Aquí se be­be y se jue­ga

TO­DOS A LA ME­SA, pe­ro na­da de a co­mer. Co­ge la pa­la, el pa­lo, el dar­do o el man­go y da­le. Con una mano, por­que con la otra tie­nes que su­je­tar la be­bi­da. Hay que al­ter­nar am­bas ju­ga­das por­que es­tos lo­ca­les dan mu­cho jue­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - LOCALES -

To­mar

al­go con los ami­gos siem­pre es un buen plan, pe­ro pa­ra qué nos va­mos a en­ga­ñar, si hay un en­tre­te­ni­mien­to ex­tra mu­cho me­jor. ¡Que los co­le­gas es­tán muy vis­tos! Ade­más, un ta­ble­ro de por me­dio siem­pre ani­ma el co­ta­rro. Los pi­ques son inevi­ta­bles, los «el que pier­da es­ta ron­da pa­ga» un clá­si­co y las re­van­chas una bue­na ex­cu­sa pa­ra to­mar otra cerveza. Los que es­tán de­trás de la ba­rra sa­ben lo que se cue­ce, por eso ca­da vez más re­nun­cian a sus me­sas pa­ra ha­cer es­pa­cio a la me­sa. Des­pués de ver la idea en un bar de Ber­lín, los pro­pie­ta­rios de La Olím­pi­ca de­ci­die­ron fac­tu­rar has­ta A Co­ru­ña el con­cep­to me­sa de ping pong. La co­lo­ca­ron en el fo­so de La Olím­pi­ca, el lo­cal que abrió re­cien­te­men­te en Al­fre­do Vi­cen­ti. Ya te ade­lan­to que la idea es que sea un bar en el que pa­sen co­sas. To­das bue­nas. Y di­ver­ti­das. «Lo del ping pong da mu­cho jue­go. Cuan­do la gen­te ve la me­sa, nos pi­den las pa­las en la ba­rra y se ani­man, mu­cho, in­clu­so ha­cen tor­neí­tos pa­ra ver quién pa­ga las co­pas», ex­pli­ca el en­car­ga­do, Su­so Míguez. Ade­más, el he­cho de que el lo­cal ten­ga gra­das ha­ce que las par­ti­das de ping pong pue­dan te­ner su pú­bli­co. La úni­ca pe­ga es si vue­lan las pe­lo­tas, aun­que di­ce Su­so que es­to no es un pro­ble­ma por­que re­ti­ran las me­sas más cer­ca­nas pa­ra evi­tar con­tra­tiem­pos.

A los que pa­sen del de­por­te, de­cir­les que aquí la ofer­ta es am­plia. En la gran pan­ta­lla, por­que es­to sí que es gran, no so­lo se po­ne el fút­bol, tam­bién se pro­yec­tan pe­lí­cu­las de cul­to en las No­ches de ci­ne. Pe­ro que tam­po­co te gus­ta el ci­ne, tran­qui­lo, siem­pre pue­des bai­lar. Los do­min­gos al ape­ri­ti­vo (de 13 a 15 ho­ras) una es­cue­la de bai­le ani­ma a los clien­tes a sa­lir a la pis­ta a rit­mo de swing. A la vis­ta es­tá que es un lo­cal mul­ti­ta­rea, por­que ade­más se ce­le­bran con­cier­tos, even­tos pri­va­dos, cum­plea­ños y no se asus­ten si al­gún año los Jue­gos

Olím­pi­cos se ce­le­bran en A Co­ru­ña por­que las lí­neas de la pis­ta de atle­tis­mo ya es­tán pin­ta­das.

BI­LLAR EN PON­TE­VE­DRA

Unos ta­cos, quin­ce bo­las y una cerveza, un re­fres­co o una in­fu­sión. Qué me­jor com­bi­na­ción pa­ra una tar­de o una no­che. El Pool Hou­se con­ju­ga en Pon­te­ve­dra la ca­fe­te­ría de to­da la vi­da, aque­lla en la que pue­des to­mar­te des­de un ca­fé has­ta un pla­to com­bi­na­do, con tres me­sas de bi­llar ame­ri­cano. Si la ci­ne­ma­to­gra­fía es­ta­dou­ni­den­se vie­ne aso­cian­do la afi­ción a es­te jue­go con un cier­to am­bien­te de sor­di­dez, el Pool Hou­se no po­día ser lo más opues­to que uno pue­de en­con­trar. Un es­pa­cio mo­derno y aco­ge­dor, con te­rra­za, don­de jó­ve­nes de to­das las eda­des dis­fru­tan de­mos­tran­do su ha­bi­li­dad a la ho­ra de gol­pear la bo­la blan­ca con el ta­co. «Es di­ver­ti­do y en­tre­te­ni­do. No es so­lo ju­gar al bi­llar, sino que tam­bién es pa­sar el ra­to con tran­qui­li­dad», re­mar­ca Andreína Gó­mez, quien tie­ne cla­ro que es una de las me­jo­res for­mas de di­ver­tir­se con su pa­re­ja. «Es un de­por­te —acla­ra Mar­cos Pie­dras— y, la ver­dad, te dis­trae bas­tan­te. Aquí pue­des com­bi­nar el be­ber al­go y ju­gar». En to­do ca­so, no du­da a la ho­ra de re­co­no­cer que es una for­ma de ocio «bas­tan­te al­ter­na­ti­va». En la me­sa de al la­do, Pa­blo Da­niel Ló­pez se dis­po­ne a co­lo­car las bo­las so­bre el ta­pe­te. Es­te jo­ven, aun­que afi­cio­na­do al bi­llar, se des­pla­za ha­bi­tual­men­te de Vi­go a Pon­te­ve­dra no por amor a es­te jue­go in­mor­ta­li­za­do en pe­lí­cu­las co­mo El co­lor del di­ne­ro o Turn the ri­ver, sino a su pa­re­ja. «Lo po­de­mos ju­gar los dos y dis­fru­tar el ra­to. Ade­más con es­tos días tan ma­los que te­ne­mos es­ta­mos ba­jo te­cho. Te to­mas al­go, te lo pa­sas bien y, aun­que no te lo to­mes muy en se­rio, es un jue­go muy di­ver­ti­do». Ate­nea Gon­zá­lez asien­te, al tiem­po que acla­ra que las pri­me­ras par­ti­das las echó cuan­do co­men­zó a sa­lir. Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­brió que era una for­ma di­fe­ren­te de so­cia­li­zar, de apu­rar las ho­ras en la me­jor de las com­pa­ñías.

LOS CLÁ­SI­COS Y LAS BO­LAS

¿Y si echa­mos una par­ti­da al fut­bo­lín? Los 50 cén­ti­mos que cues­ta con­se­guir la pe­lo­ta su­po­nen la in­ver­sión más ba­ra­ta pa­ra arran­car unas ri­sas en­tre cua­tro ami­gos. In­clu­so —aun­que en es­te ca­so las ri­sas sue­len ser más de un la­do que del otro—, si uno de los dos equi­pos ano­ta to­dos los go­les y al otro le to­ca pa­sar por de­ba­jo del fut­bo­lín. Es un clá­si­co que en­gan­cha a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, y que si­gue reunien­do a los que ya ha­ce al­gu­nos años que sa­lie­ron de la ado­les­cen-

cia. «É o xo­go que me­llor aco­lli­da ten», ex­pli­ca Ro­sa Mos­que­ra, del ca­fé cho­co­la­te­ría Trou­la de A Po­bra de Tri­ves (Ou­ren­se), aun­que la ofer­ta es más am­plia e in­clu­ye tam­bién dar­dos, bi­llar y has­ta una me­sa de ping-pong. En es­te úl­ti­mo ca­so, ade­más, la di­ver­sión sa­le gra­tis. Ya si uno se vie­ne muy arri­ba con es­to de po­ner­se de­por­ti­vo, en la te­rra­za pos­te­rior hay una pis­ta de pá­del. Ap­ta in­clu­so pa­ra los po­co pre­vi­so­res, por­que en el lo­cal al­qui­lan tam­bién las ra­que­tas. Ya, ya... que me vas a de­cir que sí, que to­do es­tu­pen­do, pe­ro a ver có­mo con­si­gues que los ni­ños no pro­tes­ten... Pe­ro es que es­tá to­do pen­sa­do. La ofer­ta del Trou­la in­clu­ye tam­bién un par­que de bo­las, esos que son co­mo ima­nes pa­ra los más pe­que­ños, que se des­cal­zan a la ve­lo­ci­dad del ra­yo na­da más en­trar por la puer­ta pa­ra no per­der un mi­nu­to, aun­que en ca­sa te di­cen que no sa­ben y te pi­den ayu­da. Si se te ha­ce tar­de, ¿qué tal si en el fut­bo­lín nos apos­ta­mos la ce­na? Te la pre­pa­ran mien­tras jue­gas.

MINUETTO, EN LU­GO Es el lu­gar idó­neo pa­ra ju­gar a los dar­dos y to­mar al­go. El bar Minuetto, si­tua­do en la Ron­da Mú­si­co Xo­sé Cas­ti­ñei­ra, en Lu­go, lle­va cin­co años ofre­cien­do es­ta po­si­bi­li­dad. La ar­tí­fi­ce de es­ta ini­cia­ti­va fue Yo­li Ta­jes, una jo­ven de Mu­ros que tras co­men­zar a tra­ba­jar de ca­ma­re­ra en el es­ta­ble­ci­mien­to, pu­so en mar­cha es­ta al­ter­na­ti­va. «Em­pe­cei a xo­gar hai oi­to anos, gus­tou­me moi­to e can­do che­guei aquí co­me­cei a or­ga­ni­zar tor­neos», ex­pli­ca Yo­li, que in­di­ca que en el lo­cal se ce­le­bran cam­peo­na­tos y li­gas se­ma­nal­men­te.

Ha­ce unas se­ma­nas tu­vo lu­gar el tor­neo de dar­dos, que se dispu­ta anual­men­te. Es­te año se jun­ta­ron 72 per­so­nas y asis­tie­ron ciu­da­da­nos de Te­ne­ri­fe, País Vas­co y de to­das las pro­vin­cias ga­lle­gas. «Aín­da que hou­bo ga­ña­do­res co­mo no res­to dos tor­neos, ti­ven de­ta­lles con to­dos os par­ti­ci­pan­tes, por­que o meu pre­mio son os xo­ga­do­res de to­do o ano», re­la­ta es­ta jo­ven. Se­gún cuen­ta a YES es­ta pro­fe­sio­nal, ju­gar a los dar­dos es tan adic­ti­vo co­mo di­ver­ti­do. Aun así, in­di­ca que no es un jue­go sen­ci­llo, que pu­lir la téc­ni­ca lle­va mu­cho tiem­po y que al fi­nal to­do se ba­sa en el en­tre­na­mien­to. «Pa­ra apren­der a ti­rar dar­dos hai que de­di­car­lle moi­to tempo ao xo­go en si mes­mo, co­mo ta­mén ver a téc­ni­ca pa­ra ir in­cor­po­ran­do mo­ve­men­tos e es­ti­los», opi­na. El Minuetto dis­po­ne de tres dia­nas pa­ra prac­ti­car. Es fre­cuen­te en­trar en el lo­cal y ver a la gen­te to­man­do al­go y ju­gan­do a los dar­dos. Mu­chos lo ha­cen en gru­po de ami­gos; otros en so­li­ta­rio. Pe­ro to­dos dis­fru­tan.

FO­TO: RA­MÓN LEI­RO

FO­TO: LO­LI­TA VÁZ­QUEZ

LA OLÍM­PI­CA A CO­RU­ÑA En es­te lo­cal se pue­de to­mar una co­pa mien­tras se echa una par­ti­da al ping pong, co­mo hi­cie­ron es­te gru­po de chi­cas de la iz­quier­da el pa­sa­do fin de se­ma­na.

FO­TO: ÓS­CAR CELA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.