Son los mis­mos que en­con­tra­ron a Diana Quer y a Javier, el ni­ño ase­si­na­do por su pa­dre

La Voz de Galicia (Deza) - - Galicia - J. M. PAN RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Un chis­te en las re­des so­cia­les sa­le al pa­so de las crí­ti­cas a guar­dias ci­vi­les y po­li­cías na­cio­na­les de es­ta ma­ne­ra: «Cuan­do ten­gas un pro­ble­ma no nos lla­mes a no­so­tros, lla­ma a Su­per­man o a Bat­man». Los más de ocho mil fun­cio­na­rios de los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do que tra­ba­jan en Ga­li­cia lo ha­cen des­de ha­ce años con un dé­fi­cit de per­so­nal y a ve­ces con re­cur­sos li­mi­ta­dos. La cri­sis eco­nó­mi­ca fre­nó la con­vo­ca­to­ria de pla­zas en los úl­ti­mos años y los agen­tes des­ple­ga­dos en Ga­li­cia tu­vie­ron que rea­li­zar el mis­mo tra­ba­jo con me­nos do­ta­ción. Sin em­bar­go, pe­se a esas cir­cuns­tan­cias, los ín­di­ces de cri­mi­na­li­dad si­túan año tras año a Ga­li­cia en­tre las co­mu­ni­da­des con me­jo­res ta­sas de se­gu­ri­dad.

La per­cep­ción so­cial de la Guar­dia Ci­vil y de la Po­li­cía Na­cio­nal sue­le ser bue­na, aun­que a me­nu­do re­ci­ben nu­me­ro­sas crí­ti­cas de­ri­va­das de su la­bor dia­ria, en la que se en­fren­tan a si­tua­cio­nes lí­mi­te. Y quie­nes tra­ba­jan de cer­ca con es­tos fun­cio­na­rios des­ta­can su pro­fe­sio­na­li­dad y su de­di­ca­ción. Un ejem­plo cla­ro es el de los de­le­ga­dos y sub­de­le­ga­dos del Go­bierno, que son el man­do po­lí­ti­co di­rec­to de es­tos agen­tes. Cuan­do co­no­cen su tra­ba­jo gra­cias a la co­mu­ni­ca­ción dia­ria con los man­dos de am­bos cuer­pos to­dos des­ta­can su la­bor. Ade­más, en Ga­li­cia hay gru­pos es­pe­cia­li­za­dos tan­to de la Guar­dia Ci­vil co­mo de la Po­li­cía Na­cio­nal que han des­ta­ca­do por el es­cla­re­ci­mien­to de ca­sos de gran com­ple­ji­dad.

Los agen­tes que tra­ba­jan en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga son los mis­mos que apar­tan de la ca­rre­te­ra a un bo­rra­cho que ha de­ci­di­do po­ner­se al vo­lan­te o los que acu­den de ma­dru­ga­da a la lla­ma­da de un ve­cino por­que al­guien le ha en­tra­do en su vi­vien­da. Y tam­bién son los mis­mos guar­dias ci­vi­les y po­li­cías na­cio­na­les que se emo­cio­na­ron tras en­con­trar el cuer­po de Diana Quer tras un año y me­dio de in­ves­ti­ga­ción, y los mis­mos que es­cla­re­cie­ron en cues­tión de ho­ras el cri­men de Javier, el ni­ño de 9 años ase­si­na­do por su pa­dre en un mon­te de Oza-Ce­su­ras, en A Co­ru­ña, en el 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.