La die­ta perfecta pa­ra vi­vir 100 años

Re­du­cir el con­su­mo de ja­món de York en be­ne­fi­cio del se­rrano o co­mer cin­co ve­ces al día en pla­tos de pos­tre son al­gu­nos de los con­se­jos que de­be­rían se­guir los ma­yo­res

La Voz de Galicia (Deza) - - Sociedad - LAU­RA G. DEL VA­LLE

«Na­da. No sa­bría ha­cer na­da». Es la res­pues­ta de Adriano, un co­ru­ñés de 81 años que, pues­to en la te­si­tu­ra de que su mu­jer des­de ha­ce más de me­dio si­glo no pu­die­ra co­ci­nar, se ve­ría en un bre­te im­por­tan­te. Al me­nos a la ho­ra de co­mer y de ce­nar. Re­fle­xio­na tres se­gun­dos. Los su­fi­cien­tes pa­ra dar­se cuen­ta de que ten­dría que in­ten­tar sol­ven­tar es­te pro­ble­ma. «Qui­zás una tor­ti­lla fran­ce­sa o un fi­le­te; no sé, lle­ga­do el apu­ro su­pon­go que aca­ba­ría apren­dien­do a ha­cer al­go, pe­ro se­gu­ra­men­te to­do me que­da­ría cru­do, y no sa­bría cal­cu­lar las pro­por­cio­nes de sal». A la tor­ti­lla fran­ce­sa y al fi­le­te, pe­ro tam­bién a los bo­ca­di­llos, se apun­ta Lean­dro, de 84 años. «Y, bueno, tam­bién sé ha­cer el desa­yuno. Me lo ha­go yo to­das las ma­ña­nas». Fri­tos, pan y bo­lle­ría. Un pe­li­gro­so trío al que re­cu­rren a dia­rio bue­na par­te de los más de 130.000 ga­lle­gos de más de 80 años que vi­ven en la co­mu­ni­dad. Viu­dos que no sa­ben co­ci­nar, per­so­nas con pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, dia­bé­ti­cos, ma­yo­res con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad y mu­cha, mu­chí­si­ma gen­te so­la que por per­der (da­ño co­la­te­ral de es­te mal), ha per­di­do has­ta el ape­ti­to.

Dar­le una vuelta a los há­bi­tos ali­men­ta­rios de es­te gru­po po­bla­cio­nal es más difícil que a los del res­to de la so­cie­dad. Pe­ro no im­po­si­ble si se sa­be có­mo. La mé­di­co ge­ria­tra Ro­sa Ló­pez Mon­gil, coor­di­na­do­ra del Gru­po de Tra­ba­jo de Ali­men­ta­ción y Nu­tri­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ge­ria­tría y Ge­ron­to­lo­gía (SEGG), se es­fuer­za a dia­rio pa­ra que los ma­yo­res en­tien­dan la im­por­tan­cia de lle­var una co­rrec­ta ali­men­ta- Ja­món se­rrano Re­fres­cos Aves ción. Con­lle­va res­tric­cio­nes im­por­tan­tes, pe­ro la sa­lud agra­de­ce­rá una nue­va ru­ti­na.

Lo pri­me­ro que re­co­mien­da es­ta ex­per­ta es de­jar de uti­li­zar acei­tes que no sean de oli­va vir­gen. No tan­to por­que el res­to sean per­ju­di­cia­les, sino por las bon­da­des de­mos­tra­das de es­te acei­te si se uti­li­za cru­do, pe­ro tam­bién co­ci­na­do. «Pro­por­cio­na no­ta­bles be­ne­fi­cios pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des cró­ni­cas y car­dio­vas­cu­la­res, así co­mo de­ter­mi­na­dos cán­ce­res», ex­pli­ca Ló­pez Mon­gil. Pe­ro es­to no es su­fi­cien­te. To­mar a dia­rio tres pie­zas de fru­ta (o más si se pue­de, co­men­ta) y mu­cha ver­du­ra es in­dis­pen­sa­ble.

«En el ca­so de la fru­ta por­que los ma­yo­res tie­nen ten­den­cia al LA VOZ Arroz in­te­gral Infusiones

es­tre­ñi­mien­to y la fru­ta ayu­da a com­ba­tir­lo». Es­ta mé­di­co ge­ria­tra re­co­mien­da to­mar pe­ras y man­za­nas, so­bre to­do a las per­so­nas con pro­ble­mas re­na­les, y cí­tri­cos. En el ca­so de la fru­ta prohi­bi­da da un con­se­jo a to­dos aque­llos que tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra mas­ti­car: «Asada es una op­ción bue­ní­si­ma, eso sí, sin azú­car».

En cuan­to al azú­car, di­cho sea de pa­so, man­tie­ne que se de­be in­ten­tar eli­mi­nar de la die­ta pro­gre­si­va­men­te. Pe­ro sin mi­ra­mien­tos. «A las per­so­nas ma­yo­res les en­can­ta el dul­ce, y ti­ran mu­cho de ga­lle­tas, mag­da­le­nas o so­baos pa­ra desa­yu­nar; y su con­su­mo a es­tas eda­des es­tá muy uni­do a la dia­be­tes, que en los oc­to­ge­na­rios su­po­ne un ries­go más al­to de au­men­to de pér­di­da vi­sual y del ries­go de su­frir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res». Su­ce­de lo mis­mo con el pan blanco, el pla­cer cul­pa­ble de ca­da co­mi­da de es­te gru­po po­bla­cio­nal. «Pue­den to­mar pan [lla­ma a la calma la doc­to­ra], pe­ro me­jor que sea in­te­gral, pues­to que el blanco tam­bién au­men­ta no­ta­ble­men­te los ni­ve­les de azú­car en san­gre». Otro há­bi­to no­ci­vo que de­be­rían dis­mi­nuir los ma­yo­res es la sem­pi­ter­na com­pa­ñía de cho­ri­zo, to­cino o car­ne ro­ja a las le­gum­bres, que en sí mis­mas son ple­na­men­te re­co­men­da­bles. «Es­tos pro­duc­tos es me­jor que sean un ca­pri­cho una vez a la se­ma­na; el res­to de días en los pla­tos prin­ci­pa­les de­be ha­ber pes­ca­do azul, que con­tie­ne áci­dos gra­sos muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra pre­ve­nir la pér­di­da de me­mo­ria; pes­ca­do blanco y po­llo, pa­vo o co­ne­jo». Se­gún re­co­mien­da la es­pe­cia­lis­ta, es­tos pla­tos se pue­den acom­pa­ñar de pis­tos, me­nes­tras y, en me­nor me­di­da, pas­ta y arroz in­te­gral. En cuan­to a las can­ti­da­des, hay que te­ner en cuen­ta que mu­chas per­so­nas pier­den ape­ti­to con­for­me pa­san los años. Por eso, Ló­pez Mon­gil re­co­mien­da co­mer cin­co ve­ces al día pe­ro, pa­ra que no se ha­ga un mun­do ca­da in­ges­ta, en pla­tos de pos­tre. Y apro­ve­cha des­de Va­lla­do­lid pa­ra acor­dar­se de que en Ga­li­cia el ic­tus es la pri­me­ra cau­sa de muer­te en mu­je­res pa­ra in­ci­dir en la im­por­tan­cia de la die­ta me­di­te­rrá­nea, que pro­te­ge a los in­di­vi­duos con pre­dis­po­si­ción en su ADN. Tum­ba tam­bién mi­tos al aler­tar de que el ja­món de York, que tan­to abun­da en las die­tas blan­das de los ma­yo­res no es lo más re­co­men­da­ble. Me­jor, apun­ta, el ja­món se­rrano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.