Ella es Bár­ba­ra

Es la ac­triz del mo­men­to, es­tá arra­san­do con tres pe­lí­cu­las en car­te­le­ra y su ca­rre­ra es im­pa­ra­ble. ¿En qué eres bár­ba­ra?, le pre­gun­ta­mos. «En la per­se­ve­ran­cia y en que soy op­ti­mis­ta». Pa­re­ja de Die­go Pos­ti­go, ex de Bim­ba Bo­sé, ase­gu­ra que es­tá fe­liz y es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Bár­ba­ra Len­nie ( Ma­drid, 1984) no se des­co­lo­ca nun­ca, pe­ro ase­gu­ra que por den­tro la co­sa es­cue­ce, que tie­ne la piel frá­gil y que le pue­de la pa­sión. En cam­bio, no se le no­ta, man­tie­ne siem­pre la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad de quien pre­fie­re te­ner el con­trol, tam­bién de una ca­rre­ra —o me­jor ca­rre­rón— que la ha lle­va­do es­te oto­ño a ser LA ac­triz de la car­te­le­ra. Des­pués de To­dos lo sa­ben, jun­to a Ja­vier Bar­dem y Pe­né­lo­pe Cruz, es­tre­nó El reino, y aho­ra pre­sen­ta Pe­tra. En es­te subidón de éxi­to, Bár­ba­ra asu­me que tie­ne ins­tin­to pa­ra el ta­len­to, pe­ro que ha te­ni­do mu­cha suer­te tam­bién. Fe­liz con su pa­re­ja, Die­go Pos­ti­go, ex de Bim­ba Bo­sé, ase­gu­ra que en lo per­so­nal es­tos años han si­do tam­bién muy bue­nos, de re­fu­gio ca­se­ro con la fa­mi­lia: «En eso me sa­le mi par­te ar­gen­ti­na, soy de mos­trar mi afec­to y dis­fru­to mu­cho con la reunión». ¿Y en qué eres bár­ba­ra? «En la per­se­ve­ran­cia».

—Ha­bla­mos ha­ce tres años, ro­da­bas en A Co­ru­ña «Ma­ría y los de­más». ¿Qué ha cam­bia­do des­de en­ton­ces? —Ima­gí­na­te, han si­do años muy in­ten­sos. He tra­ba­ja­do mu­cho, pe­ro si­go apro­ve­chan­do, co­mo ha­cía ahí en A Co­ru­ña, pa­ra sa­lir a co­rrer cuan­do es­toy ro­dan­do en los si­tios bo­ni­tos. —Aho­ra pre­sen­tas «Pe­tra», es­tás con «To­dos lo sa­ben» y «El reino»... ¡Eres la ac­triz del mo­men­to! —Sí, es­toy en un mo­men­to de re­co­ger un mon­tón de tra­ba­jo pre­vio y es ver­dad que han si­do años muy in­ten­sos, que se han acu­mu­la­do pe­lí­cu­las aho­ra y he ro­da­do sin pa­rar. Es­toy muy con­ten­ta de pre­sen­tar Pe­tra por­que te­nía ga­nas de po­ner­me en ma­nos de Jai­me Ro­sa­les, que tie­ne una mi­ra­da tan par­ti­cu­lar so­bre las his­to­rias. Es una es­pe­cie de tra­ge­dia mo­der­na o me­lo­dra­ma trá­gi­co que gi­ra en torno a la bús­que­da que ha­ce de su pa­dre, una vez que se mue­re la ma­dre. Nun­ca ha sa­bi­do de él y sien­te la ne­ce­si­dad ín­ti­ma de sa­ber de dón­de vie­ne.

—Es tam­bién una re­fle­xión so­bre si po­de­mos es­ca­par del des­tino. —Por lo me­nos co­no­cer si hay un des­tino y sa­ber por qué, de dón­de vie­nes pa­ra sa­ber adón­de vas.

—Tu tra­ba­jo es siem­pre muy de­pu­ra­do, de con­ten­ción, de ver el in­te­rior, ¿es un pro­ce­so? —Yo no pien­so en tér­mi­nos de in­te­rior o de ex­te­rior. Si fue­ra un per­so­na­je, en es­te ca­so, que te exi­ge un cam­bio, una ma­ne­ra dis­tin­ta de ha­blar, o trans­for­mar­te fí­si­ca­men­te, en­ton­ces es­tá cla­ro que tie­nes que em­pe­zar a tra­ba­jar por fue­ra, pe­ro con Pe­tra, la pro­ta­go­nis­ta no ha si­do así. A Jai­me lo que le in­tere­sa son las per­so­nas, cuan­to me­nos su­pues­to ar­ti­fi­cio ha­ya, me­jor. Por eso ha si­do un tra­ba­jo de ir acer­cán­do­nos a la fic­ción a tra­vés de la reali­dad, de nues­tra reali­dad per­so­nal e ir me­tien­do ele­men­tos de la pe­lí­cu­la. —¿Tú lle­vas una mo­chi­la muy car­ga­da de pie­dras? —Sí, pe­ro pa­ra bien. No pie­dras co­mo obs­tácu­los, sino vi­ven­cias, en po­si­ti­vo. Yo, al fi­nal, he vi­vi­do bas­tan­te in­ten­sa­men­te pa­ra te­ner co­sas a las que re­cu­rrir.

—Con­cré­ta­me un po­co: ¿qué te han da­do tus ge­nes en po­si­ti­vo? —Una mez­cla, par­tien­do de la in­fan­cia, que es a uno lo que más le mar­ca, ha­ber na­ci­do aquí, ir­me pa­ra Bue­nos Ai­res de ni­ña, vol­ver pa­ra acá... con lo que eso lle­va, con lo que con­lle­va la emi­gra­ción, eso ha ido ar­ti­cu­lan­do mi iden­ti­dad. Y es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro en el mo­men­to fue com­pli­ca­do. Aho­ra lo pien­so co­mo al­go po­si­ti­vo: te­ner dos paí­ses, dos ciu­da­des, dos fa­mi­lias, pe­ro bueno, el ca­mino no es su­pe­rar­mo­nio­so.

—Tú eres de las que ar­ma ca­sa en cual­quier si­tio, ¿no? —Sí, es una ma­ne­ra de su­per­vi­ven­cia, desa­rro­llas esa ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar a gus­to en don­de es­tés y, co­mo te­ne­mos es­te ofi­cio que va­mos con la ma­le­ta adon­de sea, pues tie­nes que te­ner un re­fu­gio en don­de es­tés. En el ro­da­je de To­dos los sa­ben yo com­par­tía lu­gar de des­can­so con In­ma Cues­ta y El­vi­ra Mín­guez. Ellas en eso son ge­nia­les, ya no es que ar­men ca­sa, es que se traían la com­pra al set, la tor­ti­lla, la em­pa­na­da, el ja­món, el vino... Era una lo­cu­ra, es­ta­ba fas­ci­na­da con ellas, me pa­re­cie­ron mí­ti­cas, y con ellas sen­tí esa di­fe­ren­cia: de es­tar en un si­tio que no co­no­ces de na­da pa­sa­mos de re­pen­te a te­ner una es­pe­cie de ca­si­ta. Se lo agra­dez­co un mon­tón a las dos, por­que son co­mo dos ma­mis ma­ra­vi­llo­sas.

FO­TO: JA­VIER ET­XE­ZA­RRE­TA / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.