Un desafío ile­gal y an­ti­de­mo­crá­ti­co

Los so­be­ra­nis­tas pre­ten­den que el Par­la­men­to ca­ta­lán de­cla­re la in­de­pen­den­cia en un ac­to que ata­ca el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y se de­sen­tien­de de la opi­nión de la ma­yo­ría so­cial

La Voz de Galicia (Deza) - - España - ENRIQUE CLE­MEN­TE

Los se­ce­sio­nis­tas es­tán dis­pues­tos a lle­gar has­ta el fi­nal en su hui­da ha­cia ade­lan­te. Cons­cien­tes de que su apues­ta por el re­fe­ren­do es in­via­ble ju­rí­di­ca­men­te, pre­pa­ran un de­cla­ra­ción uni­la­te­ral ex­prés de in­de­pen­den­cia por el Par­la­men­to ca­ta­lán.

¿Se­ría le­gal y via­ble la se­ce­sión que pre­ten­den los in­de­pen­den­tis­tas?

Los in­de­pen­den­tis­tas pre­ten­den crear un Es­ta­do in­de­pen­dien­te a tra­vés de un re­fe­ren­do o, en ca­so de que el Go­bierno im­pi­da que se ce­le­bre, me­dian­te una de­cla­ra­ción in­me­dia­ta del Par­la­men­to ca­ta­lán. Am­bas ini­cia­ti­vas son ma­ni­fies­ta­men­te ile­ga­les. Ni exis­te el de­re­cho a de­ci­dir de los ca­ta­la­nes, ya que co­rres­pon­de a to­dos los españoles, ni a la au­to­de­ter­mi­na­ción, que la ONU so­lo re­co­no­ce en si­tua­cio­nes de ti­po co­lo­nial. Por tan­to, la in­de­pen­den­cia es ju­rí­di­ca­men­te in­via­ble por­que aten­ta con­tra el ar­tícu­lo 1.2 de la Cons­ti­tu­ción, que se­ña­la que la so­be­ra­nía re­si­de en el pue­blo es­pa­ñol, y el 2, que es­ta­ble­ce la «in­di­so­lu­ble uni­dad de la na­ción es­pa­ño­la, pa­tria co­mún e in­di­vi­si­ble de los españoles». La Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce, pues, «la prohi­bi­ción de la se­ce­sión de una par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal», se­gún con­clu­ye de for­ma ta­jan­te Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés, ca­te­drá­ti­co de Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Se­gún al­gu­nos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, pa­ra que un re­fe­ren­do co­mo el que quieren im­po­ner los se­ce­sio­nis­tas fue­ra le­gal ten­dría que cam­biar­se de for­ma sus­tan­cial la Cons­ti­tu­ción, aun­que otros ex­per­tos tan repu­tados co­mo San­tia­go Mu­ñoz Ma­cha­do con­si­de­ran que ni si­quie­ra se­ría po­si­ble una re- for­ma pa­ra abrir la vía de la es­ci­sión, «ya que cual­quier de­ci­sión que afec­te a la uni­dad y la in­te­gri­dad te­rri­to­rial del Es­ta­do su­po­ne re­nun­ciar al Es­ta­do mis­mo, es el sui­ci­dio del Es­ta­do. Ce­ga­da la vía le­gal y cons­ti­tu­cio­nal, so­lo que­da­ría la se­ce­sión de he­cho, ti­po Ko­so­vo. Es de­cir, que la Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te na­ce­ría sin co­ber­tu­ra le­gal, co­mo un ac­to de fuer­za.

¿La de­cla­ra­ción uni­la­te­ral ten­dría res­pal­do político?

Los que quieren rom­per con Es­pa­ña de for­ma ile­gal es­tán a años

luz de te­ner un res­pal­do político su­fi­cien­te pa­ra de­cla­rar la in­de­pen­den­cia. Los par­ti­dos que la respaldan —la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia y ERC, coali­ga­dos en Junts pel Sí, y los an­ti­sis­te­ma de la CUP— tie­nen la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria (72 es­ca­ños) fren­te a la opo­si­ción (63), pe­ro se que­da­ron más de dos pun­tos por de­ba­jo del 50 % de los vo­tos en las úl­ti­mas elec­cio­nes. «La ac­tual ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta no al­can­za el 48 %, y el res­to de los ciu­da­da­nos se ve­rían arras­tra­dos a las con­se­cuen­cias que una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ha­bría de­ci­di­do», ex­pli­ca Xa­vier Ar­bós, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Y con­clu­ye: «Una ba­se muy ines­ta­ble pa­ra sos­te­ner la in­de­pen­den­cia de­cla­ra­da». Sin ni si­quie­ra su­pe­rar esa ba­rre­ra, aco­me­ter ta­ma­ño desafío al Es­ta­do, rom­per una his­to­ria co­mún de si­glos, es no so­lo una ile­ga­li­dad ma­ni­fies­ta, sino al­go in­sos­te­ni­ble po­lí­ti­ca­men­te y ma­ni­fies­ta­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­co, ri­dícu­lo si no fue­ra por la ines­ta­bi­li­dad y la di­vi­sión que es­tá ge­ne­ran­do en la pro­pia Ca­ta­lu­ña.

Ade­más, la ma­yo­ría se­ce­sio­nis­ta ha im­pues­to una re­for­ma del re­gla­men­to del Par­la­men­to ca­ta­lán que per­mi­ti­rá la apro­ba­ción ex­prés de la se­ce­sión en so­lo 48 ho­ras y sin que la opo­si­ción ten­ga ca­pa­ci­dad de reac­cio­nar. Si es así, afir­ma Ar­bós, «se­ría un desa­tino» y re­cuer­da que «una de­ci­sión de me­nor al­can­ce, co­mo es la de ini­ciar una re­for­ma del Es­ta­tu­to de au­to­no­mía, re­quie­re una ma­yo­ría de dos ter­cios». Esa de­cla­ra­ción a to­da ve­lo­ci­dad se­ría una a bur­la a las normas bá­si­cas de la de­mo­cra­cia y del par­la­men­ta­ris­mo.

¿Tie­ne res­pal­do de la ma­yo­ría so­cial?

Cla­ra­men­te no. Sus par­ti­da­rios no lle­ga­ron al 50 %. Pe­ro las en­cues­tas del Cen­tro de Es­tu­dios de Opi­nión de la Ge­ne­ra­li­tat, el equi­va­len­te al CIS, evi­den­cian que en los últimos me­ses el apo­yo de los ca­ta­la­nes a la in­de­pen­den­cia es­tá ba­jan­do. El úl­ti­mo ba­ró­me­tro mues­tra que los que re­cha­zan la in­de­pen­den­cia su­pe­ran en más de cua­tro pun­tos a los par­ti­da­rios. Y re­ve­la tam­bién que me­nos de la cuar­ta par­te de los en­cues­ta­dos se con­si­de­ran so­lo ca­ta­la­nes, fren­te a un 64 % que se de­cla­ra­ran españoles y ca­ta­la­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.