Es­te va a ser el de­por­te del ve­rano

LLE­GAN LAS «SEA BI­KES» Pe­da­lear so­bre las cris­ta­li­nas aguas de la ría de Arou­sa ya es po­si­ble. En A Illa pue­des al­qui­lar tu bi­ci­cle­ta y dar­te un gar­beo con to­tal tran­qui­li­dad por en­ci­ma de las olas mien­tras to­mas el sol y ha­ces ejer­ci­cio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - MUÉ VETE - TEX­TO: AN­TO­NIO GA­RRI­DO

Ya de­jó es­cri­to Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez aque­llo de que las bi­ci­cle­tas son pa­ra el ve­rano, pe­ro el Luis que creó el ge­nio li­me­ño la go­za­ría mu­cho más con el apa­ra­to que se pue­de en­con­trar en A Illa de Arou­sa. La fir­ma Pi­ra­güi­lla, es­pe­cia­li­za­da en tu­ris­mo ac­ti­vo, ha au­men­ta­do su ofer­ta con las sea bi­kes. To­do el mun­do aso­cia el de­por­te en la pla­ya con las imá­ge­nes de las pla­yas de Mia­mi y esos chi­cos muscu­losos mol­dean­do su cuer­po al sol, o con al­gún par­ti­di­llo de vo­lei­bol so­bre la are­na. Las sea bi­kes tam­bién per­mi­ten ha­cer de­por­te en la pla­ya, pe­ro con mu­cho me­nos es­fuer­zo y de ma­ne­ra más discreta, si es que la dis­cre­ción to­da­vía tie­ne se­gui­do­res en es­tos tiem­pos.

Se tra­ta de una bi­ci­cle­ta nor­mal, pe­ro con sen­dos flo­ta­do­res a am­bos la­dos que les per­mi­ten des­pla­zar­se so­bre las aguas sin ma­yor pro­ble­ma. Su es­ta­bi­li­dad es tal que en Pi­ra­güi­lla es­tán con­ven­ci­dos de que se po­drá al­can­zar el desértico is­lo­te de Areo­so sin ma­yo­res pro­ble­mas y con mu­cho me­nor es­fuer­zo que so­bre una pi­ra­gua.

En reali­dad, con las «sea bi­kes» ha­ces de­por­te prác­ti­ca­men­te des­de que las al­qui­las. El pri­mer pa­so a se­guir es el in­fla­do de los flo­ta­do­res. Ol­ví­den­se del clá­si­co bom­bín. To­ca pe­da­lear ya des­de el pri­mer mi­nu­to. Una di­na­mo ayu­da a que ca­da pe­da­la­da se con­vier­ta en una bo­ca­na­da de ai­re que va hin­chan­do po­co a po­co los flo­ta­do­res so­bre los que se sus­ten­ta­rá la bi­ci­cle­ta. El pro­ce­so de mon­ta­je es rá­pi­do. Po­co más de un cuar­to de ho­ra. Y se acor­ta­rá du­ran­te el ve­rano, por­que la in­ten­ción de los res­pon­sa­bles de Pi­ra­güi­lla es ofre­cer­le al clien­te la sea bi­ke ya pre­pa­ra­da pa­ra dis­fru­tar de ella.

MUY LIVIANA

Con los flo­ta­do­res ya hin­cha­dos to­ca acer­car­la has­ta la ori­lla. No pe­sa mu­cho y dos per­so­nas —una si lla­ma­mos a al­guno de aque­llos chi­cos de Mia­mi— pue­den trans­por­tar­la sin pro­ble­mas. Ape­nas un pal­mo de agua bas­ta pa­ra su­bir­se. Cal­za­do fue­ra, pies des­nu­dos y arri­ba. Ni si­quie­ra ha­ce fal­ta lle­var ba­ña­dor, por­que el ries­go de caí­da es mí­ni­mo. Si no que­re­mos en­se­ñar las pier­nas, nos arre­man­ga­mos los pan­ta­lo­nes y lis­to.

Lle­ga el mo­men­to de pro­bar­la. Sor­pren­de por­que se des­pla­za con to­tal fa­ci­li­dad. Cier­to es que las ca­las de A Illa no pue­den com­pa­rar­se con el Or­zán, pe­ro su es­ta­bi­li­dad es es­pec­ta­cu­lar. Unas vuel­tas cer­ca de la ori­lla pa­ra ha­cer­nos con el do­mi­nio de la si­tua­ción y ya po­de­mos lan­zar­nos a ex­plo­rar A Illa de Arou­sa des­de otra pers­pec­ti­va. ¿Que que­re­mos acer­car­nos a dis­fru­tar de las es­pec­ta­cu­la­res pla­yas de O Ca­rrei­rón aho­rrán­do­nos un pa­seo bus­can­do al­gu­na le­jos de mi­ra­das in­dis­cre­tas? Pues ha­cia allí va­mos.

¿Que que­re­mos cru­zar ba­jo el puen­te que dis­cu­rre en­tre Vi­la­no­va y A Illa? No hay pro­ble­ma.

Pa­ra que los más aven­tu­re­ros no co­rran el ries­go de per­der­se, que ca­da ve­rano apa­re­ce al­gún pi­ra­güis­ta in­tré­pi­do que aca­ba en O Gro­ve, en Pi­ra­güi­lla es­tán desa­rro­llan­do una apli­ca­ción que per­mi­ti­rá te­ner lo­ca­li­za­dos en to­do mo­men­to a los usua­rios tan­to de las sea bi­kes co­mo de las pi­ra­guas por si se des­pis­tan y aca­ban don­de no de­ben. Ade­más, pro­vee­rá de in­for­ma­ción al usua­rio, que po­drá co­no­cer la to­po­ni­mia de ca­da lu­gar que re­co­rra e in­clu­so al­gu­nas de las cu­rio­si­da­des que guar­da.

Evi­den­te­men­te, las sea bi­kes no son un in­ven­to is­le­ño. Tie­nen mu­chos años. Ni si­quie­ra ha­bía na­ci­do aún Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez cuan­do un in­quie­to vas­co lla­ma­do Ra­món Ba­rea ideó una má­qui­na con la que fue ca­paz de pe­da­lear so­bre las aguas de la bahía de la Con­cha, na­da me­nos. Su­ce­dió en 1893. Aque­llo le gus­tó y le vio fu­tu­ro, así que de­ci­dió acu­dir con su pro­to­ti­po a la ex­po­si­ción uni­ver­sal de Pa­rís. Su in­ven­ción ca­yó en el ol­vi­do, pe­ro los fa­mi­lia­res de Ba­rea es­tán en ple­na pe­lea por reivin­di­car la des­pier­ta men­te de su an­te­ce­sor y en la era de In­ter­net to­do es po­si­ble. Has­ta que uno de sus nie­tos se ha­ya pues­to en con­tac­to con los res­pon­sa­bles de Pi­ra­güi­lla pa­ra fe­li­ci­tar­les por su ini­cia­ti­va y pa­ra ade­lan­tar­les su in­ten­ción de des­pla­zar­se a las tie­rras arou­sa­nas pa­ra co­no­cer­los.

Al nie­to de Ra­món Ba­rea es pro­ba­ble que el pa­seo so­bre las trans­pa­ren­tes aguas de A Illa le sal­ga gra­tis, pe­ro pa­ra el co­mún de los mor­ta­les tam­po­co es que va­ya a su­po­ner un tre­men­do des­em­bol­so. To­do lo con­tra­rio. Los pla­nes de los res­pon­sa­bles de Pi­ra­güi­lla dic­tan un pre­cio de 30 eu­ros por un al­qui­ler de me­dia jor­na­da (cua­tro ho­ras) y de cua­ren­ta eu­ros por la jor­na­da com­ple­ta.

LOS CON­SE­JOS

Y con la sea bi­ke irán tam­bién los con­se­jos ne­ce­sa­rios pa­ra que quien se mon­te en ella to­me la ru­ta más ade­cua­da a las con­di­cio­nes del mar en ese día en con­cre­to. El he­cho de que el ries­go de caí­da, ca­fra­da me­dian­te, sea mí­ni­mo y las bon­da­des de la ría de Arou­sa du­ran­te bue­na par­te del año po­si­bi­li­tan que las sea bi­kes pue­dan uti­li­zar­se du­ran­te cual­quier épo­ca. De he­cho, la pri­me­ra prue­ba, con éxi­to, fue du­ran­te las Na­vi­da­des, y en San Va­len­tín tam­bién tu­vo su acep­ta­ción co­mo re­ga­lo dis­tin­to e ines­pe­ra­do.

Tam­po­co es en A Illa don­de pri­me­ro han des­em­bar­ca­do las sea bi­kes, que tie­nen su pú­bli­co ya en Lon­dres, Nue­va York o Ve­ne­cia. Sin em­bar­go, las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas y pe­da­lear so­bre las es­pec­ta­cu­la­res aguas que ro­dean al is­lo­te de Areo­so es al­go que no tie­ne pa­ran­gón. Por­que sí, don Fer­nan­do, pue­de que ten­ga us­ted razón y que las bi­ci­cle­tas sean pa­ra cual­quier ve­rano, pe­ro es­tá cla­ro que pa­ra las sea

bi­kes no pue­de ha­ber un me­jor lu­gar que A Illa de Arou­sa.

FO­TO: MAR­TI­NA MISER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.