Sos­pe­chas de que Pu­tin po­see «in­for­ma­ción hu­mi­llan­te» so­bre el mag­na­te

La Voz de Galicia (Deza) - - Internacional - A. REY

Una y otra vez, el en­tra­ma­do ru­so im­pi­de que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump di­ri­ja su pro­pio men­sa­je y con­tro­le su na­rra­ti­va, ame­na­zan­do con en­gu­llir su pre­si­den­cia por com­ple­to. Ayer, nuevas in­for­ma­cio­nes re­ve­la­ron que el es­pio­na­je de Vla­di­mir Pu­tin po­dría te­ner en su po­der in­for­ma­ción po­ten­cial­men­te «hu­mi­llan­te» so­bre las fi­nan­zas del re­pu­bli­cano. «Los fun­cio­na­rios ru­sos de­ben es­tar rién­do­se de EE.UU. y de có­mo una ma­la ex­cu­sa so­bre por qué los de­mó­cra­tas per­die­ron las elec­cio­nes do­mi­na las no­ti­cias fal­sas», con­tes­tó Trump, ob­vian­do las in­ves­ti­ga­cio­nes que el FBI, Con­gre­so y Se­na­do man­tie­nen abier­tas so­bre la tra­ma.

La cri­sis ya afec­ta al equi­po más cer­cano del pre­si­den­te. Des­pués de tres me­ses en el car­go, Mi­ke Dub­ke, di­mi­tió co­mo di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Casa Blan­ca. Pe­se a que su re­nun­cia fue pre­sen­ta­da el pa­sa­do 18 de ma­yo, Dub­ke se ofre­ció a per­ma­ne­cer en el pues­to du­ran­te la pri­me­ra gi­ra in­ter­na­cio­nal de Trump. «Las ra­zo­nes de mi mar­cha son per­so­na­les, pe­ro ha si­do un gran ho­nor pa­ra mi ser­vir al pre­si­den­te Trump», es­cri­bió Dub­ke en un co­rreo.

Cri­sis de Go­bierno a la vis­ta

Des­de el des­pi­do del ex­di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey los ru­mo­res so­bre in­mi­nen­tes cam­bios han gol­pea­do al equi­po de comunicación de la Casa Blan­ca.La sa­li­da de Dub­ke se produce en me­dio de un te­rre­mo­to de in­for­ma­cio­nes que apun­tan a una re­mo­de­la­ción del Go­bierno tras las con­ti­nuas fil­tra­cio­nes so­bre los la­zos en­tre el en­torno de Trump y Ru­sia, que a su vez han en­fu­re­ci­do al pre­si­den­te. Dub­ke, de 47 años, fue una pie­za fun­da­men­tal a la ho­ra de di­ri­gir la es­tra­te­gia de comunicación de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción y un hom­bre que tra­ba­jó mano a mano con Sean Spi­cer, a pe­sar de que no for­mó par­te ni de la cam­pa­ña ni tam­po­co del equi­po de tran­si­ción.

El por­ta­voz de la Casa Blan­ca es aho­ra a quien los me­dios di­ri­gen to­das sus mi­ra­das. Se­gún Axios, las apa­ri­cio­nes de Spi­cer de­lan­te de las cá­ma­ras se­rán me­nos. Ha­brá, eso sí, más en­cuen­tros con la pren­sa, pe­ro to­dos sin cá­ma­ras. Ade­más, los ex­fun­cio­na­rios de cam­pa­ña, Co­rey Le­wan­dowsky y Da­vid Bos­sie, po­drían vol­ver a ser re­clu­ta­dos pa­ra for­mar par­te de una «sa­la de gue­rra» que con­tro­le la cri­sis del Ru­sia­ga­te y en la que tam­bién es­ta­rá Ja­red Kush­ner, sal­pi­ca­do re­cien­te­men­te por sus co­ne­xio­nes con el Krem­lin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.