“Si has na­ci­do her­mo­sa y pue­des can­tar al máximo ni­vel, fan­tás­ti­co”

La nue­va es­tre­lla del Me­tro­po­li­tan de Nue­va York ofre­ce su pri­mer con­cier­to en Es­pa­ña den­tro de la Pro­gra­ma­ción Lí­ri­ca co­ru­ñe­sa, jun­to a la Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ENTREVISTA - TEX­TO: CRIS­TÓ­BAL MA­NEI­RO

a jo­ven so­prano nor­te­ame­ri­ca­na (Washington, 1977) ofre­ce­rá un pro­gra­ma que une lo me­jor del bel­can­to con Ver­di, co­mo su ído­lo, Mon­tse­rrat Ca­ba­llé.

—Ha pa­sa­do ya al­gún tiem­po des­de su pre­sen­ta­ción en el Met de Nue­va York, cuan­do la re­ci­bie­ron co­mo «la cantante más im­por­tan­te de su ge­ne­ra­ción», pe­ro mu­cha gen­te pa­re­ce ha­ber­la des­cu­bier­to aho­ra des­pués del enor­me éxi­to que ha lo­gra­do con la «Se­mi­ra­mi­de» de Ros­si­ni. ¿Ha si­do un gran im­pul­so pa­ra su ca­rre­ra?

—Po­si­ble­men­te por­que mu­cha gen­te no aso­cia a Ros­si­ni con­mi­go. Mu­chas so­pra­nos que can­tan los gran­des pa­pe­les de Ver­di no in­ter­pre­tan Ros­si­ni, Do­ni­zet­ti o Be­lli­ni, pe­ro yo sí. Er­mio­ne, por ejem­plo, fue un gran éxi­to cuan­do lo can­té. Por eso es­toy muy con­ten­ta de que en Nue­va York pen­sa­ran en mí pa­ra re­cu­pe­rar una ópe­ra que no ha­bían he­cho en los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años.

—Pre­ci­sa­men­te ese «Er­mio­ne» lo can­tó us­ted en A Co­ru­ña por pri­me­ra vez con Al­ber­to Zed­da, y lue­go lo

ge­ne­ro­sa y ado­ra­ble que me sen­tí emo­cio­na­da por co­la­bo­rar en ese pro­yec­to y lle­var­lo por el mun­do.

—En A Co­ru­ña co­men­za­rá su con­cier­to con «Se­mi­ra­mi­de» y lue­go se aven­tu­ra­rá en un re­per­to­rio más dra­má­ti­co. Es un pro­gra­ma muy exi­gen­te. ¿Le re­sul­ta más di­fí­cil que can­tar una ópe­ra?

—Can­tar un pro­gra­ma de arias es mu­cho más di­fí­cil que can­tar una ópe­ra, por­que en es­ta última sa­les y en­tras, des­can­sas. La con­cen­tra­ción en un con­cier­to es mu­cho ma­yor y el re­to tam­bién, tie­nes que com­bi­nar dis­tin­tos es­ti­los.

—¿No cree que los tea­tros se han ob­se­sio­na­do úl­ti­ma­men­te con la ima­gen de los ar­tis­tas pre­ten­dien­do que sean es­tre­llas de Holly­wood y de­jan­do en un es­pa­cio se­cun­da­rio la emo­ción en el can­to?

—Creo que los tea­tros in­ten­tan reinventarse pa­ra atraer a nue­vas au­dien­cias, pe­ro las prác­ti­cas que fun­cio­nan en Holly­wood no pue­den tras­la­dar­se al mun­do de la clá­si­ca. No es el mis­mo me­dio ar­tís­ti­co. En los años 50, pa­ra las pe­lí­cu­las mu­si­ca­les bus­ca­ban a ac­to­res y ac­tri­ces bien pa­re­ci­dos y lue­go los do­bla­ban con la gen­te que sa­bía can­tar. Si has na­ci­do her­mo­sa y ade­más pue­des can­tar al más al­to ni­vel, fan­tás­ti­co, pe­ro eso no de­be­ría ser lo esen­cial. En la ópe­ra no es po­si­ble do­blar a na­die.

—¿Quié­nes son sus mo­de­los en la ópe­ra?

—Ad­mi­ro y ado­ro a Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, ella es pro­ba­ble­men­te la ma­yor in­fluen­cia que he te­ni­do. Com­par­ti­mos el mis­mo re­per­to­rio des­de el bel­can­to has­ta Ver­di, cu­yos pa­pe­les más dra­má­ti­cos es­pe­ro se­guir in­cor­po­ran­do en es­tos pró­xi­mos años. Y ade­más me gus­ta­ría aña­dir nue­vos pa­pe­les de Strauss y Wag­ner.

—¿Es muy dis­tin­to el pú­bli­co eu­ro­peo del ame­ri­cano?

—Son si­mi­la­res en el sen­ti­do de que aman la ópe­ra y la mú­si­ca en la mis­ma me­di­da pe­ro la apre­cia­ción ge­ne­ral de la mú­si­ca clá­si­ca es di­fe­ren­te. En Eu­ro­pa la mú­si­ca for­ma par­te de la cul­tu­ra, se en­se­ña más am­plia­men­te y re­ci­be más aten­ción en los me­dios.

—¿Có­mo re­cuer­da sus an­te­rio­res ac­tua­cio­nes en A Co­ru­ña?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.