El ar­te de la eva­sión

La Voz de Galicia (Deza) - - Opinión -

Aun­que el título pa­re­ce re­la­cio­nar­se con la mo­da de es­tos tiem­pos, ya sa­ben, esa de evi­tar al fis­co a tra­vés de An­do­rra o Pa­na­má, en reali­dad se re­fie­re al ex­tra­or­di­na­rio pla­cer de es­tar en Ba­bia, pen­sar en los bios­bar­dos o, se­gún los más poé­ti­cos, so­ñar des­pier­to. Y, en de­fi­ni­ti­va, pre­ten­de res­pon­der a una pre­gun­ta: ¿qué pa­sa en el in­te­rior de la ca­be­za cuan­do tu men­te di­va­ga?

Aun­que es­tar en Ba­bia ha si­do tra­di­cio­nal­men­te con­si­de­ra­do co­mo es­tar en off, sin ma­yor oficio ni be­ne­fi­cio pa­ra la ac­ti­vi­dad men­tal, la reali­dad es bien dis­tin­ta y el ce­re­bro si­gue tra­ba­jan­do muy du­ro. De he­cho, un grupo par­ti­cu­lar de re­gio­nes ce­re­bra­les real­men­te au­men­tan su ac­ti­vi­dad y ha­blan más en­tre sí cuan­do no es­ta­mos en­fo­ca­dos en una ta­rea. Es­to se co­no­ce co­mo la red neu­ro­nal por de­fec­to y lo que es es­pe­cial­men­te in­tere­san­te es que in­clu­ye áreas en prin­ci­pio muy di­fe­ren­tes, ale­ja­das en­tre sí y con di­ver­sas fun­cio­nes tan re­le­van­tes co­mo el con­trol de nues­tros ac­tos o la me­mo­ria.

Una teo­ría re­la­cio­na a ese deam­bu­lar erran­te de la men­te con la in­tros­pec­ción, es de­cir, el mun­do in­te­rior y los co­rre­teos ín­ti­mos de la con­cien­cia. Es­to in­clu­ye cual­quier pen­sa­mien­to no di­rec­ta­men­te aso­cia­do con el ex­te­rior. Y la ver­dad es que mu­chas de nues­tras ho­ras de vi­gi­lia es­tán com­pues­tas por un tra­sie­go de las neu­ro­nas in­de­pen­dien­te de los es­tí­mu­los de fue­ra, ya sea so­ñan­do des­pier­tos, pla­ni­fi­can­do nues­tras ac­cio­nes fu­tu­ras, re­vi­san­do re­cuer­dos o sim­ple­men­te es­cu­chan­do a los pen­sa­mien­tos. Y lo que es más fas­ci­nan­te, la ma­yo­ría de nues­tra ac­ti­vi­dad ce­re­bral es au­to­má­ti­ca, in­cons­cien­te y aje­na al con­trol vo­lun­ta­rio. Otros de­fien­den que esa ac­ti­vi­dad es la ba­se des­de don­de se cons­tru­ye to­do nues­tro tra­ba­jo de pro­ce­sa­mien­to y man­te­ni­mien­to de la in­for­ma­ción y, mien­tras de­ja el pen­sa­mien­to cons­cien­te a un la­do, re­pre­sen­ta­ría una es­tra­te­gia del ce­re­bro pa­ra con­so­li­dar las ex­pe­rien­cias y pa­ra reac­cio­nar con efi­ca­cia al me­dio am­bien­te. Es­ta­mos ex­pues­tos a un bom­bar­deo cons­tan­te de in­for­ma­ción des­de el ex­te­rior, qui­zás la red por de­fec­to sea la en­car­ga­da de se­lec­cio­nar, or­de­nar, cla­si­fi­car y dar­le sen­ti­do a to­do sin que lo se­pa­mos, al­go así co­mo los Men in black de nues­tros me­nu­di­llos, efi­ca­ces, sor­pren­den­tes, pe­ro trans­pa­ren­tes pa­ra la hu­ma­ni­dad. Aun­que los neu­ro­cien­tí­fi­cos no nos ha­ya­mos pues­to de acuer­do so­bre el sig­ni­fi­ca­do de es­ta ac­ti­vi­dad ce­re­bral, es­tá cla­ro que ana­li­zar­la y, si se die­ra el ca­so, mo­du­lar­la, po­dría te­ner una gran uti­li­dad. Ca­da vez te­ne­mos más evi­den­cias de que va­rios tras­tor­nos neu­ro­psi­quiá­tri­cos co­mo el TDAH, el au­tis­mo, la es­qui­zo­fre­nia o la de­pre­sión mues­tran un fun­cio­na­mien­to anor­mal de esa red. Al fi­nal, la neu­ro­cien­cia, pue­de dar es­pe­ran­za pa­ra el fu­tu­ro a la vez que pro­por­cio­na una ba­se só­li­da pa­ra la re­fle­xión y la me­di­ta­ción, y de­mues­tra que los ita­lia­nos tam­po­co an­da­ban des­en­ca­mi­na­dos con las vir­tu­des de­ri­va­das del dol­ce far nien­te.

Re­cuer­do un en­tre­na­dor ame­ri­cano que tu­ve ha­ce ya unos cuan­tos años, al cual, du­ran­te la tem­po­ra­da de­por­ti­va, le ex­tra­ña­ba que el pa­be­llón don­de en­tre­ná­ba­mos es­tu­vie­se ce­rra­do en de­pen­de qué fe­chas, que ca­si siem­pre coin­ci­dían con fes­ti­vos lo­ca­les, au­to­nó­mi­cos o na­cio­na­les, ya que el ope­ra­rio en­car­ga­do de abrir­lo no estaba ope­ra­ti­vo o no ha­bía na­die que le sus­ti­tu­ye­se. En otras oca­sio­nes, las me­nos, el mo­ti­vo era la con­vo­ca­to­ria de al­gu­na huel­ga, bien de fun­cio­na­rios si la ins­ta­la­ción era mu­ni­ci­pal, bien de los em­plea­dos de al­gu­na em­pre­sa pro­pie­ta­ria del pa­be­llón de­por­ti­vo.

El ca­so es que al hom­bre le lla­ma­ba la aten­ción la can­ti­dad de días in­há­bi­les que te­ne­mos en nues­tro país por muy di­ver­sas cau­sas y la ver­dad es que, en mar­co com­pa­ra­do, no mu­chos Es­ta­dos cuen­tan con un ca­len­da­rio tan car­ga­do de jor­na­das no há­bi­les o no lec­ti­vas co­mo aquí.

Mu­cha gen­te cam­bia la ho­ja men­sual del ca­len­da­rio bus­can­do los días fes­ti­vos en el lu­gar en don­de vi­ve y, al me­nos, to­dos los me­ses cae al­guno, sin ex­cep­ción. Y ya no ha­blo de las va­ca­cio­nes de Se­ma­na San­ta, de los Car­na­va­les, la Na­vi­dad, puen­tes co­mo el Pri­me­ro de Ma­yo, Di­fun­tos, de la Cons­ti­tu­ción... mu­chos de ellos vin­cu­la­dos a fies­tas re­li­gio­sas.

Cuan­do uno tie­ne una edad tem­pra­na es­tá desean­do que lle­gue un día fes­ti­vo pa­ra amor­ti­guar el es­fuer­zo la­bo­ral o aca­dé­mi­co de la se­ma­na o del mes. Sin em­bar­go, cuan­do se va cre­cien­do, los días fes­ti­vos pue­den re­sul­tar has­ta mo­les­tos, so­bre to­do si se tra­ta de un em­pre­sa­rio o un au­tó­no­mo, ya que son días im­pro­duc­ti­vos en los que si no se tra­ba­ja, no se ga­na. O tam­bién por­que son días con más ocio que hay que cu­brir con el es­fuer­zo eco­nó­mi­co que ello con­lle­va.

Dis­tin­tas vo­ces se han al­za­do de­nun­cian­do la pro­li­fe­ra­ción de días fes­ti­vos en nues­tro país e in­clu­so ha ha­bi­do in­ten­tos de acer­car es­tos a los fi­nes de se­ma­na pa­ra que no se pier­dan días en­tre uno y otros, a mo­do de puente cuan­do no de acue­duc­to, co­mo su­ce­de, por ejem­plo, en di­ciem­bre.

Re­sul­ta evi­den­te que el fes­ti­vo es un pre­mio, un in­cen­ti­vo pa­ra el es­tu­dian­te y pa­ra el tra­ba­ja­dor, e in­clu­so de­be­ría ser­vir de des­can­so tam­bién pa­ra el em­pre­sa­rio o el au­tó­no­mo y, en ese sen­ti­do, los españoles so­mos unos afor­tu­na­dos. ¿O no tan­to?

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.