Una di­mi­sión pa­ra re­fle­xio­nar

La Voz de Galicia (Deza) - - Opinión -

Acos­tum­bra­dos a una ro­ta­ción de car­gos ge­ren­cia­les en la sa­ni­dad, asom­bra en­con­trar­se con la di­mi­sión de un je­fe de ser­vi­cio por su desacuer­do con la ges­tión que le im­po­nen pa­ra aten­der a sus en­fer­mos. Y di­go asom­bra, no sor­pren­de, por­que las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del doc­tor Cor­sino Fer­nán­dez Vi­la, mé­di­co y mon­for­tino acre­di­ta­do y pro­fe­sor de la Com­plu­ten­se, se co­rres­pon­den con la di­fí­cil de­ci­sión to­ma­da.

La cau­sa es­gri­mi­da es­tri­ba en la im­po­si­bi­li­dad de re­sol­ver una lis­ta de es­pe­ra de ca­ta­ra­tas de 1.852 pa­cien­tes, que es cua­tro ve­ces su­pe­rior a la que el Ser­gas o su ge­ren­te dan ofi­cial­men­te. Y to­do por­que la ge­ren­cia no da re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra re­sol­ver­las. Ni si­quie­ra peo­na­das, co­mo su­ce­dió an­te­rior­men­te.

De ca­ta­ra­tas no sue­le mo­rir­se na­die, pe­ro cier­to que son la ma­yor cau­sa de ce­gue­ra y su so­lu­ción es qui­rúr­gi­ca. Por eso sor­pren­de que al­gu­na la­bor ad­mi­nis­tra­ti­va mé­di­ca pu­die­ra con­si­de­rar­se, ex­tra­ña­men­te, me­re­ce­do­ra de peo­na­das, y las es­tric­ta­men­te qui­rúr­gi­cas no.

Cuen­ta la le­yen­da que el pa­vor de cual­quier ge­ren­cia hos­pi­ta­la­ria vie­ne de los con­flic­tos de limpieza, lue­go de los de otros ser­vi­cios ge­ne­ra­les, pe­ro so­bre to­do del en­torno qui­rúr­gi­co, sea es­te anes­te­sia o ci­ru­gía. Ve­ni­mos de un tiem­po don­de la sa­ni­dad se agi­ta. En mi opi­nión, una ac­ti­vi­dad que con­su­me el 41 % del pre­su­pues­to de la Xun­ta es me­re­ce­do­ra de más de­ba­te y me­jor ges­tión. Por ello lla­ma la aten­ción la in­for­ma­ción pun­tual de las ge­ren­cias pa­ra con­tra­pro­gra­mar una ma­ni­fes­ta­ción en defensa de la sa­ni­dad pú­bli­ca. Y en esa con­tra­pro­gra­ma­ción, apar­te de acu­dir al po­pu­lis­mo del po­der del ciu­da­dano, se es­gri­men ar­gu­men­tos en 2018 pro­pios, co­no­ci­dos y no re­suel­tos des­de ha­ce años. Ha­ce po­co, la ge­ren­cia del Chop y la di­rec­ción asis­ten­cial es­gri­mían la es­ca­sez de mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria, pe­dia­tras y anes­te­sis­tas. Lo la­men­ta­ble es que tal es­ca­sez es­ta­ba diag­nos­ti­ca­da y pre­vis­ta ha­ce al me­nos sie­te años, por ejem­plo en un bo­rra­dor del plan de or­de­na­ción de re­cur­sos hu­ma­nos del per­so­nal es­ta­tu­ta­rio del Ser­gas. Y lo es­pe­ran­za­dor (sic) es el com­pro­mi­so del ge­ren­te de que en su área «a vin­cu­la­ción (con­trac­tual) na EOXI se­rá anual». De la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, otro día. Por­que la in­for­ma­ción no es trans­pa­ren­te, ni en el Par­la­men­to.

Por ello, uno la­men­ta que Pe­dro Cor­sino se ha­ya vis­to obli­ga­do por su ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co: «Si no vio­lo es­te ju­ra­men­to, pue­da yo dis­fru­tar de la vi­da y del ar­te, ser res­pe­ta­do mien­tras vi­va y re­cor­da­do con afec­to des­pués».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.