El fiscal acu­sa a Con­ver­gèn­cia de usar el Pa­lau co­mo ca­ñe­ría pa­ra co­brar sus co­mi­sio­nes

La Voz de Galicia (Deza) - - España - C. R. EFE

Du­ro y con­tun­den­te ale­ga­to fi­nal del fiscal anticorrupción, Emi­lio Sán­chez Ulled, en el jui­cio del Pa­lau, en el que car­gó con­tra Con­ver­gèn­cia, a la que acu­só de uti­li­zar la en­ti­dad cul­tu­ral pa­ra «ro­bar» y fi­nan­ciar­se de ma­ne­ra ilí­ci­ta. CDC tie­ne un do­ble mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción. Por un la­do, su an­te­rior te­so­re­ro, Da­niel Osá­car, se en­fren­ta a ocho años de pri­sión por ha­ber for­ma­do par­te del «tin­gla­do criminal» que la Fis­ca­lía con­si­de­ra que for­ma­ban Con­ver­gèn­cia, el Pa­lau de la Mú­si­ca y Fe­rro­vial. Y por otro, el par­ti­do, aho­ra re­con­ver­ti­do en PDECat, es­tá acu­sa­do de ha­ber­se be­ne­fi­cia­do del ex­po­lio de la en­ti­dad, es de­cir, es res­pon­sa­ble ci­vil a título lu­cra­ti­vo.

En una lar­ga ex­po­si­ción de los he­chos, de más de cua­tro ho­ras, en la que pre­sen­tó una in­gen­te do­cu­men­ta­ción, el fiscal con­clu­yó que Con­ver­gèn­cia se fi­nan­ció de ma­ne­ra ile­gal a tra­vés del Pa­lau me­dian­te el co­bro de co­mi­sio­nes a Fe­rro­vial a cam­bio de la ad­ju­di­ca­ción de obras de la Ge­ne­ra­li­tat du­ran­te la úl­ti­ma eta­pa de Jor­di Pu­jol, en­tre 1999 y el 2003.

Se­gún el fiscal, es­tá «ple­na­men­te acre­di­ta­do» que Fe­rro­vial pa­gó a Con­ver­gèn­cia a cam­bio de con­cur­sos, co­mo la Ciu­dad de la Jus­ti­cia de Bar­ce­lo­na o la lí­nea 9 del me­tro. Las mor­di­das al­can­za­ban el 4 % del cos­te de ca­da obra y ese por­cen­ta­je se lo re­par­tían en­tre el par­ti­do (2,5 %) y los sa­quea­do­res con­fe­sos Fé­lix Mi­llet y Jor­di Mon­tull (1,5 %). «El Pa­lau era la ca­ñe­ría por la que tran­si­ta­ba el di­ne­ro que Fe­rro­vial que­ría ha­cer lle­gar a Con­ver­gèn­cia», afir­mó Sán­chez Ulled. «Mi­llet y Mon­tull in­ter­me­dia­ban en­tre Fe­rro­vial y el par­ti­do», aña­dió.

Tres vías de co­bro

El fiscal arre­me­tió con­tra «una for­ma de pen­sar, un es­que­ma men­tal» que iden­ti­fi­ca­ba a CDC con la Ge­ne­ra­li­tat. Se­gún su re­la­to, El fiscal cree que Osá­car no pu­do ac­tuar so­lo en la tra­ma co­rrup­ta.

el di­ne­ro ha­cia el par­ti­do fluía por tres «ca­ñe­rías»: en­tre­gas de di­ne­ro a Car­les To­rrent, te­so­re­ro del par­ti­do fa­lle­ci­do en el 2005, y des­pués a Osá­car, que re­co­gían «abul­ta­dos so­bres» que se guar­da­ban en la ca­ja fuer­te de Mi­llet; el pa­go del Pa­lau a em­pre­sas por ser­vi­cios pres­ta­dos a CDC; y con­ve­nios en­tre la en­ti­dad cul­tu­ral y una fun­da­ción con­ver­gen­te. Al­gu­nos de es­tos acuer­dos, se­gún Osá­car, eran pa­ra pro­mo­cio­nar la cul­tu­ra ca­ta­la­na en fies­tas pa­tro­na­les, pa­ra que en las ver­be­nas no se es­cu­cha­ra «tan­ta se­vi­lla­na y sí más sar­da­nas», un ar­gu­men­to «in­sul­tan­te» pa­ra el fiscal, que a su jui­cio es re­fle­jo de un «me­ca­nis­mo ét­ni­co-men­tal» muy par­ti­cu­lar del ex­te­so­re­ro na­cio­na­lis­ta.

«El ga­ti­llo, no la pis­to­la»

El mi­nis­te­rio pú­bli­co cree que Osá­car no pu­do ac­tuar so­lo en la or­ga­ni­za­ción de la tra­ma co­rrup­ta. En­tien­de que su papel era el de «ga­ti­llo de la pis­to­la, pe­ro no es to­da la pis­to­la». Y aun­que en los pa­pe­les del jui­cio apa­re­ce el ex­con­se­je­ro de Jus­ti­cia y dipu­tado de Junts pel sí Ger­má Gor­dó, quien fue mano de­re­cha de Ar­tur Mas en la di­rec­ción de CDC, el fiscal di­jo que no qui­so acu­sar por acu­sar: «Me que­do con aque­llo que pue­do demostrar», re­ma­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.