Las agen­cias me­teo­ro­ló­gi­cas pre­vén un ve­rano cá­li­do y con po­cos días de llu­via

La Voz de Galicia (Deza) - - A Fondo - XA­VIER FON­SE­CA

En lo que lle­va­mos de 2017 el tiem­po nos ha re­ga­la­do mu­chos días de pla­ya. Tan­tos que to­mar el sol y dar­se un cha­pu­zón fue­ra de tem­po­ra­da se ha con­ver­ti­do en ru­ti­na. Los ga­lle­gos nos he­mos adap­ta­do muy bien a es­te nue­vo con­tex­to por­que en pleno mes de abril los are­na­les lle­nos ya no sor­pren­dían a na­die. «Moi­ta xen­te es­ti­vo cha­man­do nos últimos me­ses pa­ra sa­ber se as fins de se­ma­na po­dían ir á praia», co­men­ta Juan Ta­boa­da, de Me­teo­Ga­li­cia. Las en­tra­das re­pe­ti­das de aire cá­li­do pro­ce­den­te del nor­te de Áfri­ca in­clu­so han de­ja­do va­rios ré­cords de tem­pe­ra­tu­ra. Sin re­tro­ce­der de­ma­sia­do, en­con­tra­mos que el pa­sa­do día 24 fue la jor­na­da más cá­li­da de la his­to­ria en un mes de ma­yo.

Aho­ra, a las puer­tas del pe­río­do es­ti­val, mu­chos se acuer­dan del tiem­po tan atí­pi­co que he­mos te­ni­do. Así que un co­men­ta­rio ge­ne­ra­li­za­do a es­tas al­tu­ras del año es a ver si lo va­mos a pa­gar en ve­rano. La exis­ten­cia de una su­pues­ta ley de com­pen­sa­ción es al­go que pro­vie­ne de la sa­bi­du­ría po­pu­lar, pe­ro que la cien­cia, pa­ra su tran­qui­li­dad, des­mien­te ro­tun­da­men­te: «A at­mos­fe­ra nas la­ti­tu­des me­dias, on­de se ato­pa Ga­li­cia, non ten me­mo­ria e po­lo tan­to o que pa­sa­ra an­te­rior­men­te non an­ti­ci­pa o que vai acon­te­cer nos se­guin­tes me­ses», ex­pli­ca Ta­boa­da.

En to­do ca­so, la úni­ca ley de com­pen­sa­ción que exis­te tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy di­fe­ren­te. El he­cho de que el eje del pla­ne­ta es­té in­cli­na­do pro­vo­ca que la ra­dia­ción so­lar sea di­fe­ren­te en el ecua­dor y los po­los. Pa­ra equi­li­brar el con­tras­te tér­mi­co se po­nen en mar­cha co­rrien­tes de agua y aire que lle­van el frío a las re­gio­nes cá­li­das y el ca­lor a las zo­nas gé­li­das. Un pro­ce­so que ge­ne­ra to­dos los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos en la Tie­rra, «pe­ro esa bus­ca do equi­li­brio pro­dú­ce­se a es­ca­la mun­dial ao lon­go de to­do o ano e nun­ca nun lu­gar con­cre­to co­ma Ga­li­cia ou nun pe­río­do es­pe­cí­fi­co co­ma o verán», aña­de el fí­si­co ga­lle­go.

En cuan­to al tiem­po que nos es­pe­ra pa­ra los pró­xi­mos tres me­ses, es al­go des­co­no­ci­do. La at­mós­fe­ra es un sis­te­ma caó­ti­co que obli­ga a la cien­cia a dar lo me­jor de sí pa­ra po­der rea­li­zar un pro­nós­ti­co de có­mo pue­de evo­lu­cio­nar du­ran­te las si­guien­tes ho­ras. Por ello, tra­tar de pre­de­cir las con­di­cio­nes exac­tas pa­ra una es­ta­ción en­te­ra es una en­te­le­quia. Lo cual no sig­ni­fi­ca que no se pue­da ex­pe­ri­men­tar y pro­bar. Y de he­cho lo ha­cen las me­jo­res agen­cias me­teo­ro­ló­gi­cas del mun­do, co­mo la NOAA, de Es­ta­dos Uni­dos, y la Met Of­fi­ce, del Reino Uni­do.

Tan­to la ins­ti­tu­ción in­gle­sa co­mo la es­ta­dou­ni­den­se apues­tan por un ve­rano nor­mal. En par­te por­que si le­van­ta­mos el fo­co de

Ga­li­cia y tra­ta­mos de en­con­trar al­gu­na ano­ma­lía en el res­to del pla­ne­ta no hay na­da que in­di­que que la es­ta­ción pue­da sa­lir­se de la me­dia. La tem­pe­ra­tu­ra del agua en el Pa­cí­fi­co ecua­to­rial ha vuel­to a la nor­ma­li­dad y por tan­to el fe­nó­meno de El Ni­ño se man­tie­ne aho­ra mis­mo en un es­ta­do neu­tro. Eso sí, aho­ra de­be­ría­mos cen­trar­nos en tra­tar de ave­ri­guar qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te una es­ta­ción nor­mal: «Den­de lo­go, non é co­ma a que ti­ve­mos o ano pa­sa­do, que foi moi se­ca e cá­li­da. O verán ga­le­go nor­mal su­pón que no mes de xu­ño no li­to­ral de­be­ría­mos ter en­tre seis e se­te días de chu­via, arre­dor duns 60 li­tros por me­tro ca­dra­do, e nos me­ses de xu­llo e agos­to ca­tro ou cin­co días de pre­ci­pi­ta­cións», re­cuer­da el me­teo­ró­lo­go.

De mo­men­to lo que se apre­cia es que ju­nio co­mien­za con el an­ti­ci­clón de las Azo­res, el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble del gran pre­do­mi­nio de sol y ca­lor has­ta aho­ra, ejer­cien­do su in­fluen­cia pe­ro sin tan­ta in­ten­si­dad. Las al­tas pre­sio­nes pa­re­cen ha­ber per­di­do al­go de ener­gía y man­tie­nen una di­ná­mi­ca muy cam­bian­te, en­tran­do úni­ca­men­te en for­ma de cu­ña. Qui­zás por ello, la NOAA, que pre­sen­ta pre­vi­sio­nes por me­ses y no por tri­mes­tres, co­mo la Met Of­fi­ce, se­ña­la un 40 % de po­si­bi­li­da­des de que en ju­nio llue­va un po­co más por en­ci­ma de la me­dia. Aun­que en el otro la­do de la ba­lan­za es­ta­ría el 60 % in­di­can­do lo con­tra­rio. En lo que sí coin­ci­den am­bas agen­cias es en el apar­ta­do de tem­pe­ra­tu­ras. Apues­tan por unos me­ses con los va­lo­res nor­ma­les del ve­rano e in­clu­so con una ten­den­cia a una es­ta­ción más cá­li­da.

Apli­can­do un sí­mil fut­bo­lís­ti­co, lo más acon­se­ja­ble es ir par­ti­do a par­ti­do, pe­ro no hay du­da de que du­ran­te los pró­xi­mos me­ses ten­dre­mos mu­chos días de sol, tem­pe­ra­tu­ras al­tas y po­si­bi­li­da­des in­clu­so de que ven­ga al­gu­na ola de ca­lor. En de­fi­ni­ti­va, con­di­cio­nes pa­ra que no de­cai­ga la his­tó­ri­ca tem­po­ra­da de pla­ya, que es­te año ha co­men­za­do de­ma­sia­do pron­to.

Des­mien­ten la creen­cia de que si no hay pre­ci­pi­ta­cio­nes en in­vierno las ha­brá en ve­rano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.