Ga­li­cia, pen­dien­te del an­ti­ci­clón de las Azo­res

La Voz de Galicia (Deza) - - A Fondo -

Hay dos ac­to­res prin­ci­pa­les que de­ter­mi­nan nues­tro cli­ma. Uno es el jet stream. Es­ta au­to­pis­ta de aire se en­cuen­tra en el lí­mi­te en­tre la tro­pos­fe­ra y la es­tra­tos­fe­ra y es im­por­tan­te, so­bre to­do, en in­vierno. Con me­nos ra­dia­ción so­lar en el he­mis­fe­rio nor­te, el aire frío ali­men­ta las bo­rras­cas que vie­nen de la mano de la co­rrien­te en cho­rro. Bue­na par­te del tra­ba­jo de un me­teo­ró­lo­go des­de oc­tu­bre has­ta mar­zo se cen­tra en ob­ser­var el com­por­ta­mien­to del jet stream.

Cuan­do es­tá zo­nal, se des­pla­za de oes­te a es­te, y apa­re­cen los tem­po­ra­les. Si se mueve de for­ma me­ri­dio­nal, con mean­dros, pue­de ha­ber en­tra­das de aire po­lar o afri­cano, de­pen­dien­do de la par­te en la que que­de Ga­li­cia.

El otro ac­tor es el an­ti­ci­clón de las Azo­res. Se tra­ta de un sis­te­ma de al­tas pre­sio­nes, en el que el mo­vi­mien­to del aire es des­cen­den­te. Evi­ta que se for­men nu­bes y, en de­fi­ni­ti­va, que llue­va. Es un es­cu­do fren­te a las bo­rras­cas. Por ello, qui­zás sea el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la me­teo­ro­ló­gi­ca de nues­tra co­mu­ni­dad, por­que de­pen­dien­do de su po­si­ción el tiem­po se­rá de una for­ma u otra.

Co­mo su nom­bre in­di­ca, el cen­tro de ac­ción es­tá en las Azo­res. Y al mis­mo tiem­po que el jet stream des­cien­de de latitud en in­vierno, el an­ti­ci­clón se re­ti­ra ha­cia su po­si­ción na­tu­ral. Por eso llue­ve en los me­ses in­ver­na­les. En pri­ma­ve­ra y ve­rano, con más ra­dia­ción so­lar, re­mon­ta ha­cia el nor­te y se no­ta su in­fluen­cia.

Más re­for­za­do

Pe­ro du­ran­te el ul­ti­mo año y me­dio ha es­ta­do más re­for­za­do de lo ha­bi­tual, aban­do­nan­do su ho­gar fue­ra de tem­po­ra­da. Y no so­lo eso, de for­ma re­pe­ti­da ha via­ja­do has­ta el nor­te de la Pe­nín­su­la. An­cla­do so­bre el Reino Uni­do en­vió ade­más aire cá­li­do afri­cano. Es­to ex­pli­ca por qué he­mos en­ca­de­na­do un lar­go pe­río­do de tiem­po sin llu­via y con tem­pe­ra­tu­ras muy ele­va­das. En­tre los mo­ti­vos que ex­pli­can es­ta ano­ma­lía es­tá El Ni­ño. Aun­que en el 2017 el fe­nó­meno oceá­ni­co ha desaparecido, el sis­te­ma de al­tas pre­sio­nes ha man­te­ni­do la mis­ma di­ná­mi­ca. Sin em­bar­go, en ma­yo se han em­pe­za­do a no­tar cier­tos cam­bios de ten­den­cia. El an­ti­ci­clón se com­por­ta aho­ra de for­ma más va­ria­ble, co­mo si qui­sie­se re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad. Ha­brá que es­tar muy pen­dien­te de su evo­lu­ción, por­que se­rá él quién real­men­te de­ci­da qué ve­rano va­mos a te­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.