La ola ul­tra im­preg­na a Ho­lan­da de odio

Los ex­per­tos aler­tan del au­men­to de la vio­len­cia aso­cia­da a los mo­vi­mien­tos iden­ti­ta­rios

La Voz de Galicia (Deza) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

El na­cio­na­lis­mo «es re­la­ti­vis­ta, da­do que la úni­ca ver­dad es el re­sen­ti­mien­to que sen­ti­mos cuan­do con­tem­pla­mos a los de­más», ase­gu­ra Ti­mothy Sny­der en su li­bro So­bre la ti­ra­nía. En­vuel­to en la ban­de­ra de la su­pe­rio­ri­dad iden­ti­ta­ria, el mie­do y el odio por el ex­tran­je­ro, el ul­tra­na­cio­na­lis­mo ha vuel­to a in­fla­mar los co­ra­zo­nes de los eu­ro­peos. Los ata­ques xe­nó­fo­bos se mul­ti­pli­can, ali­men­ta­dos por dis­cur­sos po­lí­ti­cos que es­tig­ma­ti­zan, in­ti­mi­dan o mien­ten abier­ta­men­te.

La in­te­li­gen­cia ho­lan­de­sa (AIVD) aler­tó en un in­for­me re­cien­te del au­men­to del ex­tre­mis­mo de de­re­cha en el país. El re­pun­te co­men­zó en el 2014 y el 2015, coin­ci­dien­do con el peor mo­men­to de la cri­sis mi­gra­to­ria en Eu­ro­pa y la emer­gen­cia de una nue­va de­re­cha en EE.UU. (alt-right). «De­tec­ta­mos un de­cli­ve del mo­vi­mien­to neo­na­zi (skin­heads)», ad­mi­ten sus ex­per­tos, quie­nes creen que los ex­tre­mis­tas es­tán amol­dán­do­se a nue­vos cam­bios ideo­ló­gi­cos y de or­ga­ni­za­ción. Aho­ra be­ben de la ideas im­por­ta­das de EE.UU. y ya no fun­cio­nan co­mo gru­pos en­fren­ta­dos. Se ha con­fi­gu­ra­do en una coa­li­ción pa­ra do­tar de más cohe­sión al mo­vi­mien­to. Co­mo re­sul­ta­do, «el ex­tre­mis­mo de de­re­cha se ha he­cho más im­pre­de­ci­ble de lo que era», ase­gu­ran.

ORÍ­GE­NES

Ma­ni­fes­ta­ción con­tra el ul­tra Wil­ders en Áms­ter­dam.

pre­sen­tán­do­las con un mol­de in­te­lec­tual», ase­gu­ran los ex­per­tos. Sus miem­bros no acu­den a las con­fe­ren­cias con ca­be­zas ra­pa­das, ti­ran­tes y ba­tes. Com­par­ten lec­tu­ras, es­tu­dios y or­ga­ni­zan con­fe­ren­cias en­vuel­tos en sus dis­fra­ces de eru­di­tos.

EL «ETNOESTADO» En pos de la ra­za pu­ra.

Pro­cla­man su odio al is­lam y de­fien­den la crea­ción de un Es­ta­do ra­cial­men­te ho­mo­gé­neo, sin pa­re­jas mix­tas. Lla­man al hom­bre blanco a lu­char por no per­der su po­si­ción de po­der, «en pe­li­gro». Su es­tra­te­gia se fun­da­men­ta en atraer a una ma­sa crí­ti­ca am­plia pa­ra ins­ti­gar la tran­si­ción ha­cia lo que la AIVD de­fi­ne co­mo «etnoEstado». Pa­ra lo­grar­lo, no du­dan en ti­rar del ma­nual del buen ti­rano: ata­car a las ins­ti­tu­cio­nes que pro­mue­ven la di­ver­si­dad, al

Go­bierno ho­lan­dés, la Unión Eu­ro­pea, las es­cue­las, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­dus­tria del ci­ne o las oe­ne­gés. «Las mu­je­res oc­ci­den­ta­les per­te­ne­cen a los hom­bres oc­ci­den­ta­les, así de sim­ple (...) ¿Crees que co­mo hom­bre oc­ci­den­tal no pue­des apro­piar­te de una mu­jer o no quie­res de­jar­la em­ba­ra­za­da? En­ton­ces re­cuer­da que hay hor­das in­fi­ni­tas de hom­bres del Ter­cer Mun­do lis­tos pa­ra ha­cer­lo por ti», re­za uno de los tex­tos en su web.

Er­ken­brand no es­tá so­la. Gru­pos co­mo Unión del Pue­blo Ho­lan­dés (NVU), Re­sis­ten­cia Iden­ti­ta­ria o Rechts in Ver­zet se sos­tie­nen gra­cias al ac­ti­vis­mo de las do­ce­nas de miem­bros y mi­les de se­gui­do­res. A pe­sar de su cre­ci­mien­to, AIVD po­ne la no­ta so­bre un as­pec­to po­si­ti­vo: «Has­ta aho­ra, es­to no ha de­ri­va­do en nin­gún su­ce­so preo­cu­pan­te». La nue­va ul­tra­de­re­cha si­gue atrin­che­ra­da a la es­pe­ra de ga­nar más múscu­lo.

DI­FU­SIÓN El pa­pel de las re­des so­cia­les.

Pa­ra or­ga­ni­zar­se, re­clu­tar fie­les y ex­ten­der sus dis­cur­sos de odio, las re­des so­cia­les han ju­gan­do un pa­pel esen­cial. En los úl­ti­mos años se han mul­ti­pli­ca­do los por­ta­les web y cuen­tas con con­te­ni­dos ex­tre­mis­tas en los que se po­ne la diana so­bre co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles. Así, han pro­li­fe­ra­do ac­cio­nes pa­ra pu­bli­car en lí­nea las di­rec­cio­nes de los lu­ga­res don­de vi­ven re­fu­gia­dos en aco­gi­da.

Los gru­pos de chat de co­no­ci­das apli­ca­cio­nes son usa­dos por los ul­tras pa­ra con­cer­tar en­cuen­tros, in­ter­cam­biar in­for­ma­ción o pre­pa­rar ac­ti­vi­da­des y ac­cio­nes. A raíz del en­du­re­ci­mien­to de las nor­mas de pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book, los ul­tras han emi­gra­do a re­des ri­va­les, co­mo la ru­sa VK.

RA­DI­CA­LI­ZA­CIÓN Vio­len­cia.

«La vio­len­cia mo­ti­va­da por el ex­tre­mis­mo de de­re­cha es re­la­ti­va­men­te ra­ra en Ho­lan­da, si se com­pa­ra con Ale­ma­nia», ex­pli­can los ex­per­tos. Mien­tras en el país ger­mano se no­ti­fi­ca­ron en el 2016 unos 1.600 ata­ques vio­len­tos, en los Paí­ses Ba­jos la ci­fra anual al­can­za una do­ce­na. «Mien­tras es­tos ac­tos son ra­ros, su apo­yo y glo­ri­fi­ca­ción no so­lo son», ad­mi­te el AIVD. El len­gua­je de sus se­gui­do­res se ha vuel­to «más agre­si­vo e in­cen­dia­rio» y se ha ex­ten­di­do en es­tos círcu­los la fas­ci­na­ción por las ar­mas de fue­go. «Han crea­do un cli­ma en el cuál el ries­go de que in­di­vi­duos o pe­que­ños gru­pos ra­di­ca­li­za­dos re­cu­rran a la vio­len­cia es ma­yor que en el pa­sa­do», ase­gu­ran las au­to­ri­da­des, que ven una cla­ra es­tra­te­gia pa­ra que­brar el or­den le­gal pa­ra avan­zar ha­cia una so­cie­dad «en la que el ra­cis­mo es nor­mal» y so­lo a los blan­cos se les ga­ran­ti­zan de­re­chos. Si el dis­cur­so de la ex­tre­ma de­re­cha se aca­ba in­fil­tran­do en las ins­ti­tu­cio­nes y la so­cie­dad ho­lan­de­sa se si­gue po­la­ri­zan­do, «es­to po­dría cons­ti­tuir una ame­na­za pa­ra nues­tro or­den de­mo­crá­ti­co».

M. ANTONISSE EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.