«La ten­den­cia nos lle­va a co­lo­car un so­lo em­brión»

La Voz de Galicia (Deza) - - Sociedad -

El pre­si­den­te de Ana­cer, la aso­cia­ción de clí­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da y di­rec­tor de la uni­dad de re­pro­duc­ción asis­ti­da de La Ro­sa­le­da, Jo­sé Co­de­si­do, ase­gu­ra que la le­gis­la­ción res­tric­ti­va que hay en otros paí­ses eu­ro­peos así co­mo el pre­cio son los dos prin­ci­pa­les mo­ti­vos que lle­van a pa­cien­tes de otros paí­ses a so­me­ter­se en Es­pa­ña a téc­ni­cas de fe­cun­da­ción in vi­tro. —Le fe­cun­da­ción «in vi­tro» cre­ce más que la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial: ¿por qué? —El lí­mi­te pa­ra la in­se­mi­na­ción sue­le ser a los 38, y las mu­je­res lle­gan ca­da vez en una edad más lí­mi­te a las clí­ni­cas. Pa­ra la in­se­mi­na­ción tam­bién se ne­ce­si­ta una ma­yor ca­li­dad se­mi­nal y ca­da vez hay me­nos, por lo que se tien­de a ir a la fe­cun­da­ción di­rec­ta­men­te. —Has­ta el 2003 las es­ta­dís­ti­cas de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Fer­ti­li­dad re­co­gían has­ta más de tres em­brio­nes im­plan­ta­dos y aho­ra ape­nas se po­nen tres, ¿por qué? —La ten­den­cia es a po­ner un so­lo em­brión, la ley de re­pro­duc­ción ya no per­mi­te des­de ha­ce años más de tres, y la ver­dad es que lo es­ta­mos re­du­cien­do. En nues­tro ca­so es ra­rí­si­mo, prác­ti­ca­men­te anec­dó­ti­co, co­lo­car tres em­brio­nes. Lo ha­bi­tual es dos y hay una ten­den­cia a co­lo­car so­la­men­te uno. Es­to se de­be al cul­ti­vo has­ta el quin­to día, que nos per­mi­te te­ner un em­brión con ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de em­ba­ra­zo, por lo que co­lo­car tres se­ría una lo­cu­ra. —En Es­pa­ña ca­si el 10 % de los ci­clos son a pa­cien­tes ex­tran­je­ras: ¿hay es­te ti­po de tu­ris­mo en Ga­li­cia? —Has­ta ha­ce po­co te­nía­mos a gen­te que ve­nía de Por­tu­gal, so­bre to­do por­que ha­bía téc­ni­cas que no es­ta­ban per­mi­ti­das allí, por ejem­plo ha­bía pro­ble­mas con la ovo­do­na­ción. Des­de que se mo­di­fi­có la le­gis­la­ción por­tu­gue­sa, que in­clu­so ha abier­to la puer­ta a la ges­ta­ción su­bro­ga­da, ya no es tan fre­cuen­te. Te­ne­mos a al­gu­nas mu­je­res de otros paí­ses, pe­ro en ge­ne­ral las co­mu­ni­ca­cio­nes son mu­cho me­jo­res con otras zo­nas y la gen­te pre­fie­re ir­se a lu­ga­res más ac­ce­si­bles, co­mo son Va­len­cia o Bar­ce­lo­na. —¿A qué se de­be es­te tu­ris­mo? —A la le­gis­la­ción res­tric­ti­va en otros paí­ses. En In­gla­te­rra la do­na­ción no es anó­ni­ma y eso ha pro­vo­ca­do que ha­ya fal­ta de do­nan­tes de se­men y óvu­los. A ni­vel de do­na­ción tam­bién es com­pli­ca­do tan­to en Ale­ma­nia co­mo en Ita­lia, y en Fran­cia el lí­mi­te de edad a los 40 ha­ce que ha­ya gen­te que ven­ga a Es­pa­ña. Y lue­go es­tá el pre­cio, ya que en reali­dad en Es­pa­ña las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da son mas eco­nó­mi­cas que en to­dos es­tos paí­ses. —¿Cre­ce al­gu­na de las téc­ni­cas? —La que más avan­za es la do­na­ción, por el re­tra­so en la ma­ter­ni­dad. En mu­je­res cla­ra­men­te por en­ci­ma de los 40 o 43 años es muy fre­cuen­te re­cu­rrir a la do­na­ción y tam­bién en las que han fa­lla­do las otras téc­ni­cas. —¿Y fal­tan do­nan­tes? —Sí, hay es­ca­sez de do­nan­tes por­que es un pro­ce­so que re­quie­re un tra­ta­mien­to, un es­tu­dio bas­tan­te com­ple­jo, y una vez ga­ran­ti­za­do es­te es­tu­dio hay que ha­cer un pro­ce­so de es­ti­mu­la­ción ová­ri­ca y pa­sar por una pun­ción que re­quie­re qui­ró­fano, por lo que no es fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.