«El pri­mer mi­nis­tro An­tó­nio Cos­ta era mi ami­go y me dio la es­pal­da»

Cree que es «víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción po­lí­ti­ca y ju­di­cial sin pre­ce­den­tes»

La Voz de Galicia (Deza) - - Internacional - BE­GO­ÑA ÍÑI­GUEZ

Los úl­ti­mos tres años no han si­do fá­ci­les pa­ra el so­cia­lis­ta Jo­sé Só­cra­tes Pin­to de Sou­sa (Vi­la Real, 1957) ex­je­fe del Go­bierno lu­so en­tre el 2005 y el 2011. De­te­ni­do en Lis­boa el 22 de no­viem­bre del 2014, impu­tado por co­rrup­ción, frau­de fis­cal y la­va­do de ca­pi­ta­les, den­tro del ca­so Mar­qués —25 mi­llo­nes re­par­ti­dos en cuen­tas ban­ca­rias en pa­raí­sos fis­ca­les a nom­bre de su ami­go Car­los Santos Sil­va—, es­tu­vo en pri­sión pre­ven­ti­va nue­ve me­ses. Tras seis pró­rro­gas pa­ra en­con­trar prue­bas acu­sa­to­rias, la fis­ca­lía anun­ció en agos­to que la acu­sa­ción se ten­drá que pro­du­cir an­tes del pró­xi­mo 22 de no­viem­bre. Só­cra­tes se con­si­de­ra «víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción po­lí­ti­ca y ju­di­cial sin pre­ce­den­tes en Por­tu­gal». Es­tá do­li­do con la cú­pu­la de su par­ti­do y con el pri­mer mi­nis­tro An­tó­nio Cos­ta «por dar­me la es­pal­da». —¿Có­mo se sien­te? —Soy po­lí­ti­co des­de muy jo­ven y es­toy acos­tum­bra­do a pa­sar por mo­men­tos di­fí­ci­les, co­mo cuan­do tu­ve que pe­dir el res­ca­te de mi país en el 2011. Los úl­ti­mos tres años han si­do muy du­ros, aun­que no me gus­ta dar lás­ti­ma. Soy inocen­te y víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción po­lí­ti­ca, pa­ra fre­nar una po­si­ble can­di­da­tu­ra mía a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, y ju­di­cial sin pre­ce­den­tes en Por­tu­gal. ¿Co­no­ce al­gún otro Só­cra­tes car­ga contra la im­par­cia­li­dad del juez ins­truc­tor.

ca­so en Eu­ro­pa en el que un pro­ce­so si­ga abier­to, sin acu­sa­ción du­ran­te cin­cuen­ta me­ses? —¿Cree que ha­brá acu­sa­ción for­mal an­tes del 22 de no­viem­bre? —No creo en na­da de lo que di­ce la fis­ca­lía. El ca­so Mar­qués se

alar­ga sin acu­sa­ción des­de ha­ce cua­tro años por­que no en­cuen­tran prue­bas contra mí. Fui de­te­ni­do co­mo un cri­mi­nal en el ae­ro­puer­to de Lis­boa a mi re­gre­so de Pa­rís, me­ti­do en pri­sión pre­ven­ti­va nue­ve me­ses y li­be­ra­do por fal­ta de prue­bas. Die­ci­ocho me­ses des­pués, cuan­do se cum­plió el pla­zo per­mi­ti­do por la ley lu­sa pa­ra for­mu­lar la acu­sa­ción o ar­chi­var un ca­so, la in­ves­ti­ga­ción pi­dió la pri­me­ra pró­rro­ga y así has­ta hoy. Con­mi­go se ha pro­du­ci­do una ile­ga­li­dad sin pre­ce­den­tes en mi país. Mi ca­so es si­mi­lar al del ex­pre­si­den­te Lu­la, aun­que a él le apo­ya su par­ti­do y a mí no. —¿Por qué acu­sa de par­cia­li­dad al juez ins­truc­tor del ca­so Car­los Ale­xan­dre? —A los he­chos me re­mi­to. Él ha cons­trui­do una teo­ría, un hi­lo con­duc­tor sin prue­bas y no so­lo eso sino que es to­tal­men­te par­cial. Lo que di­go se pue­de com­pro­bar en la en­tre­vis­ta que con­ce­dió ha­ce unos me­ses a una te­le­vi­sión pri­va­da por­tu­gue­sa, don­de sin nin­gún ti­po de ta­pu­jo me con­si­de­ra cul­pa­ble y di­ce «no ha­ber te­ni­do la suer­te de te­ner ami­gos tan ge­ne­ro­sos co­mo Só­cra­tes». Con esas de­cla­ra­cio­nes per­dió to­da su cre­di­bi­li­dad. —¿Có­mo es su re­la­ción con el pri­mer mi­nis­tro An­tó­nio Cos­ta? —Inexis­ten­te. Éra­mos ami­gos, pe­se a to­do lo que se ha di­cho. Nues­tra re­la­ción fue siem­pre bue­na. Lo ele­gí co­mo mi­nis­tro y co­mo mi su­ce­sor na­tu­ral. Lo apo­yé en su can­di­da­tu­ra pa­ra la al­cal­día de Lis­boa y des­pués pa­ra la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do. To­do aca­bó cuan­do me de­tu­vie­ron y tan­to él co­mo la cú­pu­la del PS me die­ron la es­pal­da. —¿Se sien­te so­lo? —En to­do es­te tiem­po he re­ci­bi­do mu­chos apo­yos de sim­pa­ti­zan­tes y com­pa­ñe­ros de par­ti­do, in­clu­so de otros paí­ses. Me sen­tí muy agra­de­ci­do con la úl­ti­ma ba­ta­lla que li­bró el ex­pre­si­den­te Ma­rio Soa­res en mi de­fen­sa an­tes de fa­lle­cer en enero.

B. I.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.