El tri­bu­nal obli­ga a Ra­joy a de­cla­rar en per­so­na

Re­cha­za los mo­ti­vos de se­gu­ri­dad y agen­da ale­ga­dos por el pre­si­den­te, que de­be­rá acu­dir el 26 de ju­lio a la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra tes­ti­fi­car en el jui­cio so­bre la tra­ma Gür­tel

La Voz de Galicia (Deza) - - España - MA­TEO BALÍN

Si ha­bía un es­ce­na­rio que el PP no que­ría ver ni en pin­tu­ra, por el des­gas­te que ello produce, era el de Ma­riano Ra­joy ha­cien­do el pa­seí­llo de en­tra­da a la Au­dien­cia Na­cio­nal, sen­tar­se ante el tri­bu­nal que juz­ga el ca­so Gür­tel pa­ra tes­ti­fi­car y com­par­tir sa­la de vis­ta con su ex­te­so­re­ro Luis Bár­ce­nas o con el ca­be­ci­lla con­fe­so de la tra­ma, Fran­cis­co Co­rrea. Una com­po­si­ción más os­cu­ra que las pin­tu­ras ne­gras de Go­ya pa­ra los res­pon­sa­bles de Gé­no­va 13, con al­gu­nas de las per­so­nas que más da­ño han he­cho a la ima­gen del par­ti­do com­par­tien­do es­ce­na con el je­fe del Eje­cu­ti­vo.

La pri­me­ra vez, en su­ma, que un pre­si­den­te del Go­bierno en ejer­ci­cio de­cla­ra­rá en per­so­na ante un tri­bu­nal por un ca­so de co­rrup­ción (Fe­li­pe Gon­zá­lez lo hi­zo por los GAL en 1998, pe­ro dos años des­pués de aban­do­nar la Moncloa). Un du­do­so ho­nor pa­ra Ra­joy, aun­que sea co­mo tes­ti­go, pe­ro con obli­ga­ción de de­cir la ver­dad y con­tes­tar a to­das las par­tes, que ayer pa­só de ser una pe­sa­di­lla que evi­tar a con­ver­tir­se en una reali­dad. Ello, pe­se a las pa­la­bras de re­sis­ten­cia de al­gu­nos de sus hom­bres fuer­tes días atrás. «No tie­ne sen­ti­do, po­drían lla­mar a de­cla­rar al pa­pa de Ro­ma pa­ra que di­ga lo que sa­bía en ese mo­men­to, por­que sa­be lo mis­mo», lle­gó a es­pe­tar en tono jo­co­so Ra­fael Her­nan­do, por­ta­voz par­la­men­ta­rio del PP, pa­ra cri­ti­car la de­ci­sión del tri­bu­nal.

Al fi­nal, el pa­pa de Ro­ma ci­ta- do por Her­nan­do no va a acu­dir en per­so­na a la Au­dien­cia Na­cio­nal, pe­ro sí Ma­riano Ra­joy. El tri­bu­nal re­sol­vió por ma­yo­ría de dos con­tra uno que el pre­si­den­te de­cla­re en per­so­na en la se­de del tri­bu­nal en San Fer­nan­do de He­na­res, cer­ca de Ma­drid, el pró­xi­mo 26 de ju­lio a las 9.30 de la ma­ña­na, tras re­cha­zar que lo hi­cie­ra por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de su des­pa­cho en la Moncloa, tal y co­mo pi­die­ron la defensa del PP y Pre­si­den­cia del Go­bierno.

Ra­joy com­pa­re­ce­rá co­mo tes­ti­go pro­pues­to por la acu­sa­ción po­pu­lar de Ada­de (Abo­ga­dos De­mó­cra­tas por Eu­ro­pa) en el jui­cio por la pri­me­ra épo­ca de las ac­ti­vi­da­des de la red co­rrup­ta (19992005). Una épo­ca en la que el hoy pre­si­den­te del Go­bierno era se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP (2003) y a par­tir del 2004 pre­si­den­te del par­ti­do. «Es­toy a lo que dis­pon­gan los tri­bu­na­les», di­jo ayer, es­cue­to, des­de Por­tu­gal.

La de­ci­sión de la sec­ción se­gun­da con­tó con los vo­tos fa­vo­ra­bles de los ma­gis­tra­dos Ju­lio de Die­go y Jo­sé Ri­car­do de Pra­da y el vo­to par­ti­cu­lar en con­tra del pre­si­den­te del tri­bu­nal, Án­gel Hur­ta­do, que ya se ne­gó en su día a que Ra­joy tes­ti­fi­ca­ra. El auto de ci­ta­ción, cu­yo po­nen­te fue De Die­go, el juez que ha des­equi­li­bra­do la ba­lan­za, jus­ti­fi­có que el Tri­bu­nal Su­pre­mo «ya ha si­do cla­ro, pre­ci­so y con­tun­den­te» so­bre la com­pa­re­cen­cia pre­sen­cial de un tes­ti­go. Así, de­ta­lló una sen­ten­cia de mar­zo del 2015 fir­ma­da por Ma­nuel Mar­che­na, pre­si­den­te de la Sa­la Se­gun­da (Pe­nal) del Su­pre­mo, que di­ce lo si­guien­te: «El rit­mo al que se su­ce­den los avan­ces tec­no­ló­gi­cos obli­ga a no des­car­tar que en un fu­tu­ro no muy le­jano la op­ción en­tre el exa­men pre­sen­cial de tes­ti­gos y pe­ri­tos y su in­te­rro­ga­to­rio me­dian­te vi­deo­con­fe­ren­cia sea una cues­tión que no se plan­tee en tér­mi­nos de prin­ci­pa­li­dad. Sin em­bar­go, en el ac­tual es­ta­do de las co­sas, el en­ten­di­mien­to histórico-con­ven­cio­nal del prin­ci­pio de in­me­dia­ción si­gue sien­do un va­lor que preservar».

«Nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca»

Asi­mis­mo, el auto des­mon­ta uno a uno los ar­gu­men­tos del PP pa­ra que Ra­joy de­cla­ra­ra por vi­deo­con­fe­ren­cia. So­bre el «des­plie­gue im­por­tan­te de re­cur­sos pú­bli­cos» alu­di­do, el tri­bu­nal «no acier­ta a en­ten­der en qué con­sis­te ese des­plie­gue por el he­cho de te­ner que des­pla­zar­se el tes­ti­go 18 ki­ló­me­tros has­ta la se­de de San Fer­nan­do». So­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad, el tri­bu­nal tam­bién se­ña­la que la Au­dien­cia cuen­ta con «más ga­ran­tías» que las que pue­den ofre­cer otras se­des em­pre­sa­ria­les o ins­ti­tu­cio­na­les de Ma­drid, «don­de el tes­ti­go ha pro­ta­go­ni­za­do ac­tos y reunio­nes en otras oca­sio­nes y más aún que las exis­ten­tes en mercados y otros fo­ros po­pu­la­res don­de tam­bién ha pro­ta­go­ni­za­do en­cuen­tros con los ciu­da­da­nos en cam­pa­ñas elec­to­ra­les».

Por úl­ti­mo, el auto tam­bién re­co­ge que Ra­joy «no com­pa­re­ce co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, sino co­mo un ciu­da­dano es­pa­ñol en ca­li­dad de tes­ti­go en un jui­cio en ra­zón a los car­gos que te­nía en el PP (se­cre­ta­rio ge­ne­ral y pre­si­den­te), y en un ac­to ciu­da­dano que se en­mar­ca en la nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca». Fi­na­men­te, la sa­la se­ña­la la po­si­bi­li­dad de que tes­ti­fi­que en es­tra­dos, es de­cir, jun­to a los abo­ga­dos y no de­lan­te de los acu­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.