Bru­se­las pre­pa­ra exi­gen­cias dra­co­nia­nas pa­ra el «bre­xit»

La UE quie­re am­pliar la fac­tu­ra del divorcio y so­me­ter al Reino Uni­do a la jus­ti­cia eu­ro­pea

La Voz de Galicia (Deza) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Sal­tan chispas en­tre Lon­dres y Bru­se­las. La ten­sión desata­da tras la de­man­da de divorcio bri­tá­ni­ca no ha­ce más que au­men­tar ca­da vez que la UE ai­rea de­ta­lles que los 27 exi­gi­rán a Reino Uni­do co­mo pea­je por aban­do­nar el bar­co. La se­pa­ra­ción se­rá do­lo­ro­sa, eso lo sa­be el Go­bierno de The­re­sa May, pe­ro lo que no es­pe­ra­ba su mi­nis­tro pa­ra el bre­xit, Da­vid Da­vis, es que el ne­go­cia­dor eu­ro­peo, Mi­chel Bar­nier, afi­na­se con ex­tre­ma pul­cri­tud y sa­ña los de­ta­lles de la fac­tu­ra que ten­drán que pa­gar.

Se­gún los dos do­cu­men­tos de tra­ba­jo que ha he­cho pú­bli­cos la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­ta se­ma­na, el fran­cés quie­re im­po­ner dos re­glas bá­si­cas an­tes de dar for­ma a cual­quier acuer­do co­mer­cial con los bri­tá­ni­cos: Que re­em­bol­sen lo que de­ben y que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos re­si­den­tes en el Reino Uni­do.

La pri­me­ra con­di­ción pro­me­te me­ses de en­car­ni­za­das ba­ta­llas di­plo­má­ti­cas. ¿Por qué? Bru­se­las exi­ge a Lon­dres que cum­pla re­li­gio­sa­men­te con los pa­gos «en eu­ros» vin­cu­la­dos a los pre­su­pues­tos eu­ro­peos (2014-2020). Tam­bién de­be­rá des­li­gar­se de su par­ti­ci­pa­ción en 70 pro­gra­mas de la UE y re­nun­ciar a ac­ti­vos y pro­pie­da­des co­mu­ni­ta­rias. La de­man­da se ex­tien­de al pa­go de pen­sio­nes de los fun­cio­na­rios (eu­ro­peos, no so­lo bri­tá­ni­cos), co­ber­tu­ra de la for­ma­ción en los co­le­gios eu­ro­peos y afec­ta a su par­ti­ci­pa­ción en 40 agen­cias eu­ro­peas. Cos­tear el tras­la­do de las que es­tán en su te­rri­to­rio y asu­mir su par­te en pro­yec­tos con­jun­tos que se han pues­to en mar­cha ba­jo el pa­ra­guas de la UE co­mo el Fon­do Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes pa­ra py­mes. ¿Qué pa­sa con la fac­tu­ra? Bar­nier no da ci­fras aun­que los cálcu­los pue­den as­cen­der a los 100.000 mi­llo­nes de eu­ros. Lo que sí ase­gu­ra la Co­mi­sión en su do­cu­men­to es que «Reino Uni­do de­be­rá hon­rar sus com­pro­mi­sos y obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras» to­man­do co­mo re­fe­ren­cia un por­cen­ta­je «a acor­dar en la pri­me­ra fa­se de ne­go­cia­ción».

Aquí no hay lu­gar a dudas. La UE cie­rra las puer­tas una y otra vez al de­seo de May de ne­go­ciar el acuer­do de sa­li­da y el co­mer­cial al mis­mo tiem­po. Bru­se­las mar­ca el rit­mo. Y lo ha­ce tam­bién en lo que se re­fie­re a los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. Bar­nier quie­re blin­dar los de­re­chos de los que ya es­tán o de los que se va­yan a asen­tar en el Reino Uni­do has­ta el día an­tes de la sa­li­da. Exi­ge a Lon­dres «igual ni­vel de pro­tec­ción que el que se es­ta­ble­ce en la le­gis­la­ción de la UE» y ga­ran­tías en cuan­to al de­re­cho de un co­mu­ni­ta­rio a la re­si­den­cia per­ma­nen­te si lle­va vi­vien­do más de cin­co años de for­ma con­ti­nua­da en el país. El Go­bierno bri­tá­ni­co tam­bién ten­drá que res­pe­tar el «re­co­no­ci­mien­to de las cua­li­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les» de los tra­ba­ja­do­res eu­ro­peos asen­ta­dos an­tes de la sa­li­da.

¿Có­mo di­ri­mir dispu­tas si los bri­tá­ni­cos no cum­plen? Bar­nier de­ja cla­ro que cual­quier de­nun­cia de­be­rá pa­sar por el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE, en lo que pa­re­ce un in­ten­to de so­me­ter al Reino Uni­do a su au­to­ri­dad. Un guar­daes­pal­das abre la puer­ta del vehícu­lo que uti­li­za Corbyn en la cam­pa­ña.

PE­TER NICHOLLS REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.