Más de 1.500 gallegos es­pe­ran pla­za en re­si­den­cias de ma­yo­res

Se­gún la pa­tro­nal del sec­tor, ha­rían fal­ta otras 6.000 ca­mas pa­ra cu­brir la demanda real La OMS re­co­mien­da 12.000 más pa­ra aten­der a una po­bla­ción co­mo la ga­lle­ga Au­men­tan los ca­sos de per­so­nas que, su­pe­ra­dos los 80 años, se cui­dan en­tre sí

La Voz de Galicia (Deza) - - Portada - 2a 4

Una bue­na aten­ción a las per­so­nas ma­yo­res pasa por te­ner los re­cur­sos su­fi­cien­tes. Y las re­si­den­cias son uno de los más im­por­tan­tes, pe­se a que los ex­per­tos abo­gan por que el usua­rio per­ma­nez­ca el ma­yor tiem­po po­si­ble en su ho­gar y en su en­torno ha­bi­tual. En oca­sio­nes no es po­si­ble, y es en­ton­ces cuan­do se ne­ce­si­tan es­tos cen­tros. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da cin­co pla­zas por ca­da cien ma­yo­res de 65 años. En la co­mu­ni­dad ga­lle­ga hay 665.939 per­so­nas de es­te in­ter­va­lo de edad. El 5 % son más de 33.000. Pe­ro las pla­zas re­si­den­cia­les ron­dan las 21.000, lo que de­ja las cuen­tas cla­ras: ha­rían fal­ta otras 12.000 pa­ra al­can­zar es­ta ra­tio.

Es­tas son las es­ti­ma­cio­nes que ha­ce la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud en cuan­to a re­cur­sos asis­ten­cia­les, sin te­ner en cuen­ta la reali­dad de ca­da re­gión. No obs­tan­te, la pa­tro­nal ga­lle­ga de las re­si­den­cias pri­va­das tie­ne sus pro­pios cálcu­los. Se­gún es­te co­lec­ti­vo se pre­ci­sa­rían co­mo mí­ni­mo en­tre 5.000 y 6.000 pla­zas, es de­cir, en torno a la mi­tad.

Lo cier­to es que se han da­do pa­sos muy im­por­tan­tes. La red pú­bli­ca, que in­clu­ye cen­tros de ti­tu­la­ri­dad au­to­nó­mi­ca y pla­zas con­cer­ta­das, se si­túa en es­tos mo­men­tos en 7.769. Es un 40 % más que ha­ce nue­ve años, cuan­do se­gún los da­tos de Po­lí­ti­ca So­cial ha­bía 5.778. A es­ta ci­fra hay que su­mar la ofer­ta pri­va­da, de unos tre­ce mil pues­tos, y la mu­ni­ci­pal, que ron­da el me­dio mi­llar, lo que de­ja un saldo de 21.000, con una ra­tio de unas tres pla­zas por ca­da cien per­so­nas de 65 o más años.

A la co­la en ofer­ta

La co­mu­ni­dad ga­lle­ga no es­tá ni de le­jos a la ca­be­za en cuan­to a ofer­ta de pla­zas re­si­den­cia­les. Al con­tra­rio. El úl­ti­mo in­for­me del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, to­man­do los da­tos de prin­ci­pios del año 2016, re­fle­ja que sie­te co­mu­ni­da­des sí cum­plen con las re­co­men­da­cio­nes de la OMS. Son Cas­ti­lla y León, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ex­tre­ma­du­ra, As­tu­rias, Ara­gón, Na­va­rra y La Rio­ja. Tam­po­co es­tán le­jos de al­can­zar­las Madrid, Can­ta­bria y Ca­ta­lu­ña. La peor pro­por­ción, por su par­te, es la de Mur­cia, en don­de no se llega ni a 1,5 pla­zas re­si­den­cia­les por ca­da cien ma­yo­res.

La ma­yor partida de la de­pen- den­cia se di­ri­ge pre­ci­sa­men­te a es­te ca­pí­tu­lo: abo­nar las pla­zas con­cer­ta­das de las re­si­den­cias y las pú­bli­cas, in­clu­yen­do en es­te ca­so to­dos sus cos­tes aso­cia­dos. Más de 160 mi­llo­nes en el año 2018, en con­cre­to 160,1. Sos­te­ner el sis­te­ma de re­si­den­cias su­po­ne el 43,4 % de to­dos los re­cur­sos que se des­ti­nan a la de­pen­den­cia.

Y eso que mu­chos ma­yo­res no tie­nen otro re­me­dio que re­cu­rrir a un cen­tro pri­va­do cuan­do pue­den cos­tear­lo, co­sa que no es sen­ci­lla te­nien­do en cuen­ta que los gallegos co­bran una pen­sión me­dia de las más ba­jas de España (895 eu­ros). Por­que la di­fe­ren­cia en­tre con­se­guir una ha­bi­ta­ción en una re­si­den­cia pú­bli­ca o con­cer­ta­da o te­ner que op­tar por el sis­te­ma pri­va­do es con­si­de­ra­ble. La me­dia de par­ti­ci­pa­ción del usua­rio en un cen­tro pú­bli­co es de qui­nien­tos eu­ros men­sua­les, mien­tras que en el ca­so de los pri­va­dos, aun­que hay gran va­rie­dad, el cos­te os­ci­la en­tre los 1.200 y los 1.950, y mu­chas su­pe­ran los 2.000 eu­ros.

El pre­cio pa­ra el usua­rio en una re­si­den­cia pú­bli­ca no es fi­jo, sino que de­pen­de de sus in­gre­sos. Has­ta el cam­bio de la ley de de­pen­den­cia del año 2012 no po­día su­pe­rar el 75 % de la pen­sión. Tras es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes se in­clu­ye­ron tam­bién los in­gre­sos

pa­tri­mo­nia­les en es­te cálcu­lo, pe­ro se man­tie­ne más o me­nos en­tre el 70 y el 80 % de la pen­sión.

¿Cuán­to cues­ta?

Es­to es lo que apor­tan los usua­rios, pe­ro el cos­te es más ele­va­do. Una pla­za su­po­ne pa­ra las ar­cas pú­bli­cas 31.663 eu­ros al año —in­clu­yen­do el gas­to en per­so­nal—, mien­tras que en un cen­tro con­cer­ta­do se que­da en los 18.250, te­nien­do en cuen­ta el pre­cio de la li­ci­ta­ción.

Pe­se a que la OMS re­co­mien­da cin­co pla­zas por ca­da cien ma­yo­res, el he­cho de que exis­tan otros re­cur­sos —cen­tros de día, ayu­da a do­mi­ci­lio o pres­ta­ción eco­nó­mi­ca vin­cu­la­da al ser­vi­cio— ha­ce que los ser­vi­cios re­si­den­cia­les no sean a los que más se re­cu­rre en Ga­li­cia. Uti­li­zan es­ta pres­ta­ción do­ce de ca­da cien be­ne­fi­cia­rios de la ley de de­pen­den­cia, al­go me­nos que la me­dia es­ta­tal —13,34—. El prin­ci­pal re­cur­so es la ayu­da a do­mi­ci­lio, que tie­nen el 32 % de los usua­rios. Le si­guen las pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas por cui­da­dos fa­mi­lia­res, la ayu­da que con­ce­de la Xun­ta a aque­llas per­so­nas que cui­dan a sus pro­pios pa­rien­tes, con un 21 %. Can­ta­bria es la co­mu­ni­dad en don­de más ma­yo­res op­tan por la aten­ción re­si­den­cial, du­pli­can­do la me­dia es­ta­tal.

La lis­ta de es­pe­ra pa­ra ac­ce­der a una pla­za pú­bli­ca es ele­va­da y va­ria­ble, pe­ro sue­le os­ci­lar en­tre las 1.500 y las 2.000 per­so­nas en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga. A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra co­pan prác­ti­ca­men­te tres cuar­tas par­tes de es­ta lis­ta.

Mil pla­zas más

En cuan­to a los pró­xi­mos pro­yec­tos de la red pú­bli­ca de re­si­den­cias, Nú­ñez Fei­joo anun­ció ya ha­ce un año que se cons­trui­rían sie­te nue­vas en las sie­te ciu­da­des den­tro del plan Co­mo na Ca­sa, lo que su­pon­drá 900 pla­zas a ma­yo­res. A es­tos sie­te cen­tros se su­man otras 160 pla­zas que se pon­drán en mar­cha es­te año en las lo­ca­li­da­des de Ar­tei­xo, Vi­lar­de­vós, Ba­lei­ra, Re­don­de­la y Pa­ra­de­la.

Un mo­de­lo so­cio­sa­ni­ta­rio

Es­tá bien te­ner una aten­ción re­si­den­cial com­ple­ta en cuan­to a nú­me­ro, pe­ro ¿qué de­be ofre­cer a ni­vel asis­ten­cial un cen­tro de es­te ti­po? Dar un en­fo­que in­te­gral al usua­rio. Y pa­ra ello uno de los in­di­ca­do­res fun­da­men­ta­les es el per­fil del re­si­den­te, ya que no es igual el ti­po de cui­da­dos y aten­ción que pre­ci­sa un re­si­den­te vá­li­do que el de uno asis­ti­do y con al­to gra­do de de­pen­den­cia.

En ge­ne­ral, la re­si­den­cia ca­mi­na ha­cia un ser­vi­cio com­ple­to en el que, por ejem­plo, so­lo sea ne­ce­sa­rio acu­dir al hos­pi­tal en ca­so de pa­to­lo­gía agu­da y se ha­ga un se­gui­mien­to del ma­yor en lo que se re­fie­re tan­to a sus en­fer­me­da­des co­mo a su tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co. De he­cho, mu­chos de los cen­tros re­si­den­cia­les ya cuen­tan con ser­vi­cios mé­di­cos. No so­lo aten­der al ma­yor en sus en­fer­me­da­des, sino tam­bién tra­tar de man­te­ner su au­to­no­mía per­so­nal, y de ahí la pre­sen­cia de te­ra­peu­tas ocu­pa­cio­na­les, fi­sio­te­ra­peu­tas y otro ti­po de pro­fe­sio­na­les. En de­fi­ni­ti­va, la fi­na­li­dad de es­tos cen­tros es lo­grar que la per­so­na pue­da se­guir rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des bá­si­cas de la vi­da dia­ria: ins­tru­men­ta­les, de ocio y tiem­po li­bre, y fo­men­tar la es­ti­mu­la­ción cog­ni­ti­va y fun­cio­nal del ma­yor.

Ani­ma­ción so­cial

La otra pa­ta de es­tos ser­vi­cios es man­te­ner el víncu­lo con el en­torno fa­mi­liar y so­cial. No so­lo pa­ra man­te­ner la au­to­no­mía de los re­si­den­tes, sino tam­bién pa­ra im­pe­dir su ais­la­mien­to. De ahí que en­tre las me­di­das de to­do re­cur­so re­si­den­cial fi­gu­re or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des den­tro y fue­ra del cen­tro, tan­to lú­di­cas co­mo crea­ti­vas, de re­la­ción in­ter­ge­ne­ra­cio­nal y de in­ter­ac­ción con el en­torno con sa­li­das y ex­cur­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.