¿Por qué?, se pre­gun­tan los in­fie­les

La Voz de Galicia (Deza) - - Opinión - MA­NUEL MANDIANES An­tro­pó­lo­go y es­cri­tor

El is­lam fun­da­men­ta­lis­ta y ra­di­cal, que se ha des­per­ta­do de su sue­ño dog­má­ti­co, se con­si­de­ra el al­ma de un mun­do sin co­ra­zón; ofre­ce una ima­gen sim­ple y utó­pi­ca del mun­do fá­cil­men­te asi­mi­la­ble y en­ten­di­ble. El mun­do es­tá ha­bi­ta­do por los bue­nos, los cre­yen­tes (en Alá), y por los ma­los, los in­fie­les. El cre­yen­te es­tá en­tre el número de los es­co­gi­dos, de los se­lec­cio­na­dos, con el sen­ti­mien­to de te­ner una pa­tria, ser miem­bro de una co­mu­ni­dad, y se sien­te in­ves­ti­do del de­ber de ju­gar un rol im­por­tan­te en el dra­ma del mun­do pa­ra sal­var­lo. El yiha­dis­ta se sien­te el cen­tro de la ira que trans­for­ma­rá el mun­do por­que eje­cu­ta la có­le­ra de Alá con­tra los in­fie­les. Una vez eliminados los in­fie­les, los lí­mi­tes del mun­do coin­ci­di­rán con los de la um­ma, la co­mu­ni­dad de los cre­yen­tes y el mun­do se­rá un pa­raí­so.

El is­lam tras­no­cha­do no ve otra sa­li­da pa­ra man­te­ner­se y ex­pan­dir­se que el terror. Esos miles de jó­ve­nes no en­cuen­tran un ho­ri­zon­te de sen­ti­do atrac­ti­vo, des­de el pun­to de vis­ta exis­ten­cial, más que en el pro­yec­to de ex­ten­der la

um­ma has­ta los con­fi­nes de la tie­rra y ha­rán to­do, has­ta sui­ci­dar­se, por dar un sen­ti­do al mun­do que no lo tie­ne.

Los yiha­dis­tas siem­bran el caos pa­ra cons­truir otro mun­do, se sien­ten emi­sa­rios de una mi­sión di­vi­na, de los pla­nes de Alá. Ex­cep­tuan­do los obli­ga­dos por ame­na­za y los ni­ños en­ga­ña­dos, esos hom­bres y mujeres, des­po­ja­dos de to­da mo­ti­va­ción so­cial, se au­to­in­mo­lan por la cau­sa mo­vi­dos por la fe. La um­ma, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, es su pro­yec­to de vi­da.

El fun­da­men­ta­lis­mo yiha­dis­ta es la oca­sión de pa­sar de la teo­ría a la prác­ti­ca, de la frus­tra­ción a la ac­ción, de no ser na­die a ser un ac­tor de la his­to­ria. Por la prác­ti­ca del terror y de la au­to­des­truc­ción dan prue­ba de su fe a sí mis­mos, a los de­más fieles y a Alá. El is­la­mis­mo ra­di­cal es un ejem­plo de ideo­lo­gía que tra­ta de lo­grar sus fi­nes por el terror, y es­tá lejos de lle­gar al fi­nal de sus po­si­bi­li­da­des. El ge­nio ac­túa por ideas que pue­den cam­biar con el tiem­po; el após­tol, el yiha­dis­ta, sa­be de una vez por to­das lo que tie­ne que ha­cer, pien­sa Kier­ke­gaard. No hay ar­bi­tra­rie­dad nin­gu­na en su ac­tuar. El ob­je­to de su có­le­ra es la so­cie­dad oc­ci­den­tal por­que se opo­ne al sis­te­ma de vi­da que ellos quien im­po­ner.

El cli­ma de in­ti­mi­da­ción di­fu­sa que es­tá crean­do el terror yiha­dis­ta ha­ce que la so­cie­dad oc­ci­den­tal se ol­vi­de de las enor­mes di­fe­ren­cias exis­ten­tes en­tre sus com­po­nen­tes y se cree un sen­ti­mien­to de co­mu­ni­dad so­li­da­ria que lu­cha por la se­gu­ri­dad y por la su­per­vi­ven­cia.

Nin­gu­na asam­blea es­tá en la po­si­bi­li­dad de cam­biar efi­caz­men­te es­te es­ta­do de co­sas por­que los fun­da­men­ta­lis­tas golpean lo que, por azar, tie­nen a mano; es co­mo un van­da­lis­mo amor­fo y epi­dér­mi­co, fru­to de su hos­ti­li­dad con­tra el mun­do.

Los fun­da­men­ta­lis­tas golpean lo que, por azar, tie­nen a mano; es co­mo un van­da­lis­mo amor­fo y epi­dér­mi­co, fru­to de su hos­ti­li­dad con­tra el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.