Ma­cron, Mer­kel y la glo­ba­li­za­ción

La Voz de Galicia (Deza) - - Opinión -

El nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa es un de­cla­ra­do ad­mi­ra­dor del mo­de­lo eco­nó­mi­co ale­mán. Una eco­no­mía que ga­na pe­so en el mun­do, con pleno em­pleo y muy re­du­ci­do en­deu­da­mien­to. Con­se­cuen­te­men­te, pre­sen­tó un pro­gra­ma elec­to­ral en el que imi­ta la vía ale­ma­na pa­ra con­se­guir­lo: re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co y de los cos­tes pa­ra las em­pre­sas (fis­ca­les y la­bo­ra­les). Lo que otros de­no­mi­na­mos de­va­lua­ción in­ter­na com­pe­ti­ti­va.

No sor­pren­de, por tan­to, que los di­ri­gen­tes de la gran coa­li­ción ale­ma­na (con Mer­kel y su su­per­mi­nis­tro de fi­nan­zas a la ca­be­za) ha­yan vis­to con ale­gría el triun­fo elec­to­ral de su mo­de­lo en Fran­cia.

Sin em­bar­go, es me­nos co­no­ci­do que, en pa­ra­le­lo a esa de­va­lua­ción in­ter­na, el pro­gra­ma En Mar­cha de Ma­cron in­clu­ye me­di­das ex­ter­nas, de ám­bi­to fun­da­men­tal­men­te eu­ro­peo, ne­ce­sa­rias pa­ra al­can­zar aque­llos ob­je­ti­vos. To­das ba­jo es­te título li­te­ral: de­fen­der nues­tros in­tere­ses in­dus­tria­les en la glo­ba­li­za­ción. Un pro­gra­ma que no es an­ti­glo­ba­li­za­ción, pe­ro que tam­po­co lo es de mo­na­gui­llos de la glo­ba­li­za­ción.

Tra­duz­co sus pro­pues­tas tex­tual­men­te: de­fen­de­re­mos la ins­tau­ra­ción de un con­trol eu­ro­peo so­bre las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras con el pro­pó­si­to de de­fen­der nues­tras em­pre­sas es­tra­té­gi­cas; de­fen­de­re­mos el re­fuer­zo de pro­ce­di­mien­tos eu­ro­peos an­ti­dum­ping pa­ra po­der ser más ági­les y más di­sua­si­vos, lu­cha­re­mos con­tra el dum­ping am­bien­tal y so­cial; de­be­mos apli­car san­cio­nes co­mer­cia­les a paí­ses que no res­pe­tan las cláu­su­las so­cia­les y am­bien­ta­les in­clui­das en los acuer­dos co­mer­cia­les con la Unión Eu­ro­pea.

La co­sa no aca­ba ahí: de­fen­de­re­mos una ley eu­ro­pea de com­pras que per­mi­ta re­ser­var los mercados pú­bli­cos eu­ro­peos a em­pre­sas que lo­ca­li­cen al me­nos la mi­tad de su pro­duc­ción en Eu­ro­pa; de­fen­de­re­mos, a ni­vel eu­ro­peo, un im­pues­to so­bre la ci­fra de ne­go­cios rea­li­za­dos den­tro de ca­da país en la pres­ta­ción de ser­vi­cios elec­tró­ni­cos, pa­ra eli­mi­nar la re­pa­tria­ción de be­ne­fi­cios en los pa­raí­sos fis­ca­les.

Reite­ro que se tra­ta de pro­pues­tas li­te­ra­les in­clui­das en su pro­gra­ma a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pro­pues­tas que lo ale­jan del nu­me­ro­so club de los cos­mo­po­li­tas dog­má­ti­cos o au­tis­tas, y que lo apro­xi­man a lo que po­dría ser una ne­ce­sa­ria go­ber­nan­za de la glo­ba­li­za­ción sal­va­je.

Lo que, otro­ra, el mis­mo Key­nes de­no­mi­nó una con­ve­nien­te au­to­su­fi­cien­cia se­lec­ti­va. Al­go que, sin du­da al­gu­na, so­lo pue­de —si aca­so— aco­me­ter­se des­de un es­pa­cio de la eco­no­mía mun­dial del ta­ma­ño de la Unión Eu­ro­pea.

Es por eso que en su pri­mer en­cuen­tro con la can­ci­ller ale­ma­na eché en fal­ta que pa­ra su agen­da fran­co-ale­ma­na en la Unión Eu­ro­pea pu­sie­se ex­plí­ci­ta­men­te en­ci­ma de la me­sa es­tas pro­pues­tas. Por no ci­tar otro pun­to cla­ve del pro­gra­ma de Ma­cron: un pre­su­pues­to y un Par­la­men­to pa­ra la eurozona.

Sin es­tos com­pro­mi­sos eu­ro­peos el pro­gra­ma de Ma­cron se re­du­ci­rá a una de­va­lua­ción in­ter­na neo­li­be­ral pu­ra y du­ra. Al­go que pa­ra la he­ge­mo­nía de la coa­li­ción or­do­li­be­ral ale­ma­na se­rá to­do un éxi­to, pe­ro que pa­ra el pro­yec­to eu­ro­peo se­rá un desas­tre. Di­ce El Lu­cen­se:

Que el juego lla­ma­do «a la una an­da­ba la mu­la», que tan­to es­tá en bo­ga en­tre los chi­cos (y al­gu­nos que no son chi­cos), es en al­to gra­do per­ju­di­cial a los mis­mos, no ca­be du­dar­lo.

No ha­ce mu­chos días que un jo­ven de cor­ta edad se frac­tu­ró una pier­na al de­di­car­se a es­ta di­ver­sión, y ayer mis­mo, a un ni­ño, ope­ra­rio de nues­tra im­pren­ta, se le des­tro­zó ho­rri­ble­men­te un bra­zo. Una no­ta del De­par­ta­men­to de Es­ta­do ha he­cho pú­bli­co que los bar­cos so­vié­ti­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos que ope­ran en el Me­di­te­rrá­neo con­ti­núan vi­gi­lán­do­se. A di­fe­ren­cia de nues­tra in­for­ma­ción de ayer, hay que se­ña­lar que en es­ta oca­sión los bar­cos nor­te­ame­ri­ca­nos no han he­cho in­ten­ción de vi­gi­lar a los ru­sos, quie­nes por su par­te se en­cuen­tran de­di­ca­dos de lleno a ta­reas in­for­ma­ti­vas y siguen des­ca­ra­da­men­te a los ame­ri­ca­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.