An­tes fue el Es­ta­do, des­pués la Cons­ti­tu­ción

La Voz de Galicia (Deza) - - España -

Al no ha­ber na­die que se atre­va a afir­mar que Es­pa­ña es un Es­ta­do na­cio­nal, y que la uni­dad del Es­ta­do es un con­cep­to exis­ten­cial —co­mo afir­ma la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca ale­ma­na— que nin­gún ac­to de vo­lun­tad pue­de re­la­ti­vi­zar, los Go­bier­nos españoles han re­mi­ti­do la cues­tión ca­ta­la­na y la defensa de una úni­ca so­be­ra­nía a la Cons­ti­tu­ción, co­mo si es­ta fue­se más esen­cial que el Es­ta­do que la ge­ne­ra y de cu­ya reali­dad es ex­pre­sión nor­ma­ti­va. Por eso los in­de­pen­den­tis­tas ac­túan con ab­so­lu­ta ló­gi­ca cuan­do re­la­ti­vi­zan la ile­ga­li­dad del pro­cés, por en­ten­der que una pa­la­bra del le­gis­la­dor pue­de con­ver­tir la Cons­ti­tu­ción en ba­su­ra y li­qui­dar de un plu­ma­zo la his­to­ria del país.

Es cier­to que los Es­ta­dos son cons­truc­cio­nes his­tó­ri­cas, en cu­ya for­ma­ción in­ter­vie­nen ex­pre­sio­nes de vo­lun­tad, pro­ce­sos cul­tu­ra­les, ac­tos de fuer­za y de­fi­ni­cio­nes nor­ma­ti­vas. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que el Es­ta­do sea con­tin­gen­te, y que su Cons­ti­tu­ción sea la úl­ti­ma ra­tio del he­cho político. Y por eso el Go­bierno de­be­ría sen­tar dos prin­ci­pios: que el Es­ta­do no es li­qui­da­ble por un acuer­do nor­ma­ti­vo de una ge­ne­ra­ción; y que no pue­de exis­tir una Cons­ti­tu­ción que ten­ga ca­pa­ci­dad pa­ra di­sol­ver su Es­ta­do y sus­ti­tuir­lo por una pu­ra abs­trac­ción ju­rí­di­ca.

La con­clu­sión es que Ca­ta­lu­ña so­lo pue­de se­pa­rar­se por un ac­to de fuer­za que se im­pon­ga a los ac­tos dic­ta­dos —en defensa del Es­ta­do— por el po­der le­gí­ti­mo. To­da se­ce­sión es un tour de for­ce, y el he­cho de edul­co­rar­la con dis­tin­gos ju­rí­di­cos so­lo sir­ve pa­ra ha­cer­la más tó­xi­ca y pe­li­gro­sa. Así pues, aban­do­ne­mos los bi­la­te­ra­lis­mos y las so­lu­cio­nes tram­po­sas que «al fi­nal no van a pros­pe­rar». Por­que so­lo en la asun­ción de un he­cho histórico evi­den­te des­can­sa la paz in­te­rior de cual­quier Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.