­ce nin­gu­na gra­cia, y ya si en po­lí­ti­ca se jun­tan las dos co­sas...

—¿Comedia es igual a tra­ge­dia más tiem­po? ¿To­da pe­na tie­ne un gra­cio­so por­ve­nir?

—Hay al­go de ver­dad en eso. Si mi­ras al­go con in­te­li­gen­cia es inevi­ta­ble que apa­rez­ca el hu­mor. La mi­ra­da in­te­li­gen­te es la que ha­ce la comedia.

—En bre­ve tendrás «una ci­ta» con Ava Gard­ner. ¿Qué ha­réis jun­tos?

—Ava Gard­ner es el pun­to de par­ti­da de la se­rie que voy a di­ri­gir, pro­ta­go­ni­zar,

pro­du­cir, guio­ni­zar y to­do... Ll cin­co años y pa­re­ce que en enero em za­mos a ro­dar. Es so­bre los cria­dos de Gard­ner cuan­do vi­vía en Ma­drid, en el

—Suel­ta pren­da, ¿qué va­mos a ver?

—¡Ya te he di­cho más que a nadie! Una rie en la que ha­go to­do y en la que el p to de par­ti­da es el ser­vi­cio do­més­ti­co Ava Gard­ner en Ma­drid. Lle­gó a vi­vi años aquí, pe­ro la se­rie se cen­tra en el

—To­cas to­dos los pa­los en las ta­blas. C «Car­mi­na o re­vien­ta» te pu­sis­te de­trá las cá­ma­ras por pri­me­ra vez, pa­ra dir a tu ma­dre y a tu her­ma­na «chi­ca», co la lla­mas tú. ¿Có­mo fue dar el sal­to, di­fe­ren­cia mar­ca el ser el que mueve

los, el que es­tá al man­do?

La ver­dad es que nun­ca lo ha­bía pen­do has­ta que lle­gó. Yo no te­nía vo­can de di­rec­tor, o no cons­cien­te­men­te... he si­do yo nun­ca un ac­tor de es­pea que me lla­men. Car­mi­na o re­vie­nem­pe­zó co­mo un ex­pe­ri­men­to, y al in­ci­pio no sa­bía yo si ha­bía he­cho un deo fa­mi­liar ca­ro o una pe­lí­cu­la muy ra­ta, pe­ro muy ba­ra­ta... y de re­pe­nem­pe­zó a po­ner­se la cosa se­ria. Lle­ya tres pe­lí­cu­las, va­rios cor­tos y una rie en puer­tas. Pe­ro yo me con­si­deun ac­tor, un có­mi­co que di­ri­ge. Es­si­guen sien­do pa­ra mí ac­ti­vi­da­des traes­co­la­res. ¿La di­fe­ren­cia al po­ner­tras la cá­ma­ra? Co­mo di­rec­tor tie­nes ucho más tra­ba­jo, pe­ro yo des­de los dos si­tios bus­co siem­pre lo mis­mo, con­tar ver­dad. Lo ve­ro­sí­mil, lo auténtico.

—¿Se huele en­se­gui­da la men­ti­ra?

—Sí, creo que sí. A ve­ces te gus­ta la men­ti­ra... pe­ro a mí me ins­pi­ra más la ver­dad. Lo real, las per­so­nas, la car­ne... son in­tere­san­tes.

—Ja­vier Cá­ma­ra, me­jor ac­tor del ci­ne es­pa­ñol, un pre­mio que ha sa­li­do de tu bo­ca...

—Sí, pa­ra mí sí, él es el más com­ple­to. ¡Me en­can­ta! Ja­vier Cá­ma­ra y Car­men Ma­chi son mis re­fe­ren­tes. Es muy bo­ni­to que sean gen­te tan cer­ca­na. Son familia. Con Car­men aca­bo de ter­mi­nar La Tri­bu, de Co­lo­mo. ¡Es la me­jor!

—¿Vues­tra re­la­ción es tan na­tu­ral co­mo la ve­mos en «Aí­da»?

—Sí. No­so­tros con­vi­vi­mos mu­cho, nos hi­ci­mos familia ro­dan­do la se­rie y aho­ra vol­ve­mos a coin­ci­dir. Te­ne­mos una re­la­ción fa­mi­liar, que va más allá del tra­ba­jo.

—Re­cu­pe­re­mos al­gu­na per­la lé­xi­ca de Luis­ma. ¿Te han pues­to en un «mem­bre­te» al­gu­na vez?

—Sí, cla­ro... y yo so­lo me pon­go en un «mem­bre­te» a ve­ces, mu­chas ve­ces. A mí me gus­ta me­ter­me en «mem­bre­tes» y en ca­mi­sas de on­ce va­ras. Siem­pre es in­tere­san­te sa­lir de tu círcu­lo de se­gu­ri­dad y de con­fort, por­que es ahí don­de em­pie­zan a pasar co­sas in­tere­san­tes. Si no me gus­ta­ra me­ter­me en bre­tes o en «mem­bre­tes», co­mo di­ce Luis­ma, se­gui­ría sien­do Ra­quel Re­vuel­ta todavía...

—Yo te re­cuer­do más co­mo An­ne Igar­ti­bu­ru.

—Pues An­ne Igar­ti­bu­ru...

—¿A quién le di­rías con una son­ri­sa pro­fi­dent «Has­ta nun­ca, co­ra­zón»?

—Pues... no lo sé. No soy yo de odios. A mí me de­fi­nen más mis afec­tos. Hay gen­te in­de­sea­ble, pe­ro no la ten­go yo pre­sen­te aho­ra pa­ra res­pon­der­te. Yo no di­ría: «Has­ta nun­ca, co­ra­zo­nes». Yo soy más de «has­ta lue­gos».

—¿Te­ne­mos sie­te vi­das... o so­lo se vive una vez?

FO­TO: EMILIO NA­RAN­JO /EF

FO­TO: JA­VIER ETXEZARRETA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.